El miembro más joven de la Manada, Ángel Boza, de 27 años, ha sido apartado del módulo 4 de la prisión de Pamplona. Según ha adelantado el programa de Ana Rosa, ha sido el protagonista de una agresión grupal a otro condenado por abusos sexuales.

El sevillano participó en una paliza a un interno de origen musulmán que acaba de ingresar por abusar sexualmente de una mujer. Una agresión grupal, en la que otros tres presos más se vieron implicados.

Boza tiene antecedentes por delitos de robo con fuerza y contra la seguridad vial. Sin embargo, niega rotundamente su participación en esta agresión. Dentro de la Manada, era conocido como el aspirante del grupo y asegura que aún tenia que pasar ciertas pruebas para ser un miembro formal.

Ángel Boza, es el único que no formó parte de la presunta agresión sexual a otra joven en Pozoblanco. Un caso paralelo pero con las mismas características, por el que el resto del grupo tendrá que sentarse de nuevo en el banquillo.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre