sábado, 29enero, 2022
11.6 C
Seville

Martínez Almeida, el siniestro depredador de las cotorras

Polémica en Madrid por la decisión del alcalde del PP de acabar a tiro limpio con la superpoblación de estos pájaros

- Publicidad -

análisis

¿Sueña Casado con ovejas eléctricas?

Pablo Casado lo ha vuelto a hacer. Ha cogido la maleta, ha subido a un coche y se ha plantado en una granja perdida...

El Repaso del 28 de enero: análisis breve de las principales noticias de actualidad

Como cada día en El Repaso analizamos las principales noticias de actualidad. Ver esta publicación en Instagram Una publicación compartida de Bea Talegon...

Un minuto con el reverendo Jesse Jackson

A sus 81 años el lugarteniente de Martin Luther King aún sigue en la briega por reivindicar los derechos de la negritud. La respuesta no...

El PSOE de Pedro Sánchez es culpable y cómplice de la humillación y el maltrato a Carmen Calvo

La trayectoria de Pedro Sánchez está marcada por actos autoritarios a través de los que intenta imponer su liderazgo a través del miedo, la...
- Publicidad -
- Publicidad-

El alcalde de Madrid, Martínez-Almeida, ha declarado la guerra sin cuartel a las simpáticas cotorras. El Ayuntamiento cree que estas pequeñas y coloridas aves provocan “un efecto muy negativo sobre la diversidad” y no se le ha ocurrido nada mejor que acabar con los pajaritos a perdigonazo limpio. Mucho cuidado a partir de ahora con los apacibles y recoletos jardines de Madrid, porque en cualquier momento sale un cazador con carabina de detrás de un seto y convierte un parque lleno de niños en un Puerto Hurraco de las aves o en una violenta batida que ni La caza de Carlos Saura.

En España las cosas siempre se han arreglado así, a tiro limpio, y ahora que llega la extrema derecha con su violenta propuesta para liberalizar el mercado de armas mucho más. Seguramente había otras posibles soluciones menos sangrientas y macabras para encarar el problema de la superpoblación de cotorras. Pero eso sería tanto como hacer las cosas por la vía civilizada, a la manera europea, y esa forma de entender la política no casa con nuestra derechona asilvestrada, taurina y trabucaire. Si no respetan la vida de un toro, un animal inteligente, noble y hermoso, cómo van a perdonarle la vida a una inofensiva cotorrilla que no vale nada. Balazo al canto y pardal que vuela a la cazuela. O como ha dicho el propio alcalde: “Si soy un salvaje por proteger a los madrileños, seré un salvaje”. Hace falta ser bruto.   

En realidad, no debemos extrañarnos de la indiferencia que este hombre muestra hacia los animales. Estamos hablando de un político que llegó al poder municipal diciendo que prefería salvar la catedral de Notre Dame antes que el Amazonas (gran reserva biológica del planeta) y denunciando que el plan Madrid Central de Manuela Carmena para reducir la contaminación le parecía cosa de comunistas y ecologetas trasnochados. ¿Qué se podía esperar de alguien así? ¿Qué podíamos esperar de un alcalde sin la más mínima sensibilidad por la naturaleza? Pues esto mismo, que la emprendiera a tiros con un pájaro encantador que además dice las verdades del barquero.

La dura batida de Martínez-Almeida

Cualquiera que haya tenido una cotorra o un periquito alguna vez se habrá sorprendido con la inteligencia y la simpatía de estas chismosas del aire capaces de imitar los sonidos del habla humana. Quizás sea eso lo que preocupa a Martínez Almeida, que a las cotorras les dé por hablar, que le den al pico y a la mui, que ellas que lo ven todo desde arriba larguen lo que está pasando fuera de cámara en el PP de Madrid. Si una de estas emplumadas exóticas pía, hay un terremoto político en las derechas españolas. Si una cotorra le va a Ayuso con el cante de algo que, cinco minutos antes, ha dicho el alcalde sobre ella, se rompe en dos el partido. Imaginemos la que se puede formar si la presidenta madrileña extiende la mano en el balcón de su castillo en Puerta del Sol y una cotorra se posa suavemente en su dedo índice para replicar lo que va diciendo de ella su máximo rival político. “Ayuso traidora, Ayuso traidora”. Arde Génova.

Está claro que en Madrid había demasiados testigos alados, demasiadas cotillas verdosas poniendo el oído por ahí (y ahora no nos estamos refiriendo a Rocío Monasterio). Había que liquidar a las pobres cotorras, trovadoras del aire que no hacen otra cosa que contar lo que escuchan, parlar alegremente y decirle a los humanos la verdad pura y dura, descarnada, sin excusas ni retóricas políticas. La cotorra, una mascota a la que han colgado el cartel de invasora sin tener la culpa de nada (fue la estupidez y el capricho del hombre la que la desplazó de su hábitat), no es más que el símbolo perfecto de la desquiciada globalización y de una época decadente dominada por el depredador sapiens, dueño y señor de la Tierra que está acabando con los animales bien de calor, por el calentamiento climático, o a sangriento escopetazo.

Decía Dostoievski: “Sed alegres como los niños, como los pájaros del cielo”. Definitivamente, tras esta lluvia de pájaros abatidos, Madrid es hoy una ciudad más triste, más sórdida, más fea. La ciudad de los pájaros muertos. Decir que Almeida es el Hitler de las cotorras sería excesivo y no estamos para hipérboles literarias, que luego nos critican los analistas sesudos de la izquierda. Pero la noticia de la masacre es tan horrible que ya traspasa fronteras. Los ecos de las escopetas y las matanzas del alcalde matarife llegarán al mundo civilizado y sensible con los derechos de los animales, a París, a Berlín, a Londres y Nueva York. Las redes sociales del influyente lobby animalista iniciarán una campaña contra el Auschwitz madrileño de la cotorra. E Instagram se llenará de fotografías de avecillas despanzurradas, patas arriba, fritas y acribilladas a balazos. Una barbarie, una salvajada, un genocidio cotorril. El mundo se espeluznará ante esos salvajes españoles que convierten sus ciudades en cotos de caza franquistas y hasta Brigitte Bardot, gran madrina de los animales, y la indomable Greta Thunberg tomarán cartas en el asunto.

“Mira los cadáveres, les están pegando tiros”, grita una vecina horrorizada mientras persigue a los cazadores que se tapan la cara huyendo tras el cotorricidio. El alcalde aún no sabe dónde se ha metido. Ya lo pintan como un siniestro taxidermista, el Norman Bates de las cotorras. Por Hitchcock sabemos cómo los pájaros se revuelven contra el hombre arrogante que no respeta las leyes de la vida. Martínez-Almeida no debería gestionar este asunto a la ligera o puede convertirse en el cazador cazado. ¿La habrá tomado con la cotorra porque le recuerda a Ayuso?

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

7 Comentarios

  1. Coincido en que el disparo no sea la mejor forma de hacerlo, por varios motivos.
    Pero algo hay que hacer con esta especie invasora que esta desplazando, y haciendo desaparecer, a las aves autóctonas allá donde se instala.
    Cuanto hace que no ven gorriones o golondrinas allá donde existen cotorras?

  2. En su campaña estará una simple docena de ellas, y ésto sólo se puede interpretar como aviso a estos seres, voladoras de muy corto recorrido.
    Es verdad lo de los niñatos; cómo se puede cambiar a Carmena por este lirio en flor…? Pués siendo madrileños y del PP, no hay una peor carta de presentación.
    Que niño de buxatos de plumón branco, meus. Sen criar e xogando a cazar.

  3. Considerando que es una especie foránea (invasora) que está desplazando (¿destruyendo?) a las locales, ¿ qué se puede hacer para acabar con ella? Pero algo efectivo, no la chorrada esa de esterilizar a los machos (o a las hembras) que creo inviable a largo plazo.

  4. Si son una plaga y un peligro por ser transmisoras de enfermedades, su exterminio es lo adecuado; todo lo demás son pendejadas.

  5. Y es que el resto de las comunidades se quejan porque los madrileños lo quieren todo para ellos, aprovechad y repartir las cotorras por toda España y así «matáis dos pájaros de un tiro», je, je, frase muy adecuada para el tema.

  6. Tengo cotorras anidadas en dos árboles de mi comunidad ( por lo menos 50 ) echaron a las urracas , les usurparon el nido y ya no se ven gorriones .
    Es insoportable el ruido q hacen y no nos dan solución , luego los árboles q habitan como
    Son pinos están protegidos y no se pueden cortar . En el ayuntamiento de Getafe no nos dan solución , pero nos indicaron q son invasoras y no protegidas ……que quedaba de nuestra cuenta ….:: así que no me
    Parece tan descabellada la
    Idea .

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

La política y el Gobierno como ciencia: lo que los estudiantes aprenden

La política es un campo de estudio complejo, que el ser humano no termina de dominar completamente, sin embargo, lleva siendo parte de nuestra...

La compra de muebles de descanso aumenta a consecuencia de la pandemia

La venta de mobiliario relacionado con el descanso se ha disparado en España y las empresas punteras así lo constatan. A causa del confinamiento provocado...

China pide calma a EE.UU. sobre Ucrania

El ministro de Relaciones Exteriores de China, fue claro advirtiendo a Washington que no  está haciendo nada para  "Desescalar la crisis en Ucrania". El ministro...

Unidas Podemos propone una reforma fiscal integral con impuestos a las eléctricas y a las grandes fortunas

Unidas Podemos ha registrado este viernes una proposición no de ley que plantea, entre otras medidas, sustituir el impuesto sobre el patrimonio por un...
- Publicidad -

lo + leído

Abierta investigación criminal por las vacunaciones contra la Covid en Inglaterra: la policía busca testimonios de afectados

Los datos que se están reportando de posibles efectos adversos y fallecidos que podrían tener como causa la inoculación de las inyecciones contra la...

Covid-19

Este artículo contiene fundamentalmente Información Oficial sobre la Pandemia, extraída de documentos de organismos reconocidos: La UE, FDA, Ministerio de Sanidad Español, NHS, EMA,...

«Lo dice la Ciencia…»

Entre remedios, restricciones y variantes estamos asistiendo a un fenómeno que en algunos genera cierta perplejidad: una entidad con nombre propio y llamada Ciencia...

Las inyecciones de ARN no vacunan

Este artículo se hace con la intención de poner un poco de luz al relato único de las farmas, es un esfuerzo de recopilación...

La salud arrebatada

Es imposible analizar adecuadamente los problemas de salud y sus implicaciones médicas sin conocer los mecanismos de control de la industria farmacéutica y cómo...
- Publicidad -

lo + leído

La política y el Gobierno como ciencia: lo que los estudiantes aprenden

La política es un campo de estudio complejo, que el ser humano no termina de dominar completamente, sin embargo, lleva siendo parte de nuestra...

La compra de muebles de descanso aumenta a consecuencia de la pandemia

La venta de mobiliario relacionado con el descanso se ha disparado en España y las empresas punteras así lo constatan. A causa del confinamiento provocado...

China pide calma a EE.UU. sobre Ucrania

El ministro de Relaciones Exteriores de China, fue claro advirtiendo a Washington que no  está haciendo nada para  "Desescalar la crisis en Ucrania". El ministro...

Unidas Podemos propone una reforma fiscal integral con impuestos a las eléctricas y a las grandes fortunas

Unidas Podemos ha registrado este viernes una proposición no de ley que plantea, entre otras medidas, sustituir el impuesto sobre el patrimonio por un...