Una trabajadora de la ONG Acción contra el Hambre, Aamnah, promotora de higiene, murió el pasado 18 de marzo, por los enfrentamientos y bombardeos en la ciudad de Hodeidah en Yemen. La mujer estaba en el tejado de su casa con su hermana cuando la metralla les golpeó a ambas. Su hermana herida.

La ONG estima que más de 57 000 personas han sido asesinadas desde 2015 y hasta 3,9 millones de personas han sido desplazadas en los últimos tres años. Casi el 80 por ciento de la población total, 24,4 millones de personas, requiere algún tipo de asistencia humanitaria y protección.

Aamnah trabajaba con Acción contra el Hambre en un centro de tratamiento de diarrea de 2016 a 2017, para pasar a ser promotora de higiene en mayo de 2018. Su trabajo consistía en formar a la gente sobre los riesgos de las enfermedades transmitidas por el agua y cómo prevenirlas. Aamnah era una colega estimada y trabajadora, totalmente dedicada a apoyar a las personas más vulnerables.

“Sentimos con profunda tristeza el asesinato de Aamnah. Ha sido un ejemplo de dedicación y pasión dentro de la organización. Nuestros corazones y pensamientos están con su familia, amigos y colegas en Yemen”, afirma Olivier Longué, director general de Acción contra el Hambre. 

Desde Acción contra el Hambre condenamos enérgicamente su muerte y la violencia que afecta cada día a la vida de civiles inocentes

En la gobernación de Hodeidah, Acción contra el Hambre da apoyo a 21 centros de salud para tratar la desnutrición aguda. También gestionan y coordinan el principal centro de tratamiento de diarrea en Hodeidah, garantizando el suministro seguro de agua potable, incluso en esta ciudad portuaria, donde los principales sistemas de agua han sido destruidos por los combates.

“Este trágico evento muestra que la situación en Yemen está lejos de estabilizarse y que la violencia sigue matando a civiles inocentes cada día. Es fundamental que todas las partes en el conflicto cumplan con los compromisos de acuerdo de alto el fuego, incluidos el cese inmediato de las hostilidades y la protección de los civiles”, añade Olivier Longué.

El acceso humanitario se debe establecer urgentemente en todo Yemen para responder directamente a las necesidades de la población, agotada por los años de conflicto. A pesar del Acuerdo de Estocolmo firmado el pasado diciembre, los combates en Hodeidah y en sus alrededores continúan, causando un gran daño a la población civil.

La comunidad internacional debe apoyar con urgencia una solución política al conflicto en Yemen. La ayuda humanitaria no es suficiente para resolver una de las mayores crisis humanas del mundo. Solo un proceso político inclusivo puede crear las condiciones adecuadas para una paz duradera y aliviar así el sufrimiento de los yemeníes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − siete =