Foto: Agustín Millán.

Los sindicatos han salido a las calles en toda España este Primero de Mayo acompañados de miles de personas, bajo el lema +Derechos +Igualdad +Cohesión, Primero las Personas”, para exigirle a Pedro Sánchez que aborde con urgencia la agenda social. En este Primero de Mayo se ha repetido, bien alto, lo que millones de personas ya corearon el pasado día 8 de marzo: feminismo es igualdad, y por tanto, feminismo es progreso.

Este Primero de Mayo se cumplen 100 años de la primera manifestación de la historia y 41 años de una jornada normalizada en democracia, de reivindicación social y de defensa de los derechos de las trabajadoras y trabajadores, para luchar contra la precariedad y las desigualdades instaladas en nuestra sociedad, a favor del empleo de calidad, y para decir al gobierno que salga de las urnas que se aborde con urgencia la agenda social.

Cien años de la primera manifestación de la historia

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha afirmado que el Primero de Mayo “tiene que servir para recuperar la calidad del empleo y el desempleo. Hay que acabar con la figura de los trabajadores pobres y con la precariedad, impulsando un plan de choque de manera inmediata que reduzca los 3,5 millones de personas que están en el desempleo en la actualidad; y un cambio de modelo productivo que nos ayude a generar empleo de calidad y con futuro”.

Unai Sordo, secretario general de CCOO, cree que es el momento para propiciar que la agenda social se abra paso. “La agenda política se tiene que conciliar con la agenda social”. Dicho de otra manera: “La lucha contra la desigualdad y la construcción de un nuevo Contrato Social deben situarse en el centro de las prioridades de la agenda política”.

Fotos Agustín Millán

Reparto riqueza

Para Pepe Álvarez, “necesitamos repartir la riqueza”. “Los que han cuestionado el aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros son los que se reparten los beneficios en nuestro país. Los directivos del Ibex-35 ganan más que 15.000 trabajadores que cobran el SMI. Es una inmoralidad que cuestionen este aumento del salario mínimo. El Gobierno debería velar porque su acuerdo con Unidas Podemos se cumpla, porque las empresas están eludiendo aplicarlo. Nosotros vamos a ser implacables a la hora de que se aplique en los convenios existentes”.

Este Día Internacional del Trabajo tiene que representar una exigencia y un clamor popular para cambiar las políticas, girar a la izquierda y hacer frente a las necesidades sociales”, ha señalado del líder de UGT.

Este Primero de Mayo el sindicato UGT apuesta por “luchar contra la pobreza, por el reparto de la riqueza, por situar la crueldad de los accidentes de trabajo, por asegurar la igualdad de trato y oportunidades y porque este día represente un punto de inflexión en las políticas que se vienen desarrollando en los diferentes países durante los últimos años”, ha señalado Pepe Álvarez.

El secretario general de CCOO ha señalado que los sindicatos van a exigir al Gobierno, todas aquellas promesas que quedaron pendientes en la anterior legislatura, como la modificación sustancial de la reforma laboral. “La derogación de los aspectos más lesivos de la reforma laboral es una condición previa para un nuevo Estatuto de los Trabajadores”, afirmó.

Pensiones

Ambos sindicatos exigen que se debe garantizan el sistema público de pensiones, con la derogación de la reforma de pensiones del Partido Popular de 2013, además de que se recupere la revalorización con el IPC y se elimine el factor de sostenibilidad.

No acaban ahí las demandas sindicales, que Sordo resumió en el decálogo que CCOO y UGT presentaron a los distintos partidos políticos antes de las elecciones generales. “Vamos a pedir que se de salida a la ILP para una prestación de ingresos mínimos registrada en el Congreso, así como una reforma del sistema de protección por desempleo«.

Otras de las reivindicaciones inamovibles de este primero de mayo, es acabar con la Ley Mordaza y el artículo 385.3 del Código Penal. Es necesario acometer la reforma fiscal, reclamando una subida de impuestos a las rentas altas y del capital para financiar las políticas de inversión que necesita el país, para tener más y mejores servicios públicos.

 

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre