Marchas por unas #PensionesDignas. Fotos Agustín Millán.

Un tuit de Juan Leyva asegura: “en el 68 fueron los estudiantes, en 2018 los jubilados, es decir, los mismos”. 

Las líneas que siguen son unas breves pinceladas sobre el Movimiento de los jubilados o de los lazos marrones.

De los 8,7 millones de pensionistas 4,5 millones, según Las Mañanas de Cuatro del día 6 de marzo, del presente año, viven bajo el umbral de la pobreza (la palabra umbral la ponen las estadísticas oficiales gubernamentales para tratar de suavizar el término pobreza, como señaló una periodista en la tertulia); aseguraron que 3 millones de niños NO comen tres veces al día; así mismo, el presentador indicó que unos 3 millones tienen una pensión mileurista y el 0,5,% llegan a la pensión máxima, 2.500 €.

La revolución de los jubilados de 2018, tiene unas causas diferentes (aunque en el plano económico tienen un cierto parecido: lucha por la Sociedad del Bienestar, ayuda a los más necesitados, pobres, jubilados, etc) a la de mayo del 68 y años 70-75 en España en la que las manifestaciones, huelgas, correr los estudiantes y obreros delante de los policías recibiendo “porrazos”, a los que denominamos entonces “grises”, por el uniforme que llevaban, hoy “azul”. Sin embargo, había entonces un denominador común, luchar contra el “Régimen franquista” y conseguir obtener los derechos básicos, como la libertad, igualdad, fraternidad en el más amplio sentido de la palabra de los DERECHOS HUMANOS cercenados por la DICTADURA, y la caída del régimen, y mejorar la economía del país en el que había 3 millones de pobres y emigrantes a Europa como mano de obra joven y barata.

El movimiento de los jubilados, procede del 15 M indirectamente y directamente, pues las personas mayores reivindicaban lo mismo que los jóvenes indignados, los llamados despectivamente por algunos políticos y algunos medios de difusión entonces,YAYOFLAUTAS; las manifestaciones, los artículos en defensa de las pensiones actuales, las de nuestros hijos y nietos, su raíz se inicia con la primera reforma laboral que pone las bases de la congelación de las pensiones y la jubilación a los 67 años, pero con la entrada en el Gobierno del partido PP el problema de las pensiones se agrava sobremanera y se dispara.

ASÍ, EL MEDICAMENTAZO, EL PENSIONAZO, LA REFORMA LABORAL, entre otras causas, DE la Sra Bañez, el empecinamiento del Presidente del Gobierno en no subir las pensiones, la subida de la luz, gas, alimentos, alquileres, son otras tantas causas que originan la Revolución de los lazos marrones, en el sentido de que la subida del 0,25% tiene el color marrón de la mierda, como se ha calificado a dicha subida.

Por una parte, el factor de sostenibilidad de las pensiones que quiere aplicar este Gobierno empobrece más a los Pensionistas, y es otro de los motivos del Movimiento de los jubilados para seguir en la lucha por la defensa de la subida de las pensiones, tras vetar el Gobierno la ley que equipara la subida de las pensiones al IPC presentada por UP al igual que el Factor de sostenibilidad.

La preocupación por las pensiones en España se ha duplicado en febrero pasando del 4% al 8% en marzo y alcanza su mayor cuota en los últimos 30 años.

Por otra, después del 22 F el Gobierno se ha asustado pues ve perder sus sillones, poder y poltronas, y obliga a Villalobos a convocar el Pacto de Toledo para desmovilizar la “Revolución de los lazos marrones”, puesto que no hay voluntad política de solucionar este grave problema de las pensiones; sin embargo, el resto de los partidos de Izquierdas que forman el Pacto de Toledo piden que se suban las pensiones según el IPC; en este sentido, el PP se queda solo como se ha visto en la primera reunión del Pacto en la que hubo chillidos estridentes por parte de la Sra Villalobos en contra de la subida. Sí estarán asustados que hasta el mismo Rajoy pide comparecer en el Congreso de los Diputados, para qué? Así está el panorama. Y si desde el Gobierno se prometiera alguna mejora la finalidad es muy clara: propuestas electoralistas que luego no se cumplen como en otras ocasiones.

Con los 9.550 millones de € que se va a gastar el Gobierno en el caso CASTOR, OTAN, RADIALES, y en rescatar las autopistas, más los 66.000 millones que tiene (tenemos) que pagar por el rescate de Bankia y otras Cajas de Ahorros, se solucionarían muchos problemas graves que tienen los españoles como las pensiones y otros.

La lucha por las libertades y derechos humanos, la lucha contra el régimen dictatorial franquista de los estudiantes y obreros de mayo del 68, y otros años, se traslada hoy a las manifestaciones de los jubilados y a la lucha por las libertades y contra el espíritu del 78 que ha originado desde 2011, en parte, la pérdida de la revalorización de las pensiones, pérdida de poder adquisitivo de los Pensionistas, que son los mismos que lucharon en mayo del 68 como hemos visto.

Hay en el fondo un mismo denominador común que subyace en torno de 1968-1975 y los sucesos de 2018: justicia, igualdad, lucha contra la corrupción, lucha por los Derechos Humanos, recuperación económica de quienes han trabajado 40 años; porque dinero en España hay más que suficiente para subir las pensiones, a pesar de que M. Rajoy machaconamente dice que habría que subir los impuestos el 20% para financiar la subida de las pensiones, mientras que el resto de los partidos del Pacto de Toledo han señalado que en 2018 podrían subir 15 € mensuales y así sucesivamente hasta igualar la subida del IPC.

Cómo habrá comprendido el lector al leer estas líneas, no he pretendido al escribirlas comparar mayo del 68 con el movimiento de los jubilados de 2018, sino señalar que los estudiantes y obreros del 68-75 son los mismos que los jubilados del 2018, y en mi opinión, han estado silenciosos durante muchos años, quizás demasiados.

 

“Un pueblo que no lucha por sus derechos, es un pueblo que renuncia a su libertad”. 

“Las pensiones son un derecho, defenderlas una obligación”.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEs la hora de la mujer gitana
Artículo siguiente¿Por qué Aznar no ha sido juzgado, ni el PP ilegalizado?
Licenciado en Geografía e Historia (Sección Geografía) por la Universidad de Zaragoza. Agregado y Catedrático de Bachillerato. Desde 1982 imparte docencia como Profesor Tutor de Geografía en la Licenciatura y Grado de Historia, y en la Diplomatura de Turismo en el Centro Regional de Cartagena. Profesor Tutor telemático de Geografía en las mismas carreras. Sus líneas de investigación son Climatología, Medio Ambiente y Tercer Mundo. Entre sus libros figuran: "La estadística y las Representaciones gráficas aplicadas a la Geografía", "La Comarca del Campo de Cartagena. Dependencia climática y Biodiversidad. Retos y Realidades", "El Planeta tierra en peligro (Calentamiento Global, Cambio Climático, Soluciones)". Colaborador de revistas científicas de Geografía en Universidades españolas y en el Instituto Geográfico Vasco, en las que constan algunos artículos como: “La región geográfica”; “Las temperaturas del Campo de Cartagena 1940-1980”; “Aspectos de la Degradación del Medio Ambiente: su influencia en el clima”; “Aproximación al estudio de las corrientes oceánicas y su influencia en el clima. El fenómeno de la corriente de El Niño”; “Aproximación al estudio del Subdesarrollo, Globalización, pobreza y hambre en el mundo”; “Consideraciones en torno al impacto medioambiental de las Fuentes de Energía”; “El arte de conocer el tiempo”; “Precipitación, aridez, sequía y desertificación de la Comarca del Campo de Cartagena”. Ponente y coordinador de varios cursos organizados por el Centro Regional de la UNED de Cartagena. Ponente en el II Congreso sobre Etnoarqueología del Agua en el Campo de Cartagena con el artículo “Precipitaciones, sequía y agua del trasvase en el Campo de Cartagena”. Perteneció como miembro electo al Claustro del Centro Regional de la UNED en Cartagena. Dedicado a la docencia y a la investigación geográfica.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre