El abogado Andreu Van Den Eynde preguntaba a un testigo sobre el helicóptero desplegado por la Guardia Civil que sobrevoló varias veces una determinada población.

— El helicóptero subía y bajaba muchas veces, como indicando “hemos llegado aquí”—  dijo el testigo propuesto por el abogado de Oriol Junqueras.

Repentinamente entró en escena el presidente del tribunal:  —en el “como indicando” está usted haciendo un juicio hipotético sobre la intención de quien pilotaba el helicóptero—   le espetó Marchena.

El testigo asintió y rehízo su declaración:  — El helicóptero subía y bajaba muchas veces como si tuviera que tocar a los vecinos que estábamos allí —.

La situación fue tan estúpida que el abogado de Oriol Junqueras se quedó atónito, y se tomo unos segundos que parecían eternos.

—¿Qué está pensando? ¿la pregunta que va a hacerle? eso hay que traerlo pensado de casa—   se despachó a gusto Marchena con Van Den Eynde.

Ante la impertinencia del presidente del tribunal, el abogado se volvió a tomar unos segundos antes de contestar: — Quiero recuperar un poco la serenidad, para ejercer bien la función de defensa—.

—Pues adelante, recobre la serenidad y formule la pregunta— le volvió a disparar Manuel Marchena con irritante insolencia.

Esto que se acaba de reproducir no es el guión de ningún gag de Polònia sobre Marchena, es una recreación literal de una de las sesiones del juicio al ‘procés’.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre