Foto de Marie Fredriksson: Mattias Edwall.

Marie Fredriksson, cantante del dúo de música pop sueco Roxette, ha fallecido esta mañana a los 61 años por un tumor cerebral “tras una lucha de 17 años contra el cáncer”, según ha anunciado en un comunicado su oficina de representación, Dimberg Jernberg.

“El tiempo pasa tan rápido. No hace tanto, Marie y yo pasábamos días y noches en mi pequeño apartamento de Halmstad, escuchando la música que amábamos, compartiendo sueños imposibles. Menudo sueño llegamos a compartir”, ha escrito Per Gessle, compañero de Fredriksson en el dúo: “Gracias, Marie, gracias por todo. Gracias por pintar mis canciones con los colores más hermosos mis canciones en blanco y negro”.

Marie Fredriksson nació el 30 de mayo de 1958 en el sur de Suecia, comenzando su carrera musical en la cercana Halmstad, donde se hizo amiga de la futura compañera de Roxette, Per Gessle. Después de un exitoso debut en solitario en 1984, Marie Fredriksson se convirtió en uno de los artistas más queridos y exitosos de Suecia. En 1986 se asoció con Per en Roxette con la ambición de llegar fuera de Suecia, y juntos comenzaron un viaje histórico que en los próximos años los convertiría en uno de los actos pop más grandes del mundo.

El primer single “Neverending Love” seguido del álbum “Pearls of Passion” en 1986 los convirtió en estrellas en Suecia, pero el reconocimiento internacional tendría que esperar hasta el single “The Look” del segundo álbum de Roxette “Look Sharp!”

En la primavera de 1989 abrió las puertas a un gran avance internacional. Fue su primer sencillo No 1 en la lista Hot 100 de Billboard y sería seguido por “Listen To Your Heart”, “Debe haber sido amor” y “Joyride”, así como numerosos artículos de radio mundiales como “Dressed For Success”, “¿Cómo lo haces?”, “Durmiendo en mi auto”, “Peligroso”, “Desvaneciéndose como una flor” y muchos más.

“Gracias, Marie, gracias por todo. Gracias por pintar mis canciones con los colores más hermosos mis canciones en blanco y negro”

El éxito masivo con ventas de más de 80 millones de discos allanó el camino para varias giras mundiales, consolidando la reputación de Marie Fredriksson como una sensacional intérprete en vivo. Ella era dueña del escenario, comandaba la banda y tenía al público en la palma de su mano. Tan genial como estaba en el estudio, el escenario era su hábitat natural. Este arte y energía únicos ayudaron a crear un vínculo duradero entre ella y millones de apasionados fanáticos en todo el mundo.

En 2002, Marie fue diagnosticada con un tumor cerebral severo, recibiendo un tratamiento agresivo que tuvo su efecto pero finalmente tuvo éxito. Gracias a su espíritu de lucha extremadamente fuerte, Marie en 2009 pudo comenzar un regreso gradual a los escenarios del mundo. La improbable segunda venida de Roxette resultó en varios álbumes nuevos y giras que nuevamente pusieron al dúo frente a multitudes gritando, sonriendo y llorando en todo el mundo. Durante los años de regreso, Marie fue una tropa increíble, superando los muchos rigores de las giras para encontrarse con sus fanáticos en el escenario una y otra vez. Pero para 2016, el espectáculo finalmente terminó cuando los médicos de Marie le aconsejaron que dejara de hacer giras y se concentrara en su salud.

Marie nos deja un gran legado musical. Su voz increíble, fuerte y sensible, y sus actuaciones mágicas en vivo serán recordadas por todos los que tuvimos la suerte de presenciarlas. Pero también recordamos a una persona maravillosa con un gran apetito por la vida, y una mujer con un gran corazón que se preocupaba por todos los que conocía.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre