Más de 10.000 españoles que trabajan en Gibraltar, y pasan cada día la verja desde nuestro, están pendientes de las exigencias del Gobierno de coalición, a través de Asuntos Exteriores, para saber cómo queda su situación ante el vacío en el que quedan con el acuerdo del Brexit para la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Otros 5.000 gibraltareños, además, pasan la frontera a España cada día.

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, garantizó ayer que España está dispuesta a “levantar La Verja” para la libre circulación de personas con Gibraltar. Esta sería la solución para los trabajadores españoles en el peñón. Pero la ministra deja claro también que, si no hay acuerdo, Gibraltar será “el único lugar donde se aplique un Brexit duro”.

El Peñón ha quedado excluido del pacto al que Bruselas y Londres llegaron el pasado día 24 para regular las relaciones que, a partir del 1 de enero, mantendrá la UE con Gran Bretaña.

Plan español

Así las cosas, España prepara un plan de emergencia por si no hubiera acuerdo dentro del Brexit.

Fuentes del ministerio de Asuntos Exteriores confirman que  el impacto económico de Gibraltar en la comarca gaditana que hace frontera con el peñón, en la que viven unas 300.000 personas, es de más de 700 millones de euros anuales.

El Consejo de Ministros, el último del año que se celebra en este momento, tomará hoy una decisión al respecto.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorConfinamiento, palabra del año 2020
Artículo siguienteLa barretina: símbolo de libertad
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre