Ayer estaba en un debate de televisión cuando anunciaron, la muerte del presidente Mugabe, e inmediatamente mediante se puso en marcha una campaña de desprestigio mundial ya preparada. El imperialismo sacaba no solo a su tío tom en platós a la que se sumaba la práctica totalidad de los medios de comunicación occidental y lo más selecta de nuestra clase política. El amo mostraba sus marfiles de alegría, muy contento por la caída del palenke, hablando de democracia en lugares y regímenes amigos tan fascistas de su patio trasero y su Franco CFA: Mackisall, Obiang, Paul Biya o Watara. Todos buenos y obedientes amigos de la casa del amo. Es un debate súper jipioso muy típico sin unidad temática donde todo vale con tal de ridiculizar a los cimarrones, donde los mismos que expulsaron a Kemi Seba de París ahora se preocupan y dicen defender al pueblo de Zimbabwe al tiempo que rechazan el atraque de barcos lleno de migarntes en su ciudad. Es la mirada neocolonial y eurocéntrica, ósea es lo mismo que tener a un blanco escribiendo la misma historia, la historia única de siempre que nos cuenta Chimmamanda.

En este necesario debate tenemos que denunciar una demonización sistemática de cualquier argumento a favor del panafricanismo o los líderes populares del kilombo, parece que estuvieran hablando de Hugo Chávez. En efecto, su odio a los cimarrones secunda los medios- CNN, FOX, RTVE- que se burlaban de Mugabe porque exigió a los terratenientes y oligarcas blancos la devolución de la tierra. Entre los que debatían conmigo, había estudiantes africanos que brindaban con cava. Uno de ellos dice llamarse Mamadou y estar integrado, dice que exagero que Africa no esta tan mal y ademas ya no hay colonialismo que todos somos iguales. Es el típico perfil que tenía Obiang en la academia militar de Zaragoza, uno de estos chicos que tanto gustan al amo y es posible que en dos años sea ministra de cultura con 500 pares de zapatos como Guillermina o Blaise Campore: Porque son políticamente correctos, enfermos de epistimicidio y del blanqueamiento mental forzado del que habla Rita Marley en Redeption song pero legitiman su diatriba neocolonial a propósito de investigar temas africanos e inmigración. Nada que ver con Mugabe.

El amo quiere que pensemos que todos los luchadores son iguales que da igual Winnie Mandikizela que Condolezza Rice, Obiang, Mobutu que MUGABE, Hugo Chávez, Pepe Mujica, Gadaffi, o Bumedian; que no hay alternativa a su Rap malo con de rimas cutres del regetton de Enrique Iglesias o David Bisbal. Quieren que cantemos mientras recogemos el algodón con derecho a odiar, matar; montando campañas de desprestigio contra los verdaderos cimarrones pero apoyando a los dictadores Tío Tom de su plantación. Bob Marley dijo: si ves a un cimarrón odiado por todo Babilón, sigue a ese negro porque seguro es Robert Mugabe.

Mugabe comprendió mejor que nadie que la geopolítica mundial consiste en estar en la casa o en el campo, esa es la conexión con las mayorías sociales de africanos qué quieren ser sujetos. Mugabe posibilitó las conquistas surgidas de la guerra fría que enarbolaron en términos abstractos la simbólica posibilidad de la esperanza de reparación por siglos de esclavitud colonialismo, Apartheid y ahora inmigración se realicé, han sido producto de gente como Mugabe, simplificar lo que fue y continúa siendo la lucha anticolonial que encabezó Mugabe constituye una negación del proceso, aspecto que es más complejo pero irreversible en el paradigma Rastafari.

Robert lideró la lucha contra el fascismo y los campos de concentración, fue defensor de la reconciliación racial al llegar al poder y gobernó Zimbabue durante casi cuatro décadas que dieron para mucho. No todo fue malo.

Mugabe destacó siempre por su intelecto, su tenacidad y astucia. Su lucha por la libertad del pueblo de Zimbabue comenzó a su regreso al país en 1960, donde milito en la oposición clandestina- para acabar liderando la Unión Nacional Africana de Zimbabue (Zanu,). se convirtió en secretario del Zanu en 1974.

Después se exilió pero no abandonó la cruzada, justo a tiempo para ganar las elecciones en 1980 tras fusionarse con el Frente Patriótico. Eran buenos momentos para el nuevo primer ministro y había mucho que hacer empezado por «crear» una nueva nación y forjar el mejor sistema educativo de África. Era tan querido ya entonces Mugabe perdonó a los fascistas y racistas blancos de Ian Smith. La reforma agraria en Zimbabwe comenzó oficialmente en 1980 con la firma del Acuerdo de la Cámara de Lancaster, como un esfuerzo por distribuir de manera más equitativa la tierra entre los agricultores negros y de ascendencia europea, que tradicionalmente habían sido los propietarios económicos del país. Los objetivos del programa estaban destinados a terminar con esta injusticia étnica de la propiedad de la tierra cuyas desigualdades que fueron infladas por el neocolonialismo y la caída de la Unión soviética.

Muerto el monstruo ROJO el Reino Unido ya no quiso pagar su compromiso. A diferencia de Mandela que siguiendo los consejos del FMI, Escuela de Chicago, Banco Mundial y Hollywood regaló el 86% de la tierra a los blancos -Mugabe como Benkhos Biohos , Zumbi o Nani alentó a los esclavos a tomar la tierra de los blancos por la fuerza si era necesario- y la confiscación de sus granjas – lo que despertó el odio del amo que puso en marcha la misma campaña de desprestigio, contrainsurgencia y desestabilización que se usa contra la Venezuela de Maduro o Ucrania en su día. Si la socialdemocracia europea ha tenido mejoras sociales, ha sido por el colonialismo africano y la existencia de la URRS.

El amo quiere que olvidemos esta historia, que las luchas de ayer son los derechos hoy. Que no te roben la historia, ni el legado ni relato. Estoy orgulloso de haber encabezado la delegación panafricanista junto a (Lester Lewis, Dj Moula, y Yabuta Bitendolo) que nos reunimos con Mugabe durante 80 minutos en Harare en 2005. Esta noche escucho a los Waillers Survival, el tema Zimbabue lo cantó durante la independencia del dominio colonial no quiero que Babilón me robe la memoria y me imponga bailar el despacito de Fonsi o la canción del verano sangriento.

Para avanzar concretamente no solo formalmente, necesitamos liberar nuestras mentes del repertorio etnocentrico que mediante los medios de comunicación de masas secuestra nuestra sentido de pertenencia política comunitario. Tenemos que mantener viva la energía esta canción en aquellos de nosotros que seguimos vibrando en esta frecuencia. Marley no se Imagina que todavía estamos luchando Solo así las mentiras del noticiero de las 15 no podrán hacernos daño.

Solo así estaremos comenzando a mirar lo que nkrumah imaginaba: una sola África donde debe reinar la justicia, la igualdad y la libertad! Fórmula mágica para la vida. Como dijo en Zimbabwe, toda persona tiene derecho a decidir su propio destino, y en este juicio no hay parcialidad. Pronto descubriremos quiénes son los verdaderos revolucionarios Para ello debemos saber e interiorizar qué era Rodesia ayer y que es Zimbabue hoy y el precio que siempre hay que pagar por soñar y ser libres.

Camarada hasta la victoria siempre

Si hay Alternativa IV Internacional

Si se puede!

Uhuru!

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + dieciseis =