En estos días de cólera y dolor debo reconocer que sobran comentarios y falta ayuda. El sentido de Estado no sólo sirve para pasearlo en las grandes alfombras y en los platós, sino también para demostrarlo cuando verdaderamente se necesita y se pide. Todos sabíamos que esta pandemia iba a ser dura, pero la diferencia que estiba entre un vencedor y un vencido es que el último por sobrevivir, nunca se da por vencido y muchos de los que fracasan ya han perdido el combate antes de empezarlo.

Estar todos a una. Y cuando proceda, si así se estima oportuno y si hubiere responsabilidades, se exigirán cuando todo haya terminado. Pero hasta en la lucha más sangrienta se tienen principios y valores. Y si no es así, es que nunca han combatido. Y si no es así, es que nunca han aprendido lo que es tener integridad y valores. Y digo esto, porque estoy seguro que en la próxima votación querremos a alguien que esté a nuestra altura moral y ética. Y si no es así, ya sabremos a quién no votar.

La situación sigue siendo complicada, pero no quita que tomemos conciencia que tenemos que prevenir lo que nos acecha a medio y largo plazo hacia el futuro. En un corto espacio de tiempo, las familias que han estado sobreviviendo antes de la crisis gracias a la economía sumergida, según los datos analizados por el economista Friederich Schneider, casi dos millones de personas, junto con los trabajadores que se han quedado desempleados y los autónomos que han suspendido o parado su actividad, nos darán un estrato social que queda en una situación de desamparo social muy preocupante en la cual no sabemos hasta cuándo van a poder resistir.  

Hablo de aquellos que antes de la crisis el único ahorro que tenían era la despensa. Hablo de aquellos que en estos momentos están aguantando lo poquito que han podido ahorrar o tenían ahorrado. Hablo de la necesidad de no precipitar una situación que ya en Italia empieza a aflorar y que nos es más que la ruptura social por la falta de productos de primera necesidad.

Aún tenemos la oportunidad de empezar a distribuir las necesidades básicas que ya en estos momentos están existiendo y que, más pronto que tarde, terminará por desbordar el sistema. Estamos a tiempo para contener una realidad que ahoga a miles de familias que viven al día, sin saber si un cielo incierto terminará por volcar y que ya no dará aplausos.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa FAPE y la APM proponen un sistema minoritario de periodistas para preguntar en Moncloa que muchos profesionales rechazan
Artículo siguienteSanidad estudia si permitir que los niños salgan de casa durante el confinamiento
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre