Parece que el Gobierno, dirigido desde Moncloa, y el PP están más cerca de lo que han estado nunca desde que Pedro Sánchez es presidente, de llegar a un acuerdo para renovar los órganos constitucionales.

Ayer por la tarde, informaba Moncloa de la llamada de Pedro Sánchez al líder de la oposición, Pablo Casado, para desbloquear la situación del Consejo General del Poder Judicial, el nombramiento del nuevo equipo para presidir RTVE o para cambiar al Defensor del Pueblo.

Aunque tanto Moncloa como el PP confirmaban ayer mismo que la conversación tuvo lugar en un ambiente cordial, lo cierto es que parece que, tras el barapalo que sufre el PP tras su desplome en Cataluña a favor de Vox, y los avances judiciales por la financiación ilegal de las obras de la sede de Génova, han llevado a Pablo Casado a favorecer la renovación de estos órganos, justo 24 horas después de anunciar que su partido abandonará la mítica y poderosa sede que hoy se ha convertido en un impedimento para avanzar.

Así las cosas, parece que la debilidad del PP actual favorece este nuevo intento de Sánchez por renovar los órganos constitucionales.

En cualquier caso, fuentes del PP insistían ayer en que una condición para avanzar en estos acuerdos pasa por dejar fuera a Unidas Podemos en la decisión. Falta la reacción de la coalición con Pablo Iglesias al frente.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre