Imagen de Antena 3.

Me he llevado un buen rato buceando por la web de la Junta de Andalucía y su Consejería de Educación y Deporte y no he encontrado una sola alusión al escándalo de la actitud de Vox respecto de la actividad prevista para el 8M en el IES El Andévalo de la Puebla de Guzmán, en la provincia de Huelva. Tampoco he constatado ninguna sorpresa por el hecho de que un juzgado haya admitido una denuncia por aclarar si la actividad era discriminatoria para los alumnos del centro educativo; dirán que se ven obligados a admitirla, yo creo que no, y hacerlo delata, las tonterías no se admiten salvo que tenga el hecho de la admisión una intención espuria.

La duda es verdaderamente peligrosa. Pero hablemos de fútbol, la puesta en marcha del VAR ha destapado un error: haber desautorizado el papel del árbitro que incluye (deportivamente) la posibilidad de error; han abierto una puerta sin retorno, porque ya el ojo no vale y ponerse en manos de la precisión de la máquina, del tiempo controlado y la repetición acaban con el desarrollo humano del deporte.

En Educación llevamos aguantando con sospechosa sumisión el VAR desde hace décadas, en este caso desarrollado a través del control externo supuestamente objetivo que las administraciones exigen al profesorado, cada vez más regulado por la burocracia, la huella digital que congela nuestras decisiones como si pudieran juzgarse fuera de la “vida” de la clase (sacando de contexto la evaluación o el contenido mismo de las asignaturas), toda esa basura pseudopedagógica de las rúbricas (hechas sólo para justificar la incapacidad de sus diseñadores y las ignorancias de otros)… valoraciones que lejos de pivotar sobre la autoridad del enseñante obligadamente permanecen como una espada de Damocles flotando en el sistema informático esperando que alguien (el reino de terror) pudiere pedir explicaciones cuando pluguiérele mejor.

Cuando la propia Administración desconfía de su funcionariado se abre una brecha que rompe el papel notarial que éste debe ejercer en un Estado de Derecho. Que ese partido fascista recién entrado en el Parlamento Andaluz ejerza su locura y su demagogia criminal y feroz contra un grupo de docentes, incluso publicando al estilo más belicoso listas de nombres de “culpables” incumpliendo leyes y colocando en el disparadero a las servidoras públicas, puede ser esperable, son lo que son y no pueden disimular. Pero las preguntas que me hago son:

  1. ¿Cómo es posible que la Junta de Andalucía del PP-C’s no haya arrollado todavía con su maquinaria jurídica a estos incendiarios de la convivencia en paz y democrática?
  2. ¿Dónde están las convocatorias de paro “ipso facto” de los sindicatos para apoyar y mostrar solidaridad con las compañeras atacadas por esos personajes?

No me puedo creer que Moreno Bonilla esté comulgando con esta piedra de molino, o me lo empiezo a creer; Rivera ¿dónde te metes, liberal? No me puedo creer que la Comunidad Educativa, que los 100.000 funcionarios de la Enseñanza andaluza no esté piafando en sus mesas dispuestos a plantar cara a estos canallas… En los próximos días la enseñanza en España tiene que parar 24 horas con un 100% de seguimiento y unanimidad, porque no se trata de valorar la actividad sino de la coacción y la agresión a los docentes como cuerpo profesional.

Sí me puedo creer que el escaqueado que abunda por los institutos y que se limita a su temario por si acaso, tras este episodio: olerá más a cazcarria reseca, porque temo que tenemos lo que merecemos y ¿quién se expondrá a partir de ahora a aparecer en listas (las puñeteras listas que gustan tanto a éstos) por intentar enseñar algo? E itero, no entro en el fondo de la cuestión, porque debatir sobre ello sería dar un atisbo de razón a quienes sólo tienen el mesocolon para farfullar; “Quousque tandem abutere, matulae, patientia nostra?”.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorJunqueras sustituirá a Tardá en el Congreso
Artículo siguienteLas 27 mujeres periodistas presas en el mundo
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor funcionario de Enseñanza Secundaria, de Filosofía, hasta donde lo permitan los gobiernos actuales. Otras experiencias profesionales: -Director del Festival Internacional de Música Clásica Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). -Director de la Oficina y Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008 organizado por la Diputación Provincial de Huelva, las Consejerías de Cultura y Educación de la Junta de Andalucía, los Ministerios de Educación y Cultura del Gobierno de España y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales de España, entre 2005 y 2008. -Asesor musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). -Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Conferenciante recurrente en programas educativos del Centro Andaluz de las Letras de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Educación y de Cultura del Gobierno de España. Como escritor he colaborado con la prensa escrita, antes en Cuadernos de la Campiña, Huelva Información y los diarios provinciales del Grupo Joly, y ahora en la web semanalmente con Diario16.com y mensualmente en la revista en papel Diario16, publicando varios cientos de artículos. He contribuido con textos críticos y de creación esporádicamente con una multitud de revistas literarias. Junto al Catedrático Francisco Javier Blasco Pascual, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes (49 tomos) para la editorial Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ (junto al profesor Javier Blasco, 2013) -Obra y edición en JRJ. El Poema Vivo (2017) Además he preparado la edición, selección y prólogo de la antología del poeta granadino Premio Nacional de las Letras Antonio Carvajal: -Alzar la vida en vuelo (2014 y 2019) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -La Gloria del Mundo (2017) -Libro de los silencios (2018) [XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA 2019] -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) -Las criaturas (Reedición 2019) -El mar de octubre (2020) También he publicado cuentos en diversas revistas físicas y virtuales y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012), y en 70 menos uno. Antología emocional de poetas andaluces (2016), coordinada por Antonio Enrique, entre otras. El jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 me ha distinguido con su Premio para Libro de los silencios. En el blog literario de Fernando Valls se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en las webs del Grupo Joly, de Diario16 y www.quenosenada.blogspot.com

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre