Mari Carmen Barrera (UGT): “Que no vuelva a pasar nunca más que las pensiones en España se recorten”

La Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social del sindicato, reclama en el Congreso preservar las pensiones desde el diálogo social y parlamentario y resolver el déficit del sistema

1

La secretaria de Empleo, Políticas Sociales y Seguridad Social de UGT, Mari Carmen Barrera, ha afirmado a las salida de su comparecencia en la Comisión del Pacto de Toledo que “no se puede volver a plantear nunca más recortes en las pensiones, porque ni la sociedad los aguanta, ni tampoco es viable para nuestra economía”.

En su intervención, la responsable de Seguridad Social del sindicato ha reclamado “preservar las pensiones desde el diálogo social y parlamentario y resolver el déficit del sistema”.

Mari Carmen Barrera ha requerido que el poder adquisitivo “hay que asegurarlo”, porque se ha demostrado “que el recortar las pensiones no solo es inviable para sostener el sistema, sino que además no es factible para el conjunto de la sociedad, porque genera una caída en el consumo y mayores tasas de pobreza”, eso ya lo establecía el informe del AIREF en enero de 2019, ha recordado. Por tanto, “hoy no se puede, ni siquiera plantear. en la situación que tenemos un nuevo recorte en las pensiones”, ha señalado Mari Carmen Barrera a la salida del Congreso.

En 2021 las pensiones tienen que subir al IPC y este aumento tiene que estar incorporado la ley, y tiene que ser una realidad en la ley asumida en los Presupuestos Generales del Estado”.

Gastos derivados de la Covid

Mari Carmen Barrera ha hecho hincapié en la importancia “de no plantear dudas sobre la viabilidad del sistema y de arrojar certidumbre a los pensionistas”, ya que “en absoluto la Seguridad Social está al límite, puesto que los gastos derivados de la Covid-19 no son contributivos y no afectan al sistema de pensiones”.

La responsable de pensiones de UGT espera que la Mesa del Pacto de Toledo “aporte tranquilidad» sobre el futuro de las pensiones,

Mari Carmen Barrera en su intervención ante la Mesa y los Portavoces de la Comisión de Seguimiento del Pacto de Toledo en el Congreso de los Diputados, ha señalado que “tanto la Comisión Parlamentaria como el Diálogo Social han constituido y constituyen las dos patas sobre las que se sostiene y avanza nuestro sistema público de pensiones. Ambas piernas tienen que ser igualmente fuertes y hacer cada una su trabajo. Hay que evitar andar a la pata coja para no derrumbarse”.

En este sentido, ha alertado de los riesgos que pueden existir en nuestro sistema. “El primero de esos riesgos proviene de los cantos de sirena de quienes –con, además, escaso fundamento conceptual y científico- pretenden convencernos de la falsa necesidad de abordar debates sobre cambios de naturaleza del sistema público de pensiones. Cambios que naturalmente responden a determinados intereses”.

Cantos de sirena “como la quiebra del sistema público de pensiones, quiebra que es tan falsa e inventada como repetida, o el absurdo juego teórico sobre que los pensionistas reciben más de lo que aportaron, o el artificio del Factor de Equidad Actuarial, cuestiones ridículas” que, además, “producen dos resultados profundamente negativos e indeseables. Por un lado, destruyen el consenso en esta Comisión. Y, por otro, impedirían por completo los acuerdos en el diálogo social entre los Interlocutores Sociales y el Gobierno, necesarios para hacer las reformas legales en el sistema de pensiones”.

Otro de los riesgos, según Barrera, es “creer que se pueden hacer reformas al margen del consenso parlamentario mayoritario, lo cual es imposible. O, alternativamente, pretender que el Gobierno en solitario, con un cierto apoyo parlamentario, puede hacer las reformas, obviando y marginando la negociación y el trabajo y el acuerdo en el diálogo social”.

La sostenibilidad del sistema público de pensiones ha quedado demostrada

La secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT ha querido reafirmar la idea de que “el sistema público de pensiones es sostenible. Los niveles de gasto a los que nos someterá el fenómeno demográfico transitorio de la jubilación de la generación del baby boom no serán mucho más elevados que los de otros países, lo que los hace sostenibles”.

Además, ha resaltado que “dos informes públicos, de la AIREF y de la Seguridad Social, han puesto de manifiesto de forma independiente que el sistema público de pensiones no está ante ningún problema de insostenibilidad y mucho menos de quiebra, con proyecciones y estimaciones realistas, sólidas y claras”. 

Hay que resolver y superar el déficit de la Seguridad Social

Para Mari Carmen Barrera, una cuestión fundamental es “resolver y superar el actual déficit de la Seguridad Social, porque tiene su origen en los efectos de la pasada crisis y porque equivale a los gastos que la Seguridad Social está soportando sin corresponderle, más el desajuste entre los tipos de cotización y las contingencias respectivas, que genera superávit en unas y déficit en otras”.

En este sentido, ha recordado que “el Estado ha aprovechado el superávit para pagar gastos propios, pero no ha aportado transferencias para compensar el déficit. La regularización de ambas cuestiones permite cancelar el déficit de la Seguridad Social sin variar el déficit total”.


Por ello, ha reclamado “que la Seguridad Social no pague los gastos que no le corresponden, unido a la necesidad de destopar las cotizaciones máximas y de acabar con las bonificaciones a la contratación, lo que permitirían aunar 17.000 millones de euros que reducirían la inmensa mayoría del déficit que presenta el sistema”. 

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. “no se puede volver a plantear nunca más recortes en las pensiones, porque ni la sociedad los aguanta, ni tampoco es viable para nuestra economía”.

    ¿Pues no sé de dónde vamos a sacar el dinero?. La deuda Publica es más del 100 del PIB, y los intereses de la deuda 32.000 millones anuales.

    Turismo e industria a la baja supone menor recaudación de impuestos lo que originará más déficit e incremento de la deuda. A lo que habrá que sumar el coste de los prestamos para afrontar la pandemia.

    Si no se quieren recortar las pensiones, habrá que recortar en otros gastos. Adelgazar las autonomías, por ejemplo, cerrar tv públicas, licenciar a miles de funcionarios parasitarios, suprimir las subvenciones a sindicatos y asociaciones patronales, etc.

    La solución es recortar lo superfluo para mantener lo necesario. Y entre lo superfluo está el puesto de Mari Carmen Barrera y otros cientos de miles de paniaguados.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre