lunes, 4julio, 2022
18.7 C
Seville

Mónica Oltra: entre la caza de brujas de la extrema derecha y la obligación moral de dimitir

La vicepresidenta de la Generalitat Valenciana aseguró que si algún día era imputada como Camps se iría a su casa

- Publicidad -

análisis

Redistribuir la riqueza ante inflación y guerra

La invasión imperialista rusa de Ucrania va a prolongarse, amenazando la paz y la estabilidad, y amplificando los efectos que ya está teniendo en...

El Efecto Sánchez: los salarios se devalúan un 6,4% y la inflación se dispara al 10,2%

Pedro Sánchez comparecerá ante el pueblo español para rendir cuentas entre el 12 y el 14 de julio después de 4 años en los...

El Repaso del viernes 1 de julio: conclusiones de la cumbre de la OTAN, Finlandia y Suecia siguen fuera, guerra en Ucrania y portadas...

En El Repaso te pondrás al día en un "santiamén". Puedes escuchar El Repaso de hoy en formato audio, pulsando aquí (no te olvides...

Pedro Sánchez ahora tiene prisa para rendir cuentas ante el pueblo, tras 4 años escondido

Pedro Sánchez ha tardado más de 4 años en dignarse a rendir cuentas ante el pueblo español. Desde junio de 2018 en que fue...
- Publicidad -
- Publicidad-

Anda estos días la derecha descuartizando lo poco que queda ya de Mónica Oltra. Se ve que le tenían ganas a la mujer. Los poderes fácticos reaccionarios de este país llevaban años achantando ante los escabrosos casos de pedofilia en la Iglesia católica y esperaban una oportunidad para resarcirse y vengarse de esa izquierda que había levantado las alfombras manchadas de semen de las sacristías. La presa les ha caído en forma de roja feminista con gafas de pasta, una víctima propiciatoria que va a pagar el pato de tantos años de rojerío anticlerical.

En realidad, Oltra no ha matado ni violado a nadie. En todo caso (si es que lo hizo, algo que está por probar), su error fue encubrir a su exmarido, condenado por abusar de una menor en un centro tutelado por la Generalitat Valenciana. El tipo entraba en la habitación de la niña y con la excusa de que iba a ayudarla a conciliar el sueño se masturbaba con ella. Un crimen terrible teniendo en cuenta que el centro donde se perpetraron los abusos está adscrito a la Administración regional.

Pero de momento, y aunque algunos ya hayan dictado sentencia de antemano, la vicepresidenta del Consell solo está imputada con el deber de declarar ante la Justicia. Si bien existen sospechas de que dio órdenes verbales a los funcionarios para intervenir en el expediente de su expareja cuando el feo asunto ya estaba judicializado, a fecha de hoy “no existe prueba directa” contra ella, según el auto del Tribunal Superior de Justicia. Pese a ello, la caza de brujas ya ha comenzado. Ayer mismo, las redes sociales hervían de memes hirientes en los que la lideresa de Compromís aparecía como protagonista de imágenes escabrosas de todo tipo. Uno de los más asquerosos fotomontajes la pinta rodeando con sus brazos a una niña, por detrás, como si estuviese a punto de caer sobre ella para poseerla. Un auténtico linchamiento público cruel y descarnado.

No hace falta ser muy listo para entender que todos esos ataques en Twitter y Facebook provienen de la extrema derecha, que ha puesto a trabajar su temible maquinaria propagandística, su eficiente ejército de bots y sus potentes algoritmos al servicio de la calumnia. Cuando quieren destruir a alguien no paran hasta conseguirlo. Ya lo hicieron con Pablo Iglesias, que tuvo que soportar todo tipo de insidias e investigaciones judiciales prospectivas, sumarísimas, instigadas por jueces y abogados del mundo ultra. A día de hoy, el exvicepresidente del Gobierno no está condenado por nada. Pero con él funcionó a pleno rendimiento aquello del “calumnia que algo queda”. Pese al archivo de todas las causas, muchos españoles aún creen que el político podemita cobraba de Nicolás Maduro, que contrataba niñeras en B y que chantajeó a una asesora en un extraño episodio que tuvo que ver con el comisario Villarejo. En España es fácil arruinar la reputación de alguien. Basta con tener mucho dinero para pagar sicarios y pocos escrúpulos para llevar a cabo el maquiavélico plan.

En el caso de Oltra conviene no perder de vista que la demanda también proviene de la extrema derecha, lo cual nos da pie a pensar que detrás de este extraño proceso judicial puede haber una compleja operación para desacreditar a la número dos del Gobierno del Botànic presidido por el socialista Ximo Puig. El personaje a defenestrar reunía todos los requisitos para convertirse en el objeto de sacrificio del nuevo complot fascista: feminista radical, izquierdista, nacionalista valenciana y encargada de asuntos relacionados con la educación infantil. Un perfil que ni pintado para que el nuevo trumpismo ultraderechista la arrojara a la hoguera antes de enviar su macabro mensaje a la población española: “¿Veis cómo teníamos razón, veis ahora que existe una élite progre mundial que adoctrina a los alumnos en la perversa ideología de género, los viola y hasta practica el vampirismo con ellos en la impunidad de la escuela pública?” Ese mito, el del comunista que bebe la sangre de los niños, ha sido puesto encima del tapete, durante el debate de candidatos a las elecciones andaluzas, por la líder regional de Vox, Macarena Olona. A base de machacar una y otra vez con el cuento de terror gótico sobre los zombis bolcheviques, no pocos españoles han terminado por gritar eso de “rojos, sacad vuestras sucias manos de nuestros hijos”. Oltra encajaba a la perfección en el papel de bruja.

No obstante, los hechos denunciados son de una entidad gravísima y deben ser investigados hasta sus últimas consecuencias. Solo llegando hasta el final podrá Oltra limpiar su imagen personal, si es que es inocente tal como jura y perjura. Ahora bien, una cosa es el aspecto judicial del caso y otra muy distinta la vertiente política. Ayer, en una de las ruedas de prensa más violentas y desagradables que se recuerdan en este país, Oltra se sometió al juicio implacable de los periodistas en prime time. Por momentos vimos a una mujer aturdida, desgarrada interiormente y desencajada por fuera, acorralada y esbozando tensos gestos faciales propios de alguien que se siente al límite de la crisis nerviosa. Debió haber anunciado que se apartaba de la política, siquiera temporalmente, para dedicarse a defenderse y limpiar su apellido. No lo hizo. Prefirió continuar con el martirio antifascista, resistir, apretar los dientes sin reparar en la fractura emocional que todo esto puede ocasionarle en los próximos meses. Hay que ser muy fuerte para soportar, sin derrumbarse, una portada diaria con un escándalo sexual.

Ayer, Oltra no pensó en el daño que puede ocasionarle al proyecto Sumar impulsado por Yolanda Díaz y del que ella es una pieza fundamental. Tampoco reparó en la erosión que puede sufrir el Gobierno que tan profesional y dignamente ha representado hasta el día de hoy (en su expediente no hay ni una sombra de corrupción ni una mera sospecha de que se esté llevando un solo céntimo de las arcas públicas). La vicepresidenta y otros han demostrado con hechos que la regeneración, la honestidad y una política decente para el ciudadano eran posibles. Hacía mucho tiempo que eso no sucedía en una comunidad autónoma como la valenciana que durante décadas cayó en el cuatrerismo y en la rapiña de los clanes mafiosos del PP. Tuvo que ser el propio Puig quien, a última hora de ayer, dejara caer que tendrá que reflexionar, “tomar decisiones” sobre este truculento affaire. Cada minuto que pasa parece más probable que habrá cese o dimisión. Sería el final lógico para alguien que desde la tribuna del Parlamento llegó a decirle a Camps que si alguna vez era imputada por un juez, vilipendiada y el hazmerreír de toda España, como entonces le ocurría al presidente popular implicado en el sumario de los trajes, se iría a su casa sin pensarlo dos veces. Ese día ha llegado, señora Oltra.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

1 Comentario

  1. No tienen proyecto para el País Valenciano, solo proyecto para llenarse, de nuevo, sus bolsillos, como ya ha ocurrido con muchos «dirigentes» peperos. Ahora se está juzgando al sr. Zaplana por chorizo con otros muchos más. Había que mierdear la vida pollita para que algo que huele mal tocara a la muy horada y leal Mónica Oltra. vicepresidenta de mi País. Nunca hicimos tanto camino, con mucho mejores condiciones, que ahora. Con Podemos sí, con ciudadanos no.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El gasto turístico alcanzó en mayo el nivel prepandemia

España recibió en mayo siete millones de turistas internacionales, con un gasto total de 8.023 millones de euros, similar al nivel prepandemia. Además, el...

Podemos pide a Marlaska modificar el Código Penal Militar en su aplicación a la Guardia Civil

Unidas Podemos ha remitido una misiva al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, donde pide aceptar una reclamación histórica de los guardias civiles y...

El paro baja en 42.409 personas en junio frenándose su consolidación, pero creando estabilidad en el empleo

La afiliación a la Seguridad Social suma 77.000 empleos en junio y 263.000 en el primer semestre de 2022, alcanzando los 20.102.037 afiliados de...

Ayuso hace el ridículo al confundir la Ley de Memoria Histórica con la Ley de Memoria Democrática

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha hecho el ridículo al confundir la Ley de Memoria Histórica, aprobada en 2007,...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Banco Popular: el Santander podría provocar un cerco más estrecho contra Emilio Saracho y la JUR

El cerco sobre la responsabilidad de Emilio Saracho y de la Junta Única de Resolución se podría estrechar aún más por un movimiento de...

Banco Popular: las coacciones, amenazas y engaños que no quiere investigar la Audiencia Nacional

a frase de Saracho «o se declara la inviabilidad o ateneos a las consecuencias» resonó en varias ocasiones en las paredes de la Audiencia

Banco Popular: el acta de la inviabilidad infringió el Código del Registro Mercantil, pero la Audiencia Nacional no lo investigará

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificó la decisión del juez Calama de no investigar determinados hechos sucedidos en la reunión...

Más de la mitad de los padres han decidido no poner la pauta completa a sus hijos de la vacuna contra el Covid-19 en...

Los menores que han recibido la pauta completa de la vacuna contra el COVID-19 no llega al 50%.  Desde el Comité Asesor de Vacunas han...

Jeffrey Sachs responsable de la comisión COVID-19 en The Lancet: «Estoy bastante convencido de que el virus salió de un laboratorio de EEUU»

Jeffrey Sachs es profesor de Economía en la Universidad de Columbiaa, en EEUU, de reconocido prestigio a nivel internacional. Es director del Centro para...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

El gasto turístico alcanzó en mayo el nivel prepandemia

España recibió en mayo siete millones de turistas internacionales, con un gasto total de 8.023 millones de euros, similar al nivel prepandemia. Además, el...

Podemos pide a Marlaska modificar el Código Penal Militar en su aplicación a la Guardia Civil

Unidas Podemos ha remitido una misiva al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, donde pide aceptar una reclamación histórica de los guardias civiles y...

El paro baja en 42.409 personas en junio frenándose su consolidación, pero creando estabilidad en el empleo

La afiliación a la Seguridad Social suma 77.000 empleos en junio y 263.000 en el primer semestre de 2022, alcanzando los 20.102.037 afiliados de...

Ayuso hace el ridículo al confundir la Ley de Memoria Histórica con la Ley de Memoria Democrática

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha hecho el ridículo al confundir la Ley de Memoria Histórica, aprobada en 2007,...