miércoles, 7junio, 2023
25.5 C
Seville

Millones de personas prefieren quedarse en el paro antes que vacunarse

Las nuevas normativas que algunos países han implementado para que las personas sólo puedan acceder a sus puestos de trabajo si están vacunadas está provocando que miles de trabajadores prefieran perder su empleo antes que inocularse la vacuna contra el COVID-19

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Millones de personas en todo el mundo han decidido libremente no vacunarse contra el COVID-19 por muchas razones que van desde la adopción de teorías de la conspiración hasta la lícita defensa de los derechos individuales. En la gran mayoría de los países la vacunación no es obligatoria, pero han sido muchos los que han establecido leyes por las que, para acceder a los centros de trabajo, es obligatoria la presentación de un certificado de vacunación.

Este hecho ha provocado que haya millones de personas que hayan decidido perder su empleo antes que vacunarse. En Estados Unidos, por ejemplo, más de un tercio de la fuerza trabajadora rechaza la obligación de vacunarse aplicado por algunas empresas, según una encuesta de Gallup.

El pasado otoño, por ejemplo, se produjeron importantes manifestaciones en contra de los requerimientos implementados en Nueva York para trabajadores sanitarios, profesores y funcionarios estatales. Cerca de 10.000 trabajadores perdieron el empleo por no vacunarse. Además, la alta transmisibilidad de la variante ómicron ha provocado que ese rechazo haya aumentado.

La obligación de vacunarse para trabajar

Los científicos y expertos sanitarios insisten en que las vacunas son seguras y la mejor manera de prevenir una infección grave, la hospitalización o la muerte.

Advertisement

Ante el rechazo de una parte de la población a ponerse las vacunas, muchos países han pensado que aplicar una ley que impida el acceso a los centros de trabajo si no están vacunados sería una buena estrategia para aumentar las ratios de vacunación.

Sin embargo, en algunos países donde se han adoptado estas normativas o se ha permitido a las empresas a que las implementen, aunque no exista una ley concreta, se ha producido el efecto contrario, es decir, que se ha incrementado el rechazo porque califican estas normas como un atentado contra su libertad individual y su privacidad.

Sin embargo, en algunos casos los tribunales están frenando leyes de este tipo. El Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazó una Orden Presidencial de Joe Biden que obligaba a los ciudadanos en centros de trabajo de más de 100 personas a estar vacunados, llevar mascarilla y, de no estar vacunados, realizarse test semanales que tendrían que pagarse ellos. Los jueces afirmaron en su sentencia que esa orden constituía una invasión significativa en la vida de millones de trabajadores.

Grandes empresas

Muchas grandes compañías en todo el mundo están aplicando este tipo de normativas que han generado que muchos de sus trabajadores hayan decidido dejar el empleo.

Por ejemplo, Danielle Thornton era una trabajadora de Citigroup que, cuando la empresa implementó la obligación de la vacunación para poder acceder a los centros de trabajo, decidió abandonarlo. Su marido y ella decidieron «que nuestra libertad era más importante que una nómina», declaró a la BBC.

Thornton llevaba más de 9 años trabajando en el Departamento de Riesgos del banco y afirma a la cadena británica que su negativa a vacunarse no responde a cuestiones políticas ni a estar en contra de las otras vacunas, simplemente porque no ve las vacunas estén «parando el virus».

Salvar vidas

Muchas empresas que han aplicado este tipo de medidas han defendido que las han implementado porque las vacunas «salvan vidas».

Tyson Foods, una corporación con más de 60.000 trabajadores, vio cómo un 40% de sus empleados se vacunó con la pauta completa una vez que implementaron un mandato de vacunación. La medida fue calificada como «la más efectiva que podemos hacer para proteger a los miembros de nuestro equipo».

El gigante del sector aeronáutico United Airlines también aplicó esta política y, según afirmó Scott Kirby, la compañía redujo significativamente el número de empleados hospitalizados y las muertes, puesto que, según estadísticas internas de la empresa, antes del mandato de vacunación, moría un empleado a la semana por COVID-19.

«Si bien sé que mucha gente todavía rechaza nuestra política, United está demostrando que la vacuna es lo correcto porque salva vidas», afirmó Kirby en un comunicado interno.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído