Marruecos está violando los derechos humanos, en especial, los que atienden a la libertad de expresión, los derechos de las mujeres y las personas LGTB, así como de las personas migrantes y refugiadas.

El reino alauita continúa con su hostigamiento a periodistas, artistas y activistas por el mero hecho de expresar libremente su opinión o ejercer su trabajo de manera pacífica. Durante 2019, según recoge Amnistía Internacional, se condenó a cinco penas de prisión por “insultar” a funcionarios públicos. Asimismo, las autoridades marroquíes también interfirieron en los derechos a la libertad de asociación y reunión evitando que grupos críticos con el reino pudiesen confluir en manifestación con el uso de “una fuerza innecesaria o excesiva” para dispersar las concentraciones ciudadanas pacíficas en Marruecos o Sahara Occidental. Además, se confirmaron condenas a 43 personas de hasta 20 años de cárcel relativas a protestas de justicia social en 2017 en la región norte del Rif, en un juicio que la organización califica de “manifiestamente injusto”.

Especial atención a la situación de las mujeres en Marruecos, pues se enfrentan a una discriminación y violencia sexual, a pesar de haberse aprobado una ley para la prevención de la violencia contra las mujeres en 2018. En este sentido, Amnistía advierte de que estos mecanismos continúan siendo débiles para su implementación. Según una encuesta nacional sobre la prevalencia de la violencia contra las mujeres con fecha de enero a marzo de 2019, revelaba que más de la mitad de las mujeres marroquíes habían sufrido violencia, pero solo el 6,6% de las supervivientes había denunciado a las autoridades “por falta de confianza en la capacidad de las mismas para llevar a cabo una investigación adecuada y llevar ante la justicia a los responsables”, advierte Amnistía.

El aborto no se contempla y está penalizado en todas las circunstancias salvo que la salud de la embarazada corra peligro, siempre y cuando el marido acepte dicho procedimiento, vulnerando de este modo la autonomía de la mujer en la toma de decisiones. De igual forma, tanto las mujeres que optan por esta decisión así como cualquier profesional de la salud involucrado en el proceso pueden ser encarcelados y sancionados, informan desde la organización.

El colectivo LGTBI corre la misma pena y la policía marroquí persigue a personas por su orientación sexual o identidad de género. Estas personas sufren además de los ataques homofóbicos y transfóbicos sin poder recurrir a la justicia debido al riesgo de arresto bajo el art. 489 del Código Pena, asegura Amnistía. Por si fuera poco, la organización alerta de que  “las relaciones sexuales consensuales entre personas adultas del mismo sexo son un delito unible con hasta tres años de presión en virtud de este artículo”.

En materia de derechos de las personas refugiadas y migrantes la situación no dista mucho de las anteriormente citadas. Amnistía Internacional apunta que la cooperación entre España y Marruecos respecto al control fronterizo y migratorio y la expulsión ilegal de migrantes  de terceros países desde Ceuta y Melilla a Marruecos “plantean serias preocupaciones a raíz de reiteradas denuncias de violaciones de derechos humanos por parte de las autoridades marroquíes contra migrantes, solicitantes de asilo y refugiados”.

Así, cuando se intensificó la colaboración entre España y Marruecos desde 2005, la organización argumenta que “no ha cesado de documentara casos graves de violaciones de derechos humanos cometidos en la frontera, que no han sido investigados adecuadamente”.  No obstante, Amnistía celebra la retirada de las concertinas en las vallas de Ceuta y Melilla, adoptada por el Ministro de Interior, aunque considera que “también habría que eliminar la que está en el lado marroquí por presentar la misma peligrosidad”.

La vulneración de los derechos humanos a escala mundial

Los derechos humanos no solo peligran en territorio marroquí. Existen otros ejemplos de vulneraciones a estos derechos y libertades en algunos países del mundo, donde la situación se presenta de extrema gravedad para la sociedad civil.

Casos como el de Japón, donde la vulneración de los derechos humanos es una realidad enmascarada con la ejecución de personas en las prisiones niponas, arrebatando de esta manera el derecho a la vida. Situación similar la de su vecina China, donde la pena de muerte sigue azotando sobre el derecho a vivir, además de seguir ejerciendo una continuada represión contra activistas y defensores de los derechos humanos con detenciones, enjuiciamientos y condenas por cargos imprecisos con sus consiguientes torturas y malos tratos.

Arabia Saudí es otro de los ejemplos clarificadores de la violación de estos derechos, sobre todo en lo que respeta a las mujeres y sus libertades. El país saudita mantiene vigente la tutela masculina, por la cual la mujer queda relegada al hombre en la toma de decisiones y, al igual que en Marruecos, la homosexualidad o el feminismo se castigan con cárcel o flagelación, así como profesar el ateísmo puede llegar a la pena de muerte.

Para finalizar, no podemos dejar atrás la represión ejercida por Israel sobre el pueblo palestino, que vulnera diariamente las resoluciones de la ONU con total impunidad con bombardeos, demoliciones ilegales de escuelas y hogares, o con la explotación de los recursos naturales palestinos, siempre apoyados por las diferentes administraciones estadounidenses.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. La distancia entre Marruecos y Algeciras es de 664kms? Creo que os habéis equivocado de país (el estrecho de Gibraltar mide como mínimo 15km y no 664kms)

  2. Amnistía Internacional: Igual que ha hecho el gobierno borbònico con la República Catalana. Igual que hace Marruecos con la República Democrática Saharaui. ¿Que creen ustedes que está pasando con los juicios contra personas inocentes políticas? ¿Por que creen ustedes que hay exiliados? ¿Por que creer ustedes que los jueces prevarican sin control o, controlados por alguna»mano negra»? Los «reinos» del borbón y del marrano no son tan diferentes. Allí y aquí, sus ejércitos son un peligro para la justicia, la democracia y para el Pueblo.

  3. Que se violan los derechos humanos en Marruecos?
    Pues nada, a invadirles como con Libia, Siria, Irak y otros paises cuyo Estado funcionaba y ahora son fuentes de refugiados.
    Buscad a otro Bernard Henri Levy para justificar la intervención «humanitaria» de la OTAN.
    Y luego que?
    Acogeremos con los brazos abiertos a los millones de refugiados huyendo de la destrucción y las matanzas?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + 15 =