El Banco de Santander ha vivido su semana más negra para su imagen de marca. A la noticia de que la entidad que preside Ana Patricia Botín planea cerrar 1.150 oficinas y reducir la plantilla en más de 3.700 empleados en todo el país se ha unido en los últimos días la decisión del Banco de España de imponer una sanción de 6,4 millones al banco por cobrar comisiones indebidas en hipotecas. Según el Banco de España, la sanción se produce por comercializar una parte de sus hipotecas dejando de atender algunas de las recomendaciones de buenas prácticas aconsejadas por el supervisor.

Este expediente sancionador tiene su origen en una inspección sectorial que el Banco de España llevó a cabo a distintas entidades financieras en relación con operaciones de préstamo hipotecario de vivienda de 2014 y que le llevó a imponer sanciones similares a otros bancos.

La mayoría de las entidades financieras han tenido que hacer frente a irregularidades en el cobro de comisiones hipotecarias, como las de amortización anticipada, compensación por riesgo de tipo de interés, por novación en ampliaciones de plazo, redondeos de tipo de interés o falta de información precontractual al cliente. La mayoría de las multas llegan al detectar irregularidades, por ejemplo, en el cobro de determinadas comisiones hipotecarias o en la entrega de información precontractual al cliente.

Según la agencia de noticias Colpisa, en el caso del Santander se han impuesto dos sanciones, cada una de cuatro millones, que se quedan en 3,2 millones tras una rebaja del 20% por el pago voluntario de la multa por parte de la entidad. De ese modo, los ocho millones iniciales se reducen a 6,4 millones, que podrían haber quedado en 4,5 millones si el banco admitiera su culpa.

Desde la entidad se asegura que no han reconocido la responsabilidad ni ha admitido los hechos en los que se sustenta el expediente sancionador al no estar de acuerdo; no obstante, y en aras a la máxima diligencia comercial con sus clientes, está subsanando todas las posibles deficiencias y devolviendo el dinero.

Otras entidades sancionadas

Por su parte, Unicaja Banco también ha sido sancionada por partida doble, una por importe de 1,75 millones y otra de 750.000 euros, aunque esos 2,5 millones se quedan en 1,5 millones tras aplicarle reducciones del 40 %, por lo que se entiende que, a diferencia del Santander, ha reconocido los hechos.

Según la página web del Banco de España, tras la inspección de la cartera hipotecaria de la banca se han impuesto sanciones a: Abanca (tres millones), CaixaBank (4,8 millones), BBVA (2,7 millones), Bankia por BMN (1,2 millones) y por ella misma (900.000 euros), Banca Pueyo (876.000 euros) y Banco Pichincha (351.000 euros).

Todas ellas se impusieron tras la aplicación, a solicitud de las entidades sancionadas, de una reducción del 40% sobre el importe de la multa propuesta por el Banco de España por haber reconocido su responsabilidad y haber admitido los hechos.

2 Comentarios

  1. SATANder es basura usurera. Para hacerse una idea solo hay que ver a sus directivos, la familia defraudadora de la lista Falciani.

  2. el santander es un depredador desalmado y la presunta parricida narcotraficante tiene una maldad que espanta al mismísimo demonio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve − cuatro =