Lo ha dado por hecho tantas veces, Max Verstappen, ha repetido hasta la saciedad que será campeón del mundo de Fórmula 1, no una sola vez sino muchas veces, y sin embargo nada lo garantiza.

Está el celebre caso de Stirling Moss uno de los mejores pilotos de su época, que nunca consiguió un Mundial.

Creemos que Max Verstappen tiene muchas posibilidades de que le suceda lo mismo que a Stirling Moss, que nunca alcance ese mundial del que tantas veces ha presumido ya.

Por una parte el coche en la Fórmula 1 actual es absolutamente fundamental, y solo en el caso de que Red Bull se convirtiera verdaderamente en el número uno, lo cual no parece fácil y menos aún si Honda abandona la competición cómo parece sucederá, podría Max ganar un mundial.

Existe, es otro de los rumores que circulan por el paddock, la alternativa de que le fichen para Mercedes en sustitución de Hamilton; sin embargo también Mercedes amenaza con abandonar la competición y en este caso concreto creemos que será verdad, y que el acuerdo alcanzado con McLaren para suministrarle motores es indicativo de las intenciones de los alemanes.

En tales circunstancias solo le quedarían a Verstappen Ferrari o un nuevo viejo equipo capaz de construir un coche más rápido que los demás. McLaren, por ejemplo, pero creemos que en McLaren Carlos Sainz va a ser el número uno del equipo durante muchísimo tiempo, y que el coma Carlos Sainz, sí que ganará un campeonato mundial. Y en Ferrari es evidente que a Leclerc no le van a dejar marchar y es un piloto capaz de ganar perfectamente a Max Verstappen con un coche igual.

Pero además de la excesiva importancia de la máquina para que un piloto se convierta en campeón del mundo en la actualidad, está también el hecho de que presumir de que algo se logrará, con mucha frecuencia implica acabar no consiguiéndolo. ¿A quién no le ha pasado que ya daba por hecho un empleo, una relación, una victoria en cualquier deporte y en el último momento, al relajarse y pensar que ya no tenía que luchar, lo ha perdido?

A todos nos ha pasado, incluso a Lewis Hamilton cuando pensó que Nico Rosberg no era rival para él. Ese relajarse le costó nada menos que un mundial.

Max Verstappen es un piloto excelente, pero creemos que su destino será como el de Stirling Moss, que en verdad y a pesar de que él da por hecho que lo logrará, tiene muchísimas posibilidades de no ser campeón mundial jamás.

La piel del oso, como dice el refrán, no se debe vender antes de haberlo logrado cazar.

Tigre tigre.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − cuatro =