Hace más de tres décadas que la gran diva ya fallecida, Montserrat Caballé, denunciaaba en un plató de televisión en TVE que Plácido Domingo la vetaba para compartir escenario “por gorda”. Lo dijo en el transcurso de una entrevista con Mercedes Milá.

Se trataba de un programa de entrevistas semanal, y justo una semana después de la denuncia de la Caballé, Mercedes Milá entrevistaba a Plácido Domingo, quien negó los hechos con rotundidad.

El tema no tuvo más recorrido. La influencia y el poder de Domingo, incluso fuera de los escenarios, no permitía investigar esta posible discriminación que hoy, tras conocerse los hechos de acoso sexuales a más de una veintena de artistas, cobra sentido.

De hecho, una mezzosoprano de los 90, que tuvo ocasión que actuar con Domingo en España, recuerda estas palabras de la diva catalana, “y todos sabíamos que eran ciertas”. En cada ensayo, según recuerda, “el tenor te miraba de arriba a abajo, y todo sabemos de cómo se seleccionaron algunas voces femeninas por su parte”.

Ocaso

Pero el ocaso del tenor ya no tiene vuelta atrás. La investigación conducida por el sindicato de trabajadores de la Ópera de Estados Unidos ha concluido que el artista abusó de su poder y acosó sexualmente a, al menos, 27 compañeras mientras ocupaba la dirección de la Ópera Nacional de Washington y la de Los Ángeles.

Primero Plácido Domingo lo negó, y ahora regresa pidiendo perdón y aceptando “toda la responsabilidad” de sus acusaciones. 

Pero el mundo de la lírica ya ha movido ficha. El Teatro de la Zarzuela cancelaba las dos próximas citas del tenor, fechadas para el 14 y 15 de mayo, “en solidaridad con las mujeres afectadas por el escándalo sexual”. El 14, además, se le homenajeaba: la idea era que se sumase al elenco de Luisa Fernanda (en la piel de Vidal) para celebrar sus 50 años de amor con el coliseo madrileño. El 15 iba a dirigir él mismo la orquesta. Nada de eso ocurrirá ya.

El Teatro Real, con todo el dolor de su corazón, tampoco acogerá más actuaciones de Plácido Domingo.

Artículo anteriorIRPH: «El director del Santander nos dijo: «Nosotros no somos UCI»»
Artículo siguienteAyo Garvalena
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here