domingo, 1agosto, 2021
18.5 C
Seville

Metonimia, tropos y otras figuras del lenguaje

José Antonio Vergara Parra
Licenciado en Derecho por la Facultad de Murcia. He recibido específica y variada formación relacionada con los trabajos que he desarrollado a lo largo de los años.
- Publicidad -

análisis

Moncloa apuesta por la co-gobernanza con las autonomías para enfocar la recuperación tras la pandemia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez apostó el pasado viernes por la co-gobernanza con todas las autonomías para enfocar la recuperación tras la pandemia....

Homenaje a Antoni Benaiges, asesinado en 1936 por llevar a Burgos el modelo francés de “escuela avanzada”

Antoni Benaiges fue un maestro inquieto, comprometido y valiente, que llevó a un pueblecito de Burgos, Bañuelos de Bureba, las más avanzadas técnicas de...

Buen viaje Deliveroo, y que ustedes lo estafen bien

Deliveroo, la plataforma de reparto de comida a domicilio, planea irse de España. Pues que cierren la puerta al salir y buen viaje, como...

El Repaso del 30 de julio: información importante sobre contagios en personas vacunadas, vacunación a embarazadas y protección

Como cada día en El Repaso ponemos el foco en aquella información que consideramos ha de ser explicada y desarrollada. Hoy, especialmente ponemos el...
- Publicidad-

Entiéndase por tropo toda traslación del verbo. Aristóteles, en su obra La Poética, mostró una especial predilección por la metáfora. Serían los romanos quienes populizarían el uso del tropo. Quintiliano, con mayor detalle que Cicerón, fue el autor romano que antes y mejor trató este asunto.  En el capítulo VI del Libro VIII de la obra Instituciones Oratorias, analizó hasta catorce tipos de tropos o giros. Nada nuevo bajo el sol. Verán.

Los ricos y los tontos son muy metonímicos. Para éstos, y a diferencia de chabacanos, perullos y chusma varia, el objeto debe ser silenciado pues es lo de menos. Los muy mentecatos no compran automóviles sino mercedes, beemeuves o rolrroices. Tampoco adquieren pinturas o esculturas sino deivisjokneis o boteros. Las señoras no se agencian vestidos sino armanis y no calzan zapatos sino llianvitorrosis. Naturalmente, no llevan bolsos sino vuittonis y jamás calzan zapatillas de deporte; con mucho, unos o unas tenis pues ya puestos a decir disparates, tampoco el género les perturba el sueño.

Sorprende el verbo economicista de quienes derrochan sus dineros. Debe hacerles mucha ilu. Porfa; entiéndales. Andan en pecado pues juran en vano y por esnupi.  No advierto giro alguno mas sí una remilgada y superferolítica cursilería.

Bárcenas, Carlos Fabra, Acuamed, Castor, Kitchen, Gürtel, Lezo, Naseiro, Nóos, Palma Arena, Púnica, Cursos de Formación, ERES, Filesa, Guerra, Mercasevilla, Plaza, Pokemon, Cruz Roja, Gal,……..; que así, entre otros muchos, fueron bautizados casos de corrupción de peperos y socialistas. ¿No les parece un enigma, es decir, una ironía sombría, que algunos de los más ilustres protagonistas de las fechorías explicitadas clamen, hoy, por la unidad de España? ¿De qué unidad hablan? ¿De aquella que, entre banderas e himnos a modo de señuelos, les permitía esquilmar las arcas públicas?

- Publicidad-

Bien sé que las sinécdoques engendran, a veces, parcialidad pero no puedo resistirme a la tentación. ¿No les parece un oxímeron que las mesnadas de violentos y levantiscos decidan la suerte de la nación española?

Con lo que ya sabemos, ¿no atisban sarcasmo en el hecho de que Don Juan Carlos I conserve, de forma vitalicia, el título de Rey, tratamiento de Majestad y honores análogos a los previstos para el heredero de la Corona? Disculpen la polisíndeton pero, ¿no aprecian burla a la inteligencia colectiva en la teatral regularización fiscal, de quien ha percibido comisiones y donaciones y regalos y usado tarjetas negras y abatido paquidermos mientras sus súbditos las pasaban canutas, mientras él y su Casa eran bienmantenidos con los dineros de todos y todas?

¿Acaso raspamonedas, sobresueldos, pinocho y zascandil no son, respectivamente, epítetos antonomásticos para Pujol, Rajoy, Sánchez y Zapatero?

Don Julio Anguita, quizá el político que más he respetado, arengó a sus bases para que optasen por el más honrado, aunque fuese de derechas. El eminente profesor Don Alfonso Ortega Carmona, en el prólogo de su libro RETÓRICA decía esto: “Recobrar la dignidad de la palabra como arma pacífica al servicio de la comunidad es tarea fundamental de la retórica……La decadencia de la palabra y de su presencia en el foro político lleva en sí la destrucción del espíritu democrático…..”

Empero un buen discurso, por muy estructurado y convincente que sea, se diluye como el humo sino va acompañado del ejemplo y coherencia del orador. Y todavía le sería exigible otra característica a la disertación: que esté fundamentada sobre férreos principios ideológicos y que persiga el bien común de manera posible y alentadora.

La conquista de la libertad y de la palabra, en tanto baluartes insoslayables de la democracia, costaron sangre, sudor y lágrimas. No ejercerlas o prostituirlas al servicio de fines deshonestos resulta imperdonable.

El recurso de los tropos, figuras del lenguaje, técnicas de persuasión, incluso el acompañamiento gesticular, estarán bien en la medida que, desde el respeto al oponente, sirvan para esclarecer el bien o revelar el mal. De no ser así, serán mero artificio. Verbos huecos y efímeros cuan palabras escritas en la orilla a la espera de que la primera ola las borre para siempre.

No fui justo pues no voté a Julio Anguita. Fui yo quien, por entonces, no estaba preparado y me restaba mucho por aprender. Ya no es posible enmendar el error. Confío que ande por allá arriba, abrazado con el hijo arrebatado por la maldita guerra. No sé si podrá oírme pero debe saber que su ejemplo y su verbo fueron como una lluvia de estrellas en una noche clara.

Me jugaría los cuartos a que él, para España y los españoles, no quería su República sino la República. Don Julio. Fue usted una alegoría; es decir, una metáfora ininterrumpida de democracia.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El voto pobre o el pobre voto. ¿Vota el pobre?

Braian eligió a dos presidentes y varios legisladores. Su nombre lo debe a la “extranjerización cultural”, los poderes detrás, lo que antes se denominaba...

Macrogranjas en España: la ganadería industrial que devora el planeta

La ganadería industrial está devorando el planeta, y las macrogranjas son la cara más cruel y sucia de este negocio, denuncian los ecologistas de...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

El voto pobre o el pobre voto. ¿Vota el pobre?

Braian eligió a dos presidentes y varios legisladores. Su nombre lo debe a la “extranjerización cultural”, los poderes detrás, lo que antes se denominaba...

Macrogranjas en España: la ganadería industrial que devora el planeta

La ganadería industrial está devorando el planeta, y las macrogranjas son la cara más cruel y sucia de este negocio, denuncian los ecologistas de...