La presidenta del Consejo Económico y Social de España, en funciones, María del Carmen Barrera, ha afirmado que la eliminación de órganos como el CES en Castilla-La Mancha durante la dura crisis que afecto a nuestro país, “tienen tintes o brotes antidemocráticos, que se adoptan como una solución a problemas económicos de otra índole”.

La presidenta del Consejo Económico y Social estatal en la toma de posesión del nuevo presidente del CES de Castilla y León, Enrique Cabero, ha confiado en que “la solución adoptada en 2011 en una Castilla-La Mancha entonces gobernada por la popular María Dolores de Cospedal, no sea irreversible” y en que el nuevo mandato autonómico de Emiliano García-Page, “pueda recuperar esta institución para su Comunidad”.

Mari Carmen Barrera, máxima representante de esta institución de asesoramiento al Ejecutivo nacional, ha reconocido que, durante la pasada crisis, hubo “una fiebre por suprimir este tipo de instituciones”, fundamentales para la buena relación entre los empresarios y los trabajadores.

Para la presidenta del CES estatal, los Consejos Económicos y Sociales autonómicos son “órganos de vertebración de las políticas sociales y de participación ciudadana, de la que todas las Comunidades se deberían estar dotas”, ha destacado.

“Los CES son la voz de la ciudadanía que pone el punto social en la labor reguladora de los parlamentos»

Por eso para Mari Carmen Barrera los CES son un “paso adelante en la participación de la sociedad, la voz de la ciudadanía que pone el punto social en la labor reguladora de los parlamentos”, ha destaco esta mañana en Valladolid.

Y ha destacado que estas instituciones “se dotan de herramientas como el diálogo, que deben extrapolarse a la compleja situación social que se vive en estos momentos en España”. Mari Carmen Barrera ha invitado al Gobierno, a los partidos y demás agentes sociales a “profundizar en el valor del consenso y del diálogo”, ha concluido.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre