La había conseguido, lo había conseguido sobre todo Adrián Newey, una vez más el hombre capaz de magia, de lograr lo que nadie más logra. No olvidemos qué Red Bull, los coches diseñados por Adrian Newey, son los únicos que han conseguido victorias en la era híbrida para nada más y nada menos que dos motores diferentes, a saber: el Renault y el Honda.

Y de nuevo Adrian Newey con su chico estrella, con su piloto superdotado: el magnífico, aunque levemente altivo y no siempre simpático Max Verstappen,  había conseguido hacerse con la pole position en el gran premio de México 2019 por delante de los dos Ferrari que en teoría eran bastante más rápidos.

Y en realidad ningún coche ha superado el tiempo de Max Verstappen conseguido limpiamente en el primer intento de la Q3. Pero sí había una razón de peso para quitarle la pole a Max.

En el segundo intento de la Q3 sucedió que el segundo Mercedes, el de Valtteri Bottas, se estrelló contra el muro, e inmediatamente salieron a pasear las banderas amarillas.

Y Max no las respetó. No respetó la amarilla y no levantó el pie del acelerador. Si Leclerc hubiese hecho lo mismo tal vez le habría quitado la pole a Max… como se la quitó horas después la FIA al holandés.

Sus fans cabreadísimos, su papá también. Y MV… echando espuma por la boca.

Paciencia: estrella.

Max sale desde el 4° puesto. Quizá pueda remontar y ganar como hizo el año pasado… y el antepasado también.

Aunque de una cosa estamos seguros: Charles Leclerc no se lo va a poner fácil.

Él también quiere saber lo que es ganar en el autódromo hermanos Rodríguez, en uno de los circuitos más míticos de la temporada, el del gran premio del maravilloso Mexico lindo y querido.

Tigre tigre.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. levantó el pie fue Vettel y no Leclercq, como se nota de qué pie cojea es tigre tigre

    El que levantó el pie fue Vettel y no Leclercq, como se nota de qué pie cojea es tigre tigre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 3 =