El juzgado do de lo Penal número 1 de Ciudad Real ha impuesto al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) el pago de una indemnización de 5,5 millones de euros, que tendrá que abonar a la familia de una niña que quedó tetrapléjica por una serie de negligencias médicas en su parto, el 14 de octubre de 2012, en el Hospital Gutiérrez Ortega de Valdepeñas. Se trata de la mayor indemnización por mala praxis médica impuesta en España, según ha informado la Asociación el Defensor del Paciente.

La condena penal por “lesiones por imprudencia” al ginecólogo y la matrona ha resultado de conformidad, pero no la indemnización (2,5 millones, más los intereses), que es recurrible. La cantidad de 5,5 millones de euros es el resultado de sumar tres millones de euros, en concepto de intereses (han pasado más de siete años desde el parto) a los 2,5 millones de la indemnización. Además, la sentencia contempla una pensión anual de 25.500 euros para los padres.

La asociación El Defensor del Paciente ha dado a conocer este miércoles la sentencia, que ha establecido “la mayor indemnización de la historia de las negligencias médicas en España por una serie de errores médicos”, ha indicado el letrado que ha llevado el caso, Francisco Javier Fernández-Bravo.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorCiudadanos toma distancia de la censura parental para privilegiar la educación concertada religiosa
Artículo siguienteDesaparece el Delta del Ebro
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre