La guerra abierta está ya servida en la campaña electoral para las elecciones del 14 de febrero. Como anunció hace unos días Gabriel Rufián (ERC), se esperaba juego sucio. Sin embargo, nadie podía sospechar que podríamos llegar a ver algunas de las cosas que están sucediendo.

Durante el primer mitin que Oriol Junqueras dio al salir de prisión, ya en tercer grado, hizo referencia a la corrupción de otros partidos políticos, señalando que ERC no pactaría con ellos. Unas afirmaciones que generaron ya una tensión entre los distintos partidos, puesto que se abrió el debate al considerar que poner sobre la mesa acusaciones judiciales sobre corrupción podrían ser también utilizadas en contra de ERC, cuyo líder se encuentra en prisión por, entre otros delitos, malversación de fondos públicos.

Fuentes independentistas consideran que intentar batallar utilizando este tipo de cuestiones «es un error, puesto que supone hacerle el juego a quienes precisamente, lo que quisieron siempre fue vernos divididos».

Precisamente en estas circunstancias Laura Borrás dio una entrevista para El País, grabada en video. La entrevista puede verse aquí. En ella, Borrás afirma que no pactará con ninguno de los partidos que apoyaron la aplicación del artículo 155 en Cataluña. «No pactaré ni aceptaré sus votos».

En una parte de la entrevista, cuando se hace referencia a las personas acusadas de corrupción (a ella como candidata), Borrás explica que los últimos presidentes de la Generalitat han sido inhabilitados y hay un vicepresidente en prisión condenado por corrupción. Lo que Borrás explica inmediatamente a continuación es que las euroórdenes (contra Puigdemont y los demás exiliados catalanes) también se sustentaban en acusaciones de corrupción, y explica que el «law fare» es precisamente esto: dotar de un carácter jurídico a una persecución política.

Sin embargo, Marta Rovira se quedó justo con una parte de la entrevista. El fragmento perfectamente cortado tras hacer referencia al vicepresidente que está en prisión condenado por corrupción. Un video editado que, de esta manera, no permite comprender todo lo que Borrás explica en su respuesta, donde iguala los diferentes casos de acusaciones y condenas en base al «law fare». Y Rovira exige mediante un tuit a Borrás que rectifique, que la condena a Oriol Junqueras es por el 1 de octubre y que no hay corrupción en ningún caso. Una interpretación lógica si no ha visto la respuesta completa, que es lo que cabría interpretar.

Por eso en las redes sociales se han desatado las respuestas exigiendo ahora la rectificación a Marta Rovira, que por el momento no se ha disculpado ni ha rectificado su acusación contra Borrás.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre