Imagen de Médicos sin Fronteras durante la pandemia.

Médicos Sin Fronteras (MSF) denuncia en un informe sobre las devastadoras consecuencias de la falta de protección de sanitarios y sociosanitarios durante la pandemia.

La organización eleva la necesidad de blindar la protección de sanitarios, sociosanitarios y personal de residencias antes de la posible llegada de una segunda ola.

La dificultad, y en muchos casos, incapacidad para asegurar una correcta protección del personal sanitario, socio sanitario y de residencias durante las fases más agudas de la epidemia de COVID-19 en España, constituyen una de las principales fallas detectadas en la respuesta a la pandemia en nuestro país. Así se pone de manifiesto en el informe sobre protección al personal sanitario elaborado por Médicos Sin Fronteras (MSF). El documento aborda el impacto que la ausencia de protección y de medidas de prevención tuvo en el personal sanitario desde que entrara en vigor el Estado de Alarma el pasado 15 de marzo hasta finales de junio.

Las consecuencias de la falta de protección en la fase aguda de la primera ola de la epidemia en España se dejaron sentir tanto a nivel personal, en forma de un profundo y dramático impacto en los profesionales, como sistémico, con una merma de la capacidad del sistema sanitario para hacer frente a la nueva enfermedad, hasta el punto de llegar a colapsar en algunos puntos del país.

En este sentido, MSF alerta que los contagios entre sanitarios solo podrán limitarse si se proporcionan equipos de protección adecuados y que, todavía hoy, estos continúan siendo insuficientes, especialmente en Atención Primaria y residencias.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre