jueves, 9febrero, 2023
10.3 C
Seville

Más de 20 bancos participan en una operación de 4.000 millones denunciada como «blanqueo verde»

Desde el día 4 de enero de 2022, veintidós de las principales entidades financieras del mundo, incluidos BNP Paribas, USB y HSBC, están vendiendo a los inversores un bono de 4.000 millones de dólares que la Autoridad Aeroportuaria de Hong Kong está intentando recaudar para financiar una tercera pista de aterrizaje en el aeropuerto internacional de la ciudad

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

El Aeropuerto Internacional de Hong Kong va a ser ampliado. Para ello, la Autoridad Aeroportuaria de la ciudad china ha emitido un bono de 4.000 millones de dólares que están vendiendo 22 de las principales entidades financieras del mundo. Hasta aquí, todo sería normal, salvo si se tiene en cuenta que uno de los tramos propuestos será un bono verde a 5 años.

Este sesgo «sostenible» choca claramente con el hecho de que el proyecto plantea serios riesgos relacionados con el clima y la biodiversidad, especialmente para el delfín blanco chino, una especie que está gravemente amenazada. Diferentes asociaciones de lucha por unas finanzas sostenibles, como Reclaim Finance, han denunciado la participación de los bancos y pedido a los inversores que no participen en el acuerdo para evitar el lavado de cara y los riesgos de reputación.

El proyecto de tres pistas es parte de los planes de expansión del Aeropuerto Internacional de Hong Kong (HKIA) que comenzó en 2016 y debería completarse por completo en 2024. Según señala Airport Tracker, el aeropuerto emite anualmente hasta tres plantas de carbón combinadas. Peor aún, la expansión prevista por sí sola equivale a construir un nuevo aeropuerto junto al existente.

Además de su impacto climático, el proyecto amenaza a los últimos delfines blancos chinos que quedan en las aguas de Hong Kong. También llamados delfines rosados, la especie está amenazada de extinción y está incluida en el Anexo 1, el nivel de protección más alto, de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITIES). Es una de varias especies marinas que verán destruido su hábitat, junto con la contaminación del agua, el ruido y el aire causada por el proyecto.

Lucie Pinson, directora de Reclaim Finance, ha sido contundente a este respecto cuando ha afirmado que «la emisión de un bono verde para un proyecto tan devastador podría haber sido aprobada para el despegue, pero la biodiversidad y los riesgos climáticos asociados con el proyecto hablan por sí mismos: etiquetar este proyecto como verde es puro blanqueo verde de altos vuelos. Los inversores sinceros deben mantenerse alejados de este vínculo, si sus compromisos climáticos significan algo».

La banca y su blanqueo verde

Más allá de la cuestión de clasificar parte del proyecto como verde, la participación de 11 bancos que son miembros de la Net-Zero Banking Alliance genera dudas sobre la credibilidad de sus compromisos climáticos y sobre cómo pretenden cumplir un objetivo neto cero mientras apoyan al aire. crecimiento del tráfico. Estos bancos son ANZ, Bank of America, BNP Paribas, Citibank, Credit Suisse, HSBC, JP Morgan Chase, Mizuho, ​​Morgan Stanley, Standard Chartered y UBS.

«Cuando bancos como BNP Paribas, HSBC y UBS pasan por el espejo para pintar un aeropuerto de verde, la credibilidad básica de sus promesas climáticas se pone en duda. Las instituciones financieras deben comprometerse públicamente a no participar en ningún proyecto que apoye el crecimiento del tráfico aéreo», añade Pinson.

El crecimiento del tráfico aéreo provocó un incremento del 42% de las emisiones de CO2 entre 2005 y 2019, incluso considerando las continuas mejoras en la eficiencia del combustible de las aeronaves. Un estudio del Proyecto Shift que analizó dos escenarios de descarbonización del sector de la aviación a través de la tecnología muestra que el sector no podría alinearse de manera realista con una trayectoria de calentamiento global de 2 grados sin reducir el crecimiento del tráfico.

La Autoridad Aeroportuaria de Hong Kong no es la primera empresa en emitir un bono verde para financiar la expansión de su infraestructura. Según un informe de Reclaim Finance, al menos otras cinco compañías aeroportuarias lo han hecho como, por ejemplo, una emisión de bonos verdes por parte del Fideicomiso del Aeropuerto de la Ciudad de México en 2016.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído