Hoy es un día triste para la poesía, tanto en castellano, como en catalán. Las lágrimas han brotado por las rendijas de las torres de las palabras de la Sagrada Familia en Barcelona, vacía. Sus versos han retumbado como eco del premio Cervantes 2019. Y u sonido al recitar ha resonado en los oídos como recuerdos de melodías que nos trasladan a otros tiempos.

Margarit se dio a conocer como poeta en español en 1963. Después de un largo paréntesis de diez años, escribió ‘Crónica’, publicado por su amigo Joaquim Marco, director de la colección “Ocnos”, de Barral Editores. A partir de 1980, inició su obra poética en catalán.

Se definía como poeta bilingüe en español y catalán. Por otro lado, desdeñaba las corrientes poéticas y consideraba que, fuera de la poesía, el hombre se encuentra a la intemperie, valorando al poeta como «el ser más realista, el más pragmático, porque bebe de la realidad. Lo que no es pragmático es la economía».  Al recibir el Premio Cervantes, declaró: «Me interesa la cultura; lo demás no tiene solución».

Recordamos unos versos del autor del poema Libertad de su antología de 1975 a 1995 llamada El primer frío como poeta de la experiencia, utilizando ejemplos vividos para hablar de ella.

Es la razón de nuestra vida/ La razón de los viejos, matizamos ahora/ La libertad es un extraño viaje / La libertad es hacer el amor en los parques. / Es morir libre…/ Las palabras República y Civil. / La libertad es una librería. / Ir indocumentado. / Las canciones prohibidas. / Una forma de amor … la libertad.

Hoy que la libertad de expresión en nuestro país está huérfana, hemos querido recuperarla para recordar su poesía, haya donde se encuentre.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre