domingo, 20junio, 2021
22.3 C
Seville

Maribel Verdú: todo un ejemplo de cómo luchar contra el acoso sexual

La actriz da una lección de valentía en el programa de viajes de Calleja

- Publicidad -

análisis

21/06/21: ¿Puede salvar Sánchez al poder judicial ante Europa?

Teniendo en cuenta lo que desde Estrasburgo se anuncia para el lunes, era normal que Pedro Sánchez intentara tapar una muy mala noticia para...

Fin de la mascarilla: ¿decisión política o sanitaria?

A partir del próximo 26 de junio los españoles podremos caminar por la calle sin mascarilla. La decisión ha sido acogida con júbilo por...

Vox veta la comisión de investigación sobre los miles de muertos en las residencias de mayores durante la pandemia

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, ha avanzado este sábado que su formación no va a apoyar la Comisión...

Teorías de la conspiración: de la locura al genocidio

Con este libro, Alejandro M. Gallo demuestra que no es solamente un autor de novela negra, sino un pensador con un amplio conocimiento de...
- Publicidad-

“Soy muy feminista, no entiendo a las mujeres que no lo son. Es como ser monárquico y no creer en el rey”, le dice Maribel Verdú a Calleja en su programa de famosos viajeros. Es la declaración sincera de una de nuestras mejores actrices de los últimos años en un momento especialmente sensible, cuando la extrema derecha arrecia en su ofensiva machista y niega el dolor de las mujeres acosadas, abusadas y maltratadas. Pero Maribel, la Verdú, nuestra Verdú, una de las grandes divas de rompe y rasga del cine patrio, no se arredra ante los talibanes que quieren recortar las ayudas contra la violencia de género y que sueñan con implantar el himno nacional en las escuelas algún día. Habla claro y no se esconde.

La protagonista de Amantes (la película que la consagró como gran estrella) no se anda con medias tintas o evasivas, como otras damas mucho más frívolas del Séptimo Arte, cuando se somete a una entrevista. Se moja, toma partido, es valiente y cuenta las cosas con una madurez y una entereza poco usual en el mundillo superficial en el que suele moverse. Tampoco rehúye hablar de sus experiencias traumáticas con los depredadores sexuales de la industria cinematográfica (estos nunca se extinguen como el pobre lobo ibérico y cada día abundan más).

“Tú eres un mito para muchas personas… ¿No sufriste acoso?”, le pregunta Jesús Calleja a la actriz. “Sí, y no conozco a ninguna mujer a la que no le haya pasado, que no haya tenido que soportar barbaridades. Que se te coloque un señor con el paquete detrás y saber que lo está haciendo adrede da mucho asco”, reconoce con una entereza que asusta. Estremece escuchar a una actriz veterana como Maribel Verdú hablando del mal trago por el que tuvo que pasar cuando “estaba empezando”, es decir, cuando era todavía una niña y su madre (cuántos dramas humanos han ahorrado las madres) la acompañaba en sus rodajes por medio mundo.

Ahora que hemos sabido que la Verdú tuvo la bravura y los ovarios de llevar a su agresor a los tribunales (aunque en aquellos años ni la prensa ni la opinión pública ponían el foco en estos temas) es un buen momento para reflexionar sobre lo que se cuece detrás de los escenarios, en la trastienda y entre bambalinas de nuestro cine. No todo lo que reluce en el mundo del artisteo es glamur, fama y dinero, a veces las luces de las candilejas se acaban convirtiendo en llamas de un infierno de silencios. Oír cómo una de las grandes tuvo que despedir de su camerino a hombres influyentes que entraban a por todas en la estancia para flirtear con ella y cómo los toreaba con un elegante “¿puede salir usted de aquí?” o un “¿puede repetirme esto delante de mis compañeros?”, la engrandecen para siempre. Es, sin duda, lo mejor del Me Too en España, un movimiento cívico que para Maribel fue “una liberación”, según cuenta en la entrevista.

Maribel Verdú y el miedo

Ese momento en el que la mujer se ve obligada a quitarse de encima al cerdo (ella confiesa que salía temblando del camerino cuando le ocurría algo así) tiene que ser horrible. Como tampoco debe ser agradable tener que cambiar de acera en la calle al pasar junto a un grupo de hombres sospechosos para evitar “escuchar gilipolleces y barbaridades”. Si esto le ocurre a una señora mediática y con posición qué no estará pasando con miles de mujeres en el anonimato de nuestras sórdidas oficinas.

En esta batalla no se trata de organizar shows mediáticos ni escandalosos culebrones

Pocas logran superar el trance del abuso (se convive con ello para siempre) y menos todavía consiguen verbalizarlo y hablar de ello. De ahí el mérito de Verdú. El testimonio de una de nuestras estrellazas de relumbrón, una intérprete que sin duda podría haber hecho carrera en Hollywood a la altura de las mejores, ayudará a que muchas sigan desenmascarando a sus agresores, a sus verdugos, fulanos con posibles que se creen con derecho a dominar a la mujer como si se tratara de una pieza de ganado para su consumo particular. Lo dice el doctor Rojas Marcos: “Este ansia irracional de dominio, de control y de poder sobre la otra persona es la fuerza principal que alimenta la violencia contra la mujer”.

Todo el carrerón de Maribel Verdú (más de ochenta películas), la aventura de su vida desde que siendo una jovencita la contrataron en el primer casting, las once nominaciones a los Premios Goya y los dos cabezones en su vitrina no es nada al lado de su valentía y su ejemplo de cómo se hacen las cosas en lo que se refiere a la lucha contra la violencia machista. En esta batalla no se trata de organizar shows mediáticos ni escandalosos culebrones por entregas en horario prime time de programas rosa, sino de denunciar y de contarlo todo con la mayor naturalidad posible, si es que algo tan horrible como un abuso sexual se puede gestionar con la templanza que demuestra la Verdú.  

Todo lo que dijo anoche en la entrevista nos dejó pegados al televisor con esa capacidad que tiene para que la cámara la quiera. Sus miedos (tenía pánico al buceo que ha terminado superando con las lecciones de Calleja en las aguas esmeraldas de Santo Tomé y Príncipe), su relación con su marido Pedro Larrañaga (”el amor de mi vida”), su decisión de no tener hijos, la cosificación femenina, el acoso personal y laboral y su humano miedo a envejecer que la bajan de los altares y la convierten en una mortal más son motivos más que suficientes para seguir admirándola. “No necesito nada para vivir, un techo y una buena compañía”, asegura. Verdú es una de las nuestras. Nos representa. Chapó hermana.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

La Izquierda, los impuestos, y el G7

Dicen las malas lenguas que la Izquierda, cuando gobierna, sube los impuestos y arruina a la ciudadanía; lenguas aún peores dicen que el dinero...

Una Marea Blanca multitudinaria recuerda a Ayuso que hay oposición en Madrid

Hay oposición en Madrid tras el 4 M, más allá de Mónica García, que en la pasada legislatura se quedó sola en su batalla...

21/06/21: ¿Puede salvar Sánchez al poder judicial ante Europa?

Teniendo en cuenta lo que desde Estrasburgo se anuncia para el lunes, era normal que Pedro Sánchez intentara tapar una muy mala noticia para...

“Yo espero de la filosofía que sea el ruido que causa estragos”

El autor acaba de publicar Necrocatalanomicón (Autsaider editorial, 2021), un libro en clave de sátira y también como declaración de amor a Cataluña. En...
- Publicidad -

lo + leído

La Izquierda, los impuestos, y el G7

Dicen las malas lenguas que la Izquierda, cuando gobierna, sube los impuestos y arruina a la ciudadanía; lenguas aún peores dicen que el dinero...

Una Marea Blanca multitudinaria recuerda a Ayuso que hay oposición en Madrid

Hay oposición en Madrid tras el 4 M, más allá de Mónica García, que en la pasada legislatura se quedó sola en su batalla...

21/06/21: ¿Puede salvar Sánchez al poder judicial ante Europa?

Teniendo en cuenta lo que desde Estrasburgo se anuncia para el lunes, era normal que Pedro Sánchez intentara tapar una muy mala noticia para...

“Yo espero de la filosofía que sea el ruido que causa estragos”

El autor acaba de publicar Necrocatalanomicón (Autsaider editorial, 2021), un libro en clave de sátira y también como declaración de amor a Cataluña. En...