Finamente Alemana no cerrará en Semana Santa, según ha reconocido la propia Angela Merkel, que además asegura que «el error es sólo mío».

Tras revocar el «parón» de la vida pública y la actividad económica en Semana Santa, la canciller alemana ha matizado que pese a tener buena intención, la decisión fue exclusivamente un fallo suyo: «Éste error es sólo mío» y ha pedido «perdón» a los alemanes por haber contribuido a la incertidumbre en la pandemia de coronavirus.

Además, Merkel confirma que el plan de endurecer las restricciones se había concebido con cierta precipitación y que su aplicación «no era práctica» por que había poco tiempo para implementarlo adecuadamente.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre