Tal y como publicamos anteriormente, los proyectos de adecuación de las plantas compresoras de gas en PDVSA Occidente fueron auditados por la gerencia de planificación y gestión de la Dirección Ejecutiva de Auditoría Interna Corporativa de Petróleos de Venezuela S.A., una evaluación que dejó en evidencia una gran cantidad de irregularidades, desvío de fondos, despilfarro de recursos económicos y materiales, ausencia de control y seguimiento de los trabajos, retrasos en las obras que se extienden hasta por casi tres lustros, violación de la normativa que rige los procedimientos, todo lo cual se traduce en millonarias pérdidas para la petrolera y, en consecuencia, para la nación.

Hoy veremos la observación A3 de dicha auditoría que concluyó la inoperatividad del Comité Evaluador de Propuestas o Grupo Ad Hoc.

Se determinó que el comité evaluador de propuestas no sesionaba de manera regular desde 2015, cuando solamente revisó las propuestas para el año 2015. Tampoco se conformó el Grupo Ad Hoc para cubrir la falta del Comité Evaluador de Propuestas para los eventos 2016, 2017 y 2018. Entre 2010-2014 no se conformó el Comité Evaluador de Propuestas o el Grupo Ad hoc.

Los auditores determinaron que no se validaron las propuestas en cada una de sus fases por el comité responsable de revisar la propuesta para verificar que cumplieran con los requisitos establecidos por la corporación.

Se precisó que dos propuestas no contaban con la decisión del comité o del Grupo Ad Hoc y se determinó que estos no evaluaron las propuestas/proyectos de Exploración y Producción Occidente ejecutados por AIT. Establecieron que la gerencia de AIT no sometió las propuestas al control establecido por parte del negocio.

Los auditores alertaron que nueve propuestas presentaron decisiones no razonables en cuanto a que se recibió y procesó información carente de validez y sin corresponder con la fase del proyecto, lo cual representó un incumplimiento de los requisitos exigidos por las normas y procedimientos de la corporación. Esto evidenció fallas en los procesos y controles establecidos y omitiendo la situación actual y real de los proyectos evaluados.

Igualmente indicaron que las Hojas Resumen de las propuestas evaluadas carecían de validez para todos los eventos presupuestarios asociados independientemente del nivel de firma que presentaban.

La auditoría determinó que estas situaciones se presentaron en razón de la omisión de la normativa interna para la formulación y desarrollo de proyectos; omisión del diseño de controles; por el inadecuado ejercicio de funciones, roles y responsabilidades de la persona que autoriza la ejecución de los proyectos y la inexistencia de control de proyectos y de las funciones y roles de las organizaciones habilitadoras; por la ausencia de controles desde los niveles de dirección, tácticos y estratégicos; y por la falta de operatividad de los controles establecidos.

Los auditores alertaron que por la inoperatividad del control y la falta de los planes para el período 2012-2016, se materializó la desviación de fondos públicos estimados en Bs. 3.264,86 millones asociados a labor, procura de materiales, contrato de obras, contrato de servicios profesionales, asistencia técnica entre otros. Advirtieron que esta suma podía elevarse a Bs. 3.779,40 millones.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − doce =