lunes, 27junio, 2022
16.2 C
Seville

Maribel Verdú: todo un ejemplo de cómo luchar contra el acoso sexual

La actriz da una lección de valentía en el programa de viajes de Calleja

- Publicidad -

análisis

La Corte Penal Internacional corre serio riesgo de caer en la inoperancia por la pasividad de Estados Unidos

Estados Unidos debería reafirmar su apoyo a la justicia para las víctimas de graves crímenes internacionales en todo el mundo, señaló Human Rights Watch...

Pedro Sánchez tendrá que hacer público si tiene acciones en el Santander y otras empresas cotizadas

Lo mínimo que se espera de un presidente un gobierno democrático es la transparencia respecto a su patrimonio. Ahí se incluyen también los vehículos...

La izquierda alternativa andaluza después del 19J. Una lectura constructiva de los resultados

La izquierda alternativa andaluza debe separarse de los oportunistas y melodramáticos análisis que los partidos del sistema hacen de los resultados electorales. Tampoco debe...

Las grandes fortunas han aumentado su riqueza un 58% gracias al Covid-19

Desempleo, miedo, enfermedades mentales, confinamientos, bajadas salariales, pobreza sobrevenida, son algunas de las consecuencias que ha tenido la pandemia del Covid-19 para miles de...
- Publicidad -
- Publicidad-

“Soy muy feminista, no entiendo a las mujeres que no lo son. Es como ser monárquico y no creer en el rey”, le dice Maribel Verdú a Calleja en su programa de famosos viajeros. Es la declaración sincera de una de nuestras mejores actrices de los últimos años en un momento especialmente sensible, cuando la extrema derecha arrecia en su ofensiva machista y niega el dolor de las mujeres acosadas, abusadas y maltratadas. Pero Maribel, la Verdú, nuestra Verdú, una de las grandes divas de rompe y rasga del cine patrio, no se arredra ante los talibanes que quieren recortar las ayudas contra la violencia de género y que sueñan con implantar el himno nacional en las escuelas algún día. Habla claro y no se esconde.

La protagonista de Amantes (la película que la consagró como gran estrella) no se anda con medias tintas o evasivas, como otras damas mucho más frívolas del Séptimo Arte, cuando se somete a una entrevista. Se moja, toma partido, es valiente y cuenta las cosas con una madurez y una entereza poco usual en el mundillo superficial en el que suele moverse. Tampoco rehúye hablar de sus experiencias traumáticas con los depredadores sexuales de la industria cinematográfica (estos nunca se extinguen como el pobre lobo ibérico y cada día abundan más).

“Tú eres un mito para muchas personas… ¿No sufriste acoso?”, le pregunta Jesús Calleja a la actriz. “Sí, y no conozco a ninguna mujer a la que no le haya pasado, que no haya tenido que soportar barbaridades. Que se te coloque un señor con el paquete detrás y saber que lo está haciendo adrede da mucho asco”, reconoce con una entereza que asusta. Estremece escuchar a una actriz veterana como Maribel Verdú hablando del mal trago por el que tuvo que pasar cuando “estaba empezando”, es decir, cuando era todavía una niña y su madre (cuántos dramas humanos han ahorrado las madres) la acompañaba en sus rodajes por medio mundo.

Ahora que hemos sabido que la Verdú tuvo la bravura y los ovarios de llevar a su agresor a los tribunales (aunque en aquellos años ni la prensa ni la opinión pública ponían el foco en estos temas) es un buen momento para reflexionar sobre lo que se cuece detrás de los escenarios, en la trastienda y entre bambalinas de nuestro cine. No todo lo que reluce en el mundo del artisteo es glamur, fama y dinero, a veces las luces de las candilejas se acaban convirtiendo en llamas de un infierno de silencios. Oír cómo una de las grandes tuvo que despedir de su camerino a hombres influyentes que entraban a por todas en la estancia para flirtear con ella y cómo los toreaba con un elegante “¿puede salir usted de aquí?” o un “¿puede repetirme esto delante de mis compañeros?”, la engrandecen para siempre. Es, sin duda, lo mejor del Me Too en España, un movimiento cívico que para Maribel fue “una liberación”, según cuenta en la entrevista.

Maribel Verdú y el miedo

Ese momento en el que la mujer se ve obligada a quitarse de encima al cerdo (ella confiesa que salía temblando del camerino cuando le ocurría algo así) tiene que ser horrible. Como tampoco debe ser agradable tener que cambiar de acera en la calle al pasar junto a un grupo de hombres sospechosos para evitar “escuchar gilipolleces y barbaridades”. Si esto le ocurre a una señora mediática y con posición qué no estará pasando con miles de mujeres en el anonimato de nuestras sórdidas oficinas.

En esta batalla no se trata de organizar shows mediáticos ni escandalosos culebrones

Pocas logran superar el trance del abuso (se convive con ello para siempre) y menos todavía consiguen verbalizarlo y hablar de ello. De ahí el mérito de Verdú. El testimonio de una de nuestras estrellazas de relumbrón, una intérprete que sin duda podría haber hecho carrera en Hollywood a la altura de las mejores, ayudará a que muchas sigan desenmascarando a sus agresores, a sus verdugos, fulanos con posibles que se creen con derecho a dominar a la mujer como si se tratara de una pieza de ganado para su consumo particular. Lo dice el doctor Rojas Marcos: “Este ansia irracional de dominio, de control y de poder sobre la otra persona es la fuerza principal que alimenta la violencia contra la mujer”.

Todo el carrerón de Maribel Verdú (más de ochenta películas), la aventura de su vida desde que siendo una jovencita la contrataron en el primer casting, las once nominaciones a los Premios Goya y los dos cabezones en su vitrina no es nada al lado de su valentía y su ejemplo de cómo se hacen las cosas en lo que se refiere a la lucha contra la violencia machista. En esta batalla no se trata de organizar shows mediáticos ni escandalosos culebrones por entregas en horario prime time de programas rosa, sino de denunciar y de contarlo todo con la mayor naturalidad posible, si es que algo tan horrible como un abuso sexual se puede gestionar con la templanza que demuestra la Verdú.  

Todo lo que dijo anoche en la entrevista nos dejó pegados al televisor con esa capacidad que tiene para que la cámara la quiera. Sus miedos (tenía pánico al buceo que ha terminado superando con las lecciones de Calleja en las aguas esmeraldas de Santo Tomé y Príncipe), su relación con su marido Pedro Larrañaga (”el amor de mi vida”), su decisión de no tener hijos, la cosificación femenina, el acoso personal y laboral y su humano miedo a envejecer que la bajan de los altares y la convierten en una mortal más son motivos más que suficientes para seguir admirándola. “No necesito nada para vivir, un techo y una buena compañía”, asegura. Verdú es una de las nuestras. Nos representa. Chapó hermana.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El Mobile World Congress se queda en Barcelona hasta el 2030

La Junta Directiva de la GSMA, organizadora del Mobile World Congress ha acordado esta mañana, tras su reunión en Londres, que Barcelona seguirá siendo...

Argelia denuncia «una carnicería» a las puertas de la frontera de Melilla

Argelia ha calificado de "carnicería" la muerte de 23 inmigrantes subsaharianos el viernes en Melilla, según destaca el portal argelino TSA. La tragedia se produjo...

Pacto Histórico y Movilízate Colombia cumplen su primera promesa y cambian la Historia

La llegada al Gobierno de Colombia del Candidato del *Pacto Histórico* (agrupación fundamentalmente de izquierdas) Gustavo Petro, ha sepultado el predominio de las élites...

El municipio soriano de Novercas se levanta contra la macrogranja más grande de Europa

Noviercas, un pueblo soriano de apenas 150 habitantes, ha acogido en sus calles a cientos de personas que se han trasladado hasta allí para...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Una candidata al Premio Princesa de Asturias de la Concordia pide ayuda a Pedro Sánchez para recuperar la custodia de sus hijas

La historia de Elena Ramallo bien podría inspirar un libro o una película. Esta madre, doctora en el ámbito del Derecho, investigadora, divulgadora académica...

Banco Popular: el Santander sí está devolviendo su dinero a los afectados de los PPI, un tema heredado de otra entidad

Entre los afectados por la resolución de Banco Popular hay cierta inquietud respecto a quién va a ser el responsable de devolverles el dinero...

Banco Popular: el mayor error de la sentencia del TGUE fue dar por hecho un inexistente riesgo a la «estabilidad del mercado financiero»

Según la sentencia del Tribunal General de la Unión Europea (TGUE), la resolución de Banco Popular "perseguía un objetivo de interés general: garantizar la...

Banco Popular: Calama consulta sobre si excluye la responsabilidad civil del Santander

José Luis Calama Teixeira, el juez de la Audiencia Nacional que instruye el Caso Banco Popular, ha dado traslado a las partes para que...

Empobrecer a sus trabajadores: el «secreto» de los altos directivos para hacerse multimillonarios

Mientras la inflación está quebrando las economías domésticas y los gobiernos se niegan a aplicar una subida salarial en base a la subida de...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

El Mobile World Congress se queda en Barcelona hasta el 2030

La Junta Directiva de la GSMA, organizadora del Mobile World Congress ha acordado esta mañana, tras su reunión en Londres, que Barcelona seguirá siendo...

Argelia denuncia «una carnicería» a las puertas de la frontera de Melilla

Argelia ha calificado de "carnicería" la muerte de 23 inmigrantes subsaharianos el viernes en Melilla, según destaca el portal argelino TSA. La tragedia se produjo...

Pacto Histórico y Movilízate Colombia cumplen su primera promesa y cambian la Historia

La llegada al Gobierno de Colombia del Candidato del *Pacto Histórico* (agrupación fundamentalmente de izquierdas) Gustavo Petro, ha sepultado el predominio de las élites...

El municipio soriano de Novercas se levanta contra la macrogranja más grande de Europa

Noviercas, un pueblo soriano de apenas 150 habitantes, ha acogido en sus calles a cientos de personas que se han trasladado hasta allí para...