Médicos Sin Fronteras (MSF) ha puesto al servicio de la sociedad española y de las autoridades sanitarias todo su conocimiento y experiencia en gestión de epidemias para ayudar a mitigar la COVID-19. “La gestión de la epidemia requiere una mentalidad de emergencia humanitaria para buscar soluciones fuera de lo habitual, con el objetivo de aumentar la capacidad de manejo de casos, reducir la mortalidad y frenar el contagio”, señala el doctor David Noguera, presidente de la organización.

Uno de los ejes de actuación de la organización es el apoyo y asesoramiento a las autoridades sanitarias, como el Ministerio de Sanidad y las Consejerías de Salud, en el desarrollo de prototipos de unidades de hospitalización temporales para expandir la capacidad hospitalaria y en la búsqueda de espacios donde instalarlas en Madrid, Cataluña y Vitoria-Gasteiz.

Es el caso de las dos unidades sanitarias de apoyo a los hospitales Severo Ochoa (Leganés) y Príncipe de Asturias (Alcalá de Henares) con una capacidad conjunta de más de 200 camas. El objetivo de estas estructuras de apoyo es, según la doctora Paula Farias, la coordinadora de la organización en Madrid, “descongestionar los servicios de urgencias atendiendo los casos menos graves, para que estos hospitales puedan concentrarse en atender a los enfermos con COVID-19 más graves”. A su vez se remitirán a los hospitales los casos que requieran ingreso en la uci.

MSF, en coordinación con la Universidad de Alcalá y el Hospital Príncipe de Asturias, está instalando una estructura sanitaria en el Pabellón Deportivo Rector Gala del centro universitario, con el fin de descongestionar las urgencias y tratar los casos menos graves

La unidad de apoyo al Hospital Severo Ochoa, ubicada en el Pabellón Carlos Sastre, se ha implementado en coordinación con el Ayuntamiento de Leganés y el propio hospital; la estructura cuenta con 120 camas. La unidad sanitaria de Alcalá de Henares está bajo coordinación conjunta de MSF, el Hospital Príncipe de Asturias y la Universidad de Alcalá, en cuyo recinto se encuentra el Pabellón Rector Gala; esta estructura cuenta con 82 camas.

En Leganés, junto al Ayuntamiento y el Hospital Severo Ochoa, se ha organizado en el Polideportivo Carlos Sastre una unidad sanitaria de 120 camas

El personal sanitario de ambas unidades será proporcionado por ambos los hospitales, que son los que gestionarán las estructuras, y a través de un esfuerzo conjunto de los Ayuntamientos, el Ministerio de Sanidad y la sociedad civil. Una vez habilitadas las unidades para la atención de pacientes, MSF contará en cada una de ellas con un equipo de apoyo logístico y monitoreo.

Tendremos a un responsable médico en las dos unidades para ofrecer formación al personal sanitario en aspectos como el sistema de gestión de este tipo de estructuras en situaciones de crisis sanitarias o en todo lo referente al uso de los trajes de protección”, explica Farias. “Una vez la unidad de apoyo esté en pleno y correcto funcionamiento, la coordinación pasará completamente a manos de los hospitales”, añade.

Operaciones en Barcelona

En CataluñaMSF apoya y asesora a las autoridades sanitarias en todos los niveles, autonómico y local, como por ejemplo a Cat Salut (servicio catalán de la salud) y el Ayuntamiento de Barcelona.

En esta ciudad, MSF asesora y apoya al Consorci Sanitari de Barcelona en el programa de expansión de instalaciones de los principales hospitales de la ciudad, como por ejemplo el Hospital del Mar y el de la Vall d’Hebron, entre otros. La organización está dando su apoyo estratégico en el desarrollo de unidades sanitarias externas, que se instalarán en pabellones asignados a cada uno de los hospitales, para atender a pacientes con COVID-19 menos graves y descongestionar así los servicios de urgencia y las ucis de estos centros para que puedan atender los casos más graves.

Ayuda a las residencias de mayores

Por último, la organización también está asesorando al comité directivo de residencias de mayores en la evaluación de riesgos e implementación de medidas de higiene y protección para reducir la transmisión dentro de estos centros, así como para mejorar el manejo de casos. “Un equipo de MSF está visitando estos centros e identificando las necesidades más acuciantes; nuestra intención es desarrollar un modelo de asistencia, herramientas y protocolos que estará a disposición de todas las residencias del país en un portal en la red”, dice Noguera.

“Tenemos un triple objetivoapoyar a las plataformas de coordinación que responden a esta epidemia con nuestra experiencia en gestión de crisis sanitarias similares, contribuir a descongestionar hospitales y centros de salud para que estos puedan concentrarse en atender los casos más graves, y reforzar la protección de nuestros mayores, uno de los colectivos más vulnerables en esta epidemia”, señala el presidente de MSF.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre