miércoles, 27octubre, 2021
21.5 C
Seville

Mohamed VI, un tirano de manual

El monarca alauí se ha destacado por una vida de lujos mientras millones de marroquíes malviven con menos de diez euros al día.

- Publicidad -

análisis

El Repaso del 26 de octubre: Consejo de Ministros, Vacunas de moderna en menores de 30 años y actualidad

Como cada día en El Repaso analizamos las principales noticias de actualidad con nuestros lectores y lectoras. A continuación puedes ver El Repaso de...

Sánchez ha provocado que el PSOE no le interese a nadie

A nadie le amarga un dulce, dice el adagio popular. Si lo trasladamos a la política, en concreto, nadie disfruta más de un baño...

El Repaso del 25 de octubre: caso Alberto Rodriguez, simulacro en Nueva York y noticias de actualidad

Como cada día en El Repaso analizamos las principales noticias de actualidad. No te pierdas El Repaso de hoy, donde analizamos el caso de...

Sánchez comienza a gobernar utilizando métodos franquistas

Pedro Sánchez se encuentra en una situación límite en la que podría encontrarse en los próximos días sin socios en el gobierno y en...
- Publicidad-

Platón veía a los guerreros como “guardianes” de las polis griegas. Clausewitz creía que la guerra moderna era la continuación de la política por otros medios. Y Hegel escribió aquello tan descabellado de que “la guerra es bella, buena, santa y fecunda porque crea la moralidad de los pueblos” (pese a la soberana gilipollez, aún se le sigue estudiando en las pocas escuelas de filosofía que van quedando ya).

Estos días Mohamed VI está reinventando la guerra, la guerra demográfica, la guerra malthusiana consistente en llenar de gente un país enemigo, ocuparlo –no invadirlo como dice la extrema derecha porque en realidad no hay tal poderío militar ni soldados–, inundarlo de miserables y hundir su economía y su sociedad por pura explosión o reventón estadístico. Pocas ideas habrá tan maquiavélicas, retorcidas y despiadadas. 

A falta de un ejército moderno y preparado, a la espera de los temibles misiles tierra-aire, las bases aéreas y los reactores nucleares prometidos por el amigo yanqui que no terminan de llegar, el monarca alauí ha encontrado una delirante estrategia bélica tan atroz como repugnante: arrojar a sus niños hambrientos al mar –náufragos no le faltan, los tiene por miles vagando por las calles de todo el país–, y lanzarlos contra las codiciadas plazas de Ceuta y Melilla.

En el fondo, Mohamed VI no hace sino continuar con las macabras tácticas guerrilleras inventadas por Bin Laden. Si el barbudo saudí de la Yihad empleó unas cuantas cuchillas y una panda de idiotas dispuestos a secuestrar aviones y lanzarlos contra Nueva York, poniendo el mundo patas arriba, el sátrapa de Rabat cree haber encontrado su propia arma mortífera para doblegar a los españoles: una inmensa infantería de niños desnutridos y desarrapados; un pueblo famélico deseoso de sortear la frontera para escapar del infierno; una gran “marcha negra”, como aquella marcha verde del 75, para arrasarlo todo a su paso.

“Preferimos morir aquí que regresar a nuestro país”, afirma uno de los niños rescatados en las aguas de El Tarajal. “Viva España, oé”, entonan los jóvenes náufragos apilados como fardos, por la Guardia Civil, en las playas de Ceuta. La imagen no puede ser más deleznable y bochornosa para la corrupta monarquía marroquí.

Mientras su pueblo naufraga en la miseria, la Casa Real recibe una asignación anual de 250 millones de euros

Entre tanto, Santiago Abascal se ha bajado al moro para avivar la llama del odio contra el inmigrante. Trata de convencer a los asustados vecinos de las ciudades autónomas de que esto es una invasión como en el 711 cuando en realidad es la guerra perdida de un rey acabado; la eterna batalla entre pobres y ricos; piedras contra tanques y alambradas; cabreros medievales contra la opulenta Europa; señores feudales del hachís contra la democracia y el Estado de derecho. Los niños manipulados y reprogramados como inocentes guerreros. Una inmolación infantil en el mar como estrategia para poner de rodillas al enemigo. Ni en los tiempos de las Cruzadas, cuando se enviaba a la gente a morir como ganado contra el perverso infiel, se llegó al nivel de bajeza y perversidad moral de la monarquía alauí.

Coches, yates, lujos

Ya no cabe ninguna duda: el rey de Marruecos es un tirano de manual. Mientras su pueblo naufraga en la miseria, la Casa Real recibe una asignación anual de 250 millones de euros. La revista Forbes ha calculado su fortuna en 5.000 millones de dólares (el hombre más rico del país, lo cual no tiene demasiado mérito si tenemos en cuenta que la mayoría de la población malvive con menos de diez euros al día). Hoy por hoy, el dictador es el quinto gobernante más adinerado del continente africano.

El sujeto en cuestión posee doce palacios, más de mil sirvientes, un castillo en Francia, el cuarto hotel más lujoso del mundo y uno de los diez yates más imponentes del planeta. Para desplazarse no le basta con un avión privado, necesita dos, y es conocida su adicción irrefrenable a los coches (se dice que en el garaje real tiene aparcados más de seiscientos automóviles). Por descontado, como todo buen déspota es un yonqui de los trapitos y los pelucos de oro: su presupuesto para vestuario supera los dos millones de euros al año. Ni el tristemente célebre coronel Gadafi, otro desalmado opresor, cayó tan bajo.

Sin embargo, pese a las riquezas acumuladas bajo manga, Mohamed VI no atraviesa por su mejor momento en términos de popularidad. Cuando accedió al trono, hace 22 años, prometió acabar con la pobreza y la corrupción, así como garantizar el respeto a los derechos humanos. A la vista de lo ocurrido en las últimas horas en la frontera sur de Ceuta, cabe concluir que no ha conseguido nada de lo que ofreció. Al fin y al cabo, es un rey y ningún hombre solo, por muy investido de mandato divino que esté, es capaz de sacar a su pueblo de la miseria.  

El país se le va al garete y el monarca atraviesa horas bajas. El supuesto camino hacia las reformas democráticas, la separación de poderes, la ruptura con el estado teocrático/religioso, la libertad de prensa y el pluralismo político no fue más que un paripé, un engaño, una farsa. En Marruecos todo el mundo sabe que allí se hace lo que dice el rey. O sea, autoritarismo puro y duro, cuando no dictadura.

Hace apenas un año, Mohamed VI volvió a ser operado del corazón y aunque la prensa local vendió la intervención quirúrgica como un gran éxito, retratando a un líder fuerte y con una salud de hierro, Marruecos vive inmerso en un proceso de imparable deterioro institucional, crisis económica pertinaz y permanente inestabilidad. La guerra migratoria que nos declara ahora el monarca vecino (al que dicho sea de paso los borbones españoles siempre han tratado como a un hermano) no es más que una huida hacia adelante. La última carta a todo o nada de un tipo decrépito y decadente al que se le ha acabado el cuento de las mil y una noches.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

1 Comentario

  1. No sabia que los españoles estabais tan enterados de la miseria que vivimos mientras otros chapados en oro, pero españa como si tuviera un boto de silencio nadie dice nada todos miran acia otro lado nos morimos de hambre y nuestros gobiernos con 10 yated de 90 millones esto pasa por que el pueblo no despierta y da un golpe de estado

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

La carta que el Capitán del Cuerpo Jurídico del Ministerio de Defensa envió al Ministro de Interior haciéndose pasar por un Coronel: «No dudaremos...

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso presentado por el Capitán del Cuerpo Jurídico del Ministerio de Defensa destinado en la...

Los escoltas de Puigdemont, absueltos definitivamente por la Audiencia Nacional

El pasado mes de julio la Audiencia Nacional absolvió a Carlos y Xavier, los dos Mossos d'esquadra que acompañaron al president Carles Puigdemont en...

Golpe a la secta de la Mano Invisible

El premio Nobel de Economía ha ido este año a parar a los economistas David Card, “por sus contribuciones empíricas a la economía del...

El capitalismo contra el Estado social del bienestar

Por los acontecimientos que estamos viviendo en estos días, en los que la Justicia choca con la política, pretendiendo imponer su doctrina contra la...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

La carta que el Capitán del Cuerpo Jurídico del Ministerio de Defensa envió al Ministro de Interior haciéndose pasar por un Coronel: «No dudaremos...

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso presentado por el Capitán del Cuerpo Jurídico del Ministerio de Defensa destinado en la...

Los escoltas de Puigdemont, absueltos definitivamente por la Audiencia Nacional

El pasado mes de julio la Audiencia Nacional absolvió a Carlos y Xavier, los dos Mossos d'esquadra que acompañaron al president Carles Puigdemont en...

Golpe a la secta de la Mano Invisible

El premio Nobel de Economía ha ido este año a parar a los economistas David Card, “por sus contribuciones empíricas a la economía del...

El capitalismo contra el Estado social del bienestar

Por los acontecimientos que estamos viviendo en estos días, en los que la Justicia choca con la política, pretendiendo imponer su doctrina contra la...