María José Landáburu, abogada, madre de tres hijos y secretaria general de UATAE (Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores) analiza las medidas anunciadas y publicadas por el gobierno para ayudar a paliar el impacto económico de la crisis sanitaria en la que se encuentra sumido el país. Las próximas acciones de UATAE y los pasos que quien trabaje de forma autónoma debería dar en estos momentos.

Buenos días María José. Lo primero para situarnos ¿Qué es Exactamente UATAE? ¿Quién la compone? ¿A qué se dedica y cuánto tiempo lleva usted y UATAE realizando estas actividades? Háganos «La foto».

La Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores nace en 2003 y es, en la actualidad, la segunda organización representativa en estructura de las trabajadoras y trabajadores por cuenta propia del país. Los autónomos supones un colectivo de más de 3,2 millones de trabajadores y trabajadoras, un 18% de la población ocupada, y vivimos de manera más acusada la desigualdad y la precariedad. Desde UATAE trabajamos por nuestra incorporación plena al Estado del Bienestar, para que el trabajo autónomo sea también un espacio de derechos y ciudadanía. Lo hacemos a partir de la unión de diferentes organizaciones sectoriales poniendo el acento en lo que tenemos en común: en UATAE cabemos los y las autónomas del taxi, de la agricultura, del transporte en carretera, del comercio, de la música y el espectáculo, de la producción de eventos o la hostelería, etc. También pueden inscribirse de manera gratuita autónomos a individualmente. Actualmente somos una unión de más de 350.000 personas autónomas y 300 organizaciones.

En cuanto a la labor que realizamos, además de la elaboración de propuestas, la incidencia y la interlocución institucional para la defensa de nuestros derechos, prestamos servicios de asesoramiento, gestoría y apoyo, desarrollamos una importante oferta formativa y emprendemos proyectos de acción social que conectan la realidad del trabajo autónomo con el compromiso con una sociedad más inclusiva y equitativa. Entendemos que la aportación que hacemos los trabajadores y trabajadoras autónomas a la sociedad trasciende de lo económico -que ya es, de por sí decisivo- y es una aportación de talento y compromiso, de capital humano, que debe tener estar presente en cada ámbito de la vida pública y social.

Han tenido pues imagino ocasión de desmenuzar a fondo las medidas del gobierno para ayudar a los autónomos ¿Cuál es la primera impresión que han tenido los colectivos con los que hablan sobre estas medidas?

Como primera impresión, nos parece que las medidas anunciadas el pasado martes por el gobierno son un balón de oxígeno para los autónomos. Entendemos que ha habido un esfuerzo del gobierno por atender a la realidad de los autónomos, y esto nos parece un logro del colectivo. Nunca nadie nos ha regalado nada. Pero reconocemos ese esfuerzo que se plasma en algunas cuestiones que veníamos poniendo encima de la mesa: la habilitación de una prestación extraordinaria ante la pérdida de ingresos con la consecuente exoneración de cuotas para quien se acoja, la flexibilización de los ERTEs para que los autónomos empleadores puedan evitar destruir empleo, y el anuncio de líneas de aval público por valor de 100.000 millones de euros para garantizar la liquidez, son como digo un balón de oxígeno y un primer paso. Aunque esto será una carrera de fondo y el golpe económico no se irá con la pandemia, y es imprescindible después de este primer paso, se pongan desde ya los cimientos que hagan posible una recuperación económica que no deje a nadie más atrás.

Comentaba ayer con un grupo de autónomos que a priori la música suena muy bien, pero que hasta que no conozcamos la letra es difícil calibrar.

Efectivamente. De hecho, hemos hecho llegar al gobierno una propuesta de aclaraciones y mejoras sobre lo aprobado que urge que se implementen, porque cuando las normas van desplegándose y aplicándose surgen problemas o lagunas y es importante que el gobierno interprete y aplique la norma pensando en multiplicar el alcance de autónomos que pueden acogerse y reduciendo burocracias innecesarias.

Dicho de otra forma. Lo mismo me da que la administración me dé un millón de euros de ayuda, pero que tenga que presentarle sangre de unicornio (Requisitos imposibles) para acceder a ellas, a que no me pida ningún requisito pero solo me dé un euro.

Eso es. Lo aprobado hasta ahora tiene que aplicarse, y debe hacerse dando facilidades. Por ejemplo, pedimos al gobierno que el pago de la cuota a la Seguridad Social del mes de marzo se aplace durante la solicitud de la prestación extraordinaria porque no tiene sentido pedirle pagar una cuota tras un mes de caída de ingresos si luego va a recibir una prestación por esa bajada que le va a exonerar de la cuota. Además, en un documento trasladado al ministerio de Seguridad Social este fin de semana, planteamos: que actúe para agilizar los trámites de acceso a la prestación extraordinaria para que el cobro sea inmediato; la flexibilización -en la solicitud de dicha prestación- de la acreditación de reducción de ingresos en el sistema de módulos -muy extendido en sectores clave para el colectivo autónomo como el taxi-; la contemplación de que los autónomos con asalariados puedan acogerse a la prestación sin necesidad de realizar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE); que los trabajadores autónomos en situación asimilada a baja médica por cuarentena o contagio del Covid-19 estén exentos del pago de su cuota a la Seguridad Social, y la exoneración en el marco de un ERTE para el empleador del pago de las cuotas a la Seguridad Social de aquellos asalariados en situación de incapacidad temporal previa a la suspensión temporal de sus contratos. Son cuestiones concretas que permiten, sin tocar lo ya aprobado, dar certezas y seguridad a muchos trabajadores y sus familias, y multiplicar su impacto.

¿En qué punto intermedio se sitúan exactamente estas medidas? ¿Desde su experiencia cree que hay voluntad real por parte del gobierno para ayudar o que se trata de un gesto de cara a la galería?

Las medidas van en la buena dirección pero la situación creada las hace insuficientes, como decía antes. Creo que existe una voluntad sincera del gobierno, pero también mi experiencia me demuestra que hay que estar muy vigilantes en su aplicación, porque los ritmos de la administración no siempre están sincronizados con las preocupaciones de la gente de la calle. Pero quiero dejar claro algo, porque corremos el riesgo como país de que ante una situación tan grave cada cual acabe hablando de lo suyo. Desde UATAE no hablamos de la problemática del colectivo mirándonos el ombligo: el problema trasciende de los autónomos y todas y todos tendremos que hacer un esfuerzo para salir de esta. Por eso, más allá del objetivo de “ayudar”, el gobierno debe ser consciente de que podemos estar ante una década pérdida en términos económicos y eso debemos evitarlo. Salvar la actividad económica de los autónomos es salvar el trabajo de 3,2 millones de personas, más la de los empleos que crean directa e indirectamente desde esa actividad. No pedimos que nos ayuden, pedimos que sean conscientes del peso que tenemos en la economía y la sociedad española y cuenten con nosotros. La ciudadanía española está dando un ejemplo de compromiso y unidad. Aquí estamos también los autónomos, para arrimar el hombro. Intentemos que nadie se quede atrás.

¿Temen que las medidas del gobierno y los umbrales porcentuales de perdida de actividad e ingresos que han marcado incentiven la picaresca -perdón, el fraude- o incluso desmotiven a aquellos autónomos que se encuentran en el linde de dichos porcentajes?

Estas primeras medidas son de choque y habrá que evaluar en el medio plazo si han servido para el objetivo de parar lo más duro del golpe. Le pedimos al gobierno que haga una interpretación y una tramitación flexible, dentro de lo aprobado, para que la protección sea lo más extendida posible. Ahora mismo nos preocupa más que, fruto de la desinformación, haya gente que tiene derecho a una prestación y no accede a ella porque se cree lo contrario. El gobierno debe hacer un esfuerzo para que las medidas se conozcan y, en su aplicación, para que la burocracia no sea una barrera para nadie.

¿Y qué me dice de aquellos autónomos que lo que solicitan son ayudas precisamente para no cerrar o no tener esas caídas tan acusadas de ingresos?

Sin duda, el gobierno debe atender esa realidad: además de la prestación extraordinaria con la consecuente exoneración de cuota, además de la flexibilización de los ERTEs para evitar despidos, es imprescindible una línea de ayudas económicas y una moratoria en gastos como el de alquileres o hipotecas de los pequeños negocios, o de suministros básicos asociados a la actividad (la luz, el agua, el gas o los servicios de telecomunicaciones).

¿Cuál es la medida en negativo que más le ha sorprendido de todas, y en positivo?

En positivo: la habilitación de una prestación extraordinaria por cese temporal, en tanto que recurso específico que responde a la realidad de los autónomos en una crisis económica, es inédita en la historia de nuestra protección social. Es una conquista de años y años de lucha, vamos ganando el espacio que merecemos en la sociedad. En negativo, más que una medida, la ausencia de respuestas a esos pagos de alquileres, hipotecas no suministros que, aunque tú pares la actividad, o te puedes deshacer de tu obligación si tienes la intención de reanudarla lo antes posible.

¿Qué es lo que más echa en falta? y si me permite la pregunta, ¿por qué debería de priorizarse el uso de recursos en este espectro de nuestro sistema económico habiendo otros muchos sectores que van a ser tremendamente golpeados?

Insisto en la combinación de moratoria y ayudas económicas para alquileres, hipotecas y gastos básicos asociados a la actividad. Sobre la otra pregunta, algo apuntaba en una respuesta anterior: no se trata de que se ayude a los autónomos, se trata de que en la respuesta global para que la economía se resienta lo menos posible, hay que ser consciente del peso que ocupamos los trabajadores y trabajadoras autónomas. Y hay que ser consciente de la situación estructural de desprotección social que sufrimos, que hace que cuando vienen mal dadas, lo pasemos peor. Los recursos son limitados y hay que repartirlos de manera equitativa y justa, pero insisto: salvar a los autónomos forma parte del objetivo de salvar la actividad económica.

Estamos viendo como aparte de las medidas del gobierno central, comunidades autónomas con una gran actividad económica y una fuerte presencia y tradición de autónomos están haciendo sus propias medidas adicionales. ¿Está la Comunidad de Madrid -epicentro a día de hoy de la epidemia- ayudando también a los autónomos?

La Comunidad de Madrid está desaparecida en esta materia: se ha olvidado de que hay 400.000 autónomos en la región en situación de emergencia económica. Le hemos trasladado una propuesta de Plan de Rescate al Autónomo madrileño, pero nos hemos topado con su inmovilismo y silencio. Sorprende en un gobierno al que se le llena la boca con las bondades del emprendimiento. Esperamos que reaccionen cuanto antes.

¿Qué pasos recomendaría de seguir ahora mismo un autónomo para tener información veraz y concreta? ¿Dónde les recomienda que se dirijan?

Hay mucha desinformación y confusión, y en muchos casos la avalancha de nueva normativa está generando dudas incluso en gestorías y mutuas. El primer paso para ejercer y defender nuestros derechos es conocerlos. Desde UATAE hemos creado una página web específica  con varias guías de información práctica, muy pedagógicas, una sección de preguntas más frecuentes y sus respuestas, y un servicio de atención y consulta a través de un chat online interactivo. Estamos con el equipo a pleno rendimiento, haciendo un esfuerzo sobrehumano para que todos los autónomos y autónomas que nos contactan tengan respuesta.

¿Cuáles son los próximos pasos que UATAE se propone llevar a cabo?

Estamos intensificando nuestras relaciones institucionales con el gobierno y con otras administraciones (comunidades autónomas y ayuntamientos) para trasladar medidas que implementen cada cual en su ámbito, y mantenemos un contacto muy estrecho con nuestras organizaciones sectoriales para conocer la problemática de cada sector de actividad y plantear respuestas. Nos preocupa además vencer tanta desinformación y confusión para que todo el mundo conozca los recursos a los que puede acogerse. Vamos a seguir trabajando para los autónomos no nos quedemos atrás y no nos sintamos solos. Y para que el conjunto de la sociedad española supere este trance en las mejores condiciones.

Y ya para terminar y si me lo permite, en lo personal. ¿Qué es lo que más le ha sorprendido e impactado de esta crisis sanitaria económica y social en lo negativo?  ¿y en lo positivo?

Aunque no es digno de sorpresa, mi impresión en lo negativo mira hacia el estado en que se encuentra la sanidad pública, que lleva lustros soportando fuertes recortes -en la Comunidad de Madrid es un ejemplo paradigmático- que hacen que en una situación tan desbordante como ésta la capacidad de respuesta sea menor. Deberíamos aprender esta lección y no dejar de agradecer a sus profesionales sanitarios y no sanitarios su compromiso con nuestra salud. En lo positivo, es emocionante ver las redes de solidaridad entre vecinos para ayudar a hacer la compra a quien está en más riesgo, y la labor inquebrantable de muchos autónomos que siguen abriendo sus farmacias, sus pequeños comercios de alimentación, o garantizando con sus camiones el abastecimiento, para que el resto podamos estar a buen resguardo. Y ese aplauso de cada tarde desde las ventanas, puertas, patios y balcones, que hace que sepamos que nuestro aliento de esperanza no está solo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre