La situación humanitaria de los aproximadamente 6.000 migrantes y solicitantes de asilo que se encuentran en estos momentos en Bosnia se está deteriorando. Los campamentos formales no brindan servicios adecuados y las tensiones en estos son frecuentes por lo que muchos optan por permanecer fuera de los campos. La situación es particularmente preocupante en los alrededores de las ciudades de Bihac y Velika Kladusa, donde más de 3.800 personas se quedan fuera de los campamentos formales.

Para aquellos que viven fuera de los campamentos oficiales, las autoridades de Bihac decidieron trasladarlos a Vucjak, a 8 kilómetros del centro de la ciudad de Bihac. El nuevo emplazamiento, que funciona desde julio de 2019, ni siquiera cumple con los estándares mínimos. El camino de acceso deficiente, no hay suministro de electricidad, el acceso a agua y saneamiento es muy limitado. Además, la zona está rodeada de minas terrestres y el suelo está contaminado con gas metano. El 13 de noviembre, las autoridades locales anunciaron que el campamento de Vucjack permanecerá abierto durante todo el invierno y se utilizará para albergar a los recién llegados.

Esta población ya está expuesta a unas condiciones climáticas extremas (las temperaturas nocturnas se acercan a los cero grados. Si no se toman medidas con urgencia, con el duro invierno bosnio en ciernes, sus condiciones se deteriorarán hasta poner en riesgo sus propias vidas.

Nuestros médicos que trabajan en dos clínicas: en Velika Kladusa y cerca del campo de Vucjak, ya están tratando casos médicos relacionados con la exposición al frío y a la lluvia y con el mal estado higiénico de los emplazamientos. Los equipos de MSF tratan a un promedio de 60 personas por día.

Todo esto sucede mientras la policía fronteriza croata continúa rechazando a quienes tratan de llegar a Europa empleando una violencia cada vez mayor. Los pacientes han relatado haber sufrido episodios de violencia policial y devoluciones en la frontera croata-bosnia. Nuestros equipos médicos están tratando traumas y contusiones que se concuerdan con estas acusaciones.

MSF solicita el cierre inmediato del campo de Vucjak antes del invierno, el aumento de la capacidad en los centros, la mejora de las condiciones de vida y el aumento de los servicios, incluida la atención médica, que se brindan en ellos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + dieciseis =