Imagen de La Sexta.

Murcia se ahoga y no puedo hacer otra cosa que mirar el espectáculo a través de los ojos de las pantallas infinitas como el campo y las playas desaparecen, los coches flotan en el agua, las calles de asfalto se hacen invisibles y la gente, personas verdaderas, concretas, muerte.

Murcia se ahoga y al escucharlo en las noticias parece una película, de tan inverosímil; los periodistas secos y bien vestidos, casi contentos porque hay algo importante de lo que hablar, exhibiendo la catástrofe con un tono neutro: es información y no narración. Cuesta imaginar el terror de quien haya visto como su casa quedaba anegada y la televisión que tanto esfuerzo costó comprar se ahogaba mientras comenzaba a flotar la cuna de madera con el niño.

“Parecen las noticias de las tormentas y tifones americanos, algo que no va con nosotros”. Cuesta creerlo, pero en Los Alcázares estaban mi mujer y mi hijo el domingo pasado, ni siquiera hace una semana.

La naturaleza, a la que creemos domada, que pensamos podemos manejar hasta alterar el cambio climático, sigue teniendo la última palabra. Es mucho más poderosa que nosotros, pequeños seres humanos, que podemos ahogarnos como se ahoga Murcia bajo la lluvia demencial: un millón de duchas abiertas a su máxima potencia y al mismo tiempo.

Murcia se ahoga, y nosotros mirando exactamente igual que si fuese un espectáculo, un circo, no queriendo pensar que cualquier lugar, también aquel en el que estamos nosotros, puede estar en peligro.

 

(mecanografía: MDFM)

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa jugada maquiavélica de Pablo Iglesias
Artículo siguienteEl Gobierno renueva el ducado de Primo de Rivera creado por Franco
Javier Puebla ha sido galardonado con diversos premios, tanto en prosa –Nadal, por Sonríe Delgado, y Berenguer, por La inutilidad de un beso– como en poesía: El gigante y el enano: V Certamen Vicente Presa. En 2010 recibió el premio Cultura Viva por el conjunto de su obra. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año: El año del cazador; 365 relatos que encierran una novela dentro. En 2005 fundó el taller 3Estaciones y la editorial Haz Mlagros. Cineasta, escritor, columnista y viajero: ejerció funciones diplomáticas en Dakar durante cuatro años, y allí escribió Pequeñas Historias Africanas, Belkís y Blanco y negra. Gusta de afirmar en las entrevistas que nació para contar historias, y quizá por eso algunos de sus artículos parecen relatos o cuentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 − 1 =