Más de 80 migrantes –incluidos mujeres y niños– podrían haber muerto ahogados en aguas del Mediterráneo tras el naufragio de su embarcación en aguas territoriales de Túnez, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Personal de la OIM entrevistó el pasado jueves a cuatro hombres supervivientes del incidente que han explicado que partieron el lunes desde Zuara, en Libia.

Uno de los supervivientes, un marfileño de 29 años y originario de Costa de Marfil, falleció el jueves por la mañana en un hospital tunecino debido a una hipotermia. Los supervivientes han relatado que en la embarcación hinchable viajaban 86 personas, incluidas cuatro mujeres y dos niños.

Horas después de partir de Libia detectaron una vía de agua y quedaron todos en el agua tras escenas de confusión y movimientos frenéticos de los migrantes, explica la OIM, que cita el testimonio de los rescatados. Después de 40 horas en el agua fueron avistados por pescadores que alertaron a la Guardia Costera tunecina que los trasladó a la ciudad de Zarzis en estado de shock.

En la lancha viajaban malienses, marfileños, guineanos, un egipcio y un gambiano, según los supervivientes. En lo que va de año 426 personas han perdido la vida intentando cruzar el Mediterráneo central y 3.750 han sido apresados y puestos en régimen de detención arbitraria, denuncia la OIM.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorMás dimisiones en Ciudadanos
Artículo siguienteNegociación Odebrecht: un fracaso
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre