Luis Montes, presidente de la Asociación Derecho a Morir Digna y excoordinador de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés falleció el jueves tras sufrir un infarto cuando se dirigía en vehículo a Molina de Segura (Murcia).

Luis Montes fue acusado por la Comunidad de Madrid de presuntas sedaciones irregulares (a 400 enfermos) en el Hospital Severo Ochoa de Leganés, un caso que finalmente fue sobreseído.

En mayo de 2005 Luis Montes y Miguel Ángel López Varas son investigados por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, a cargo de Manuel Lamela, a causa de dos denuncias anónimas en las que se les acusaba de sedaciones en dosis elevadas en enfermos terminales en el Servicio de Urgencias del Hospital Severo Ochoa que coordinaba.

Según informaciones de prensa, en ese momento las muertes en las urgencias del Severo Ochoa triplicaban porcentualmente la media de los restantes hospitales madrileños. El informe presentado por la Consejería de Sanidad identifica 73 casos de sedación realizados de forma incorrecta entre el 1 de septiembre de 2003 y el 8 de marzo de 2005. En 2005 el doctor Montes Mieza fue cesado en el puesto de coordinador a instancias de Lamela. Según informaciones de prensa, tras el cese de Montes como Director de las Urgencias del Severo Ochoa, las muertes en el servicio se redujeron a la mitad.

En enero de 2008, los tribunales cerraron el caso ratificando el sobreseimiento que en ya en el mes junio del año 2007 habían determinado y suprime la fundamentación jurídica que se refiere a la mala praxis de los querellados.​ Los tribunales concluyeron, que las causas de los fallecimientos de los casos analizados no pueden con certeza ser atribuidos a la sedación, por lo que no queda demostrada la acusación, lo que no significa que el Tribunal hubiera dictaminado la inexistencia de mala praxis.

Año 2005 

Desde que aparece la primera denuncia, el consejero Lamela sale en los medios diciendo que en el Hospital Severo Ochos se habían cometido cuatrocientos homicidios y ordena el cese fulminante del Coordinador de Urgencias Luis Montes.

Eso significó ceses de otros muchos médicos de urgencias, no renovaciones de contratos, deslocalizaciones del personal, muchos trabajadores tuvieron que marcharse de la comunidad de Madrid. A muchos les cambiaron la cerradura del despacho mientras les comunicaban en recursos humanos que estaban cesados. Esto se hace un viernes a última hora.

El hospital se levantó en defensa de sus compañeros. También hubo algunos que miraron para otro lado y consiguieron sustanciosos cargos en los nuevos hospitales que se crearon a partir de entonces, aunque nunca se ha podido probar que hubiera algún tipo de denuncias por parte de personal interno. Los pacientes en ningún momento pusieron en cuestión su tratamiento.

Y entre los pacientes se empezó a extender la idea de pedir ser atendidos por el doctor Montes. Se produjo una reacción y comenzaron las marchas y manifestaciones. Luis Montes siempre decía que la Marea Blanca salió de Leganés.

La primera denuncia surge en el 2005. Aquella denuncia pudo surgir de dentro del propio hospital por parte de gente a la que Luis Montes obligó a cumplir los horarios y otras obligaciones que hasta entonces no se cumplían. Eran denuncias contra una manera distinta de practicar la medicina en la que se daba voz al paciente y este podía responsabilizar en parte del tratamiento que se le aplicaba.

Las decisiones no las tomaba solo el médico. En aquella época fue un hospital pionero. En el 2003 inspectores de sanidad y el comité de Ética médica de Getafe realizó una auditoria sobre los métodos de sedación del hospital Severo Ochoa y todo era correcto. No se aplicaban sedaciones porque sí. Solo se hacían cuando era imprescindible. Y se hacían en urgencias porque no había más sitios disponibles en el hospital.

La propia comisión nombrada por Lamela en persona, redujo los casos posibles de 400 a 73, y posteriormente la audiencia dijo que no había nada. Pero el daño ya estaba hecho. Muchos profesionales tuvieron que marcharse no solo del hospital sino de la Comunidad Autónoma de Madrid.

Y como el PP sigue gobernando, los que apoyaron a Montes siguen marcados por la Consejería. El mayor problema fue el daño que se le hizo a un hospital como el Severo Ochoa que en aquel momento gozaba de un tremendo prestigio.

El PP regional desmintió que tuviera nada que ver con las concentraciones contra el servicio de Urgencias del Hospital Severo Ochoa, pero no era cierto. Guadalupe Bragado llegó a tener un expediente abierto por la delegación del Gobierno en Madrid por aquellos hechos. Lo que ha destapado la investigación de la operación Púnica es que esas cuartillas que se distribuyeron, se encargaron por parte de una constructora de Leganés y luego le pasaron el cargo a la consejería de salud.

1 Comentario

  1. Descansa en paz Doctor Montes.
    Has pasado media vida o quizas algo mas de media vida atendiendo a personas enfermas y has cumplido la maxima que dice»si no puedes curar,alvia el dolor y el sufrimiento».
    Gracias a ti y a todos y a todas aquellas personas que tienen en su mano poder paliar el dolor,el sufrimiento y la agonia atroz y lo llevan a cabo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here