Más del 80% de las personas cuidadoras son mujeres, según confirma Cruz Roja.. Además, la mayoría de ellas son familiares de la persona dependiente (hijas o esposas).

«Cuidar se conjuga en femenino, singular y privado«. Así de clara se muestra Aurora González, responsable del Servicio Multicanal SerCuidadorA al referirse a la labor que llevan a cabo las personas cuidadoras no profesionales, labor que, muchas veces, queda invisibilizada porque se realiza fundamentalmente en el ámbito del domicilio privado y se trata de una actividad no remunerada.

«Otras características del perfil mayoritario de la persona cuidadora es que tiene una edad superior a los 50 años, comparte domicilio con la persona cuidada, afronta su labor a diario, carece de ocupación remunerada y comparte este rol de cuidadora con otros roles familiares y no recibe ayuda de otras personas», indica Aurora González.

Los principales problemas a los que se enfrentan las personas cuidadoras no profesionales son la falta de formación y el desconocimiento de recursos que les deja indefensos ante una situación muy complicada, la sobrecarga de tareas que produce agotamiento que afecta a la salud física (dolores musculares, de cabeza…) y mental (estrés, angustia, ansiedad, pensamientos negativos..), la ausencia de apoyo que les produce aislamiento y el abandono de su propia vida porque todo pasa a girar en torno a la persona dependiente a quien se cuida. «Pero estas dificultades se pueden abordar con formación, información, recursos de respiro, grupos de apoyo y reconocimiento de su figura y su labor», destaca González.  

Beneficios

Pese a la tópica imagen del cuidado como una ‘carga’, la labor del cuidado también reporta numerosos beneficios para las personas cuidadoras, como el hecho de sentirse útil, sentir que uno es querido, adquirir nuevas habilidades y conocimientos, o el hecho de poder estrechar la relación con las personas cuidadas. «Quien no cuida a quien tiene al lado, se está perdiendo algo», recalca la portavoz de Cruz Roja.

Cruz Roja dedica parte de su acción con personas mayores a cuidar a las personas cuidadoras. Para ello, desarrolla acciones específicas dirigidas a las personas que cuidan, mejorando sus capacidades para la gestión de esta tarea, reduciendo la intensidad o carga del cuidado, a través de acciones de respiro y fomentando el apoyo mutuo. En total, durante 2019, Cruz Roja atendió a más de 259.000 personas mayores, dependientes y cuidadoras desde diferentes programas, con la participación de 45.750 personas voluntarias.

Durante el periodo de confinamiento por la COVID-19, Cruz Roja ha seguido realizando una labor de apoyo y soporte emocional a las personas que cuidan de otras personas, a través del Multicanal SerCuidadorA, el proyecto de Atención a personas Cuidadoras y con el lanzamiento de iniciativas como #YoMeQuedoACuidarEnCasa y el concurso de relatos #LoMuchoQueNosHanDado.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorCodificación
Artículo siguienteCerradas aún las fronteras con Marruecos, Argelia y China
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre