Después de conocer la noticia que acaba de darnos la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo, la Sala Segunda de lo Penal, presidida por Marchena, viene a copar los titulares.

Se esperaba su posición al respecto de la sentencia del 19 de diciembre que dictaminó el Tribunal de Justicia de la Unión Europea: una sentencia proveniente de la cuestión que el propio Marchena realizó antes de dictar sentencia en el mes de octubre contra los líderes independentistas catalanes.

A través de la decisión que acaba de hacer pública la Sala Segunda, Oriol Junqueras no podrá ir a Estrasburgo para tomar posesión. No será puesto en libertad, tal y como se solicitaba por parte del TJUE, y además ordena ejecutar la condena por inhabilitación, sin necesidad de que el Pleno del Parlamento Europeo se pronuncie al respecto mediante el suplicatorio. Así lo ha acordado, contrariamente a lo que podía esperarse desde una perspectiva europeísta.

Esta decisión, según opinan expertos juristas, pone mucho más difíciles las cosas en el plano jurídico para España, puesto que habrá respuesta desde Europa. Y sin duda, no acatar lo que dictamina el TJUE posiciona a España en un mal lugar.

«No le están poniendo fácil a Pedro Sánchez su llegada al gobierno», apuntan fuentes cercanas al socialista. «Con esta decisión pareciera que la independencia judicial lo es en base a la justicia, es decir, que algunas decisiones son independientes de la justicia, de lo que el ordenamiento jurídico establece. Esta escalada no va a ser positiva para la justicia española» afirma un jurista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre