El PP acusa, sin disimulos, el golpe de Vox en Murcia y ya Javier Maroto advertía esta mañana en RNE que “tendrá los días contados, porque sus votantes no quieren gobiernos de izquierda”.

Y es que Maroto considera que si la posición de Vox es levantarse de la mesa si no obtiene cargos en los gobiernos, es algo que se tiene que contar, aunque subraya que el PP está dispuesto –al igual que hizo en Andalucía- a hablar de empleo, protección de las familias o sobre mejoras sanitarias.

Los populares están muy molestos con Vox porque los cuatro diputados de la ultraderecha votaron en contra, en la primera vuelta, del candidato popular. Para votar a favor en la segunda y definitiva votación, exigen que Ciudadanos se siente en la mesa a negociar.

Maroto recalca que el PP no desea nuevas elecciones generales “aunque nos venga bien electoralmente”, y constata que muchos votantes han comprendido que la división del voto de centro derecha “hace que gane el PSOE”.

Lo que quiere Sánchez

Afirma que Sánchez quiere un gobierno con Podemos y ERC “y lo practica”, y pone como ejemplo que el PSOE votara junto a los independentistas en Badalona para que no gobernara el PP o el acuerdo de la Mesa del Parlamento navarro. “Si desea un gobierno con Podemos y ERC tendrá que poder explicarlo y llevarlo a cabo”, enfatiza.

Explica que pedir la abstención a la oposición para la investidura es hacerlo también para otras votaciones como los PGE y prácticamente un “gobierno de coalición entre gobierno y oposición”, y reitera que el PP no quiere formar parte del Gobierno de Sánchez, que no admite una sola de sus peticiones.

Artículo anteriorLos vientos en contra de la banca española
Artículo siguiente“Feliz Verano y, si sueñas, Loterías”
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre