Ayer fue el día en que Carles Puigdemont y Toni Comín se sentaron en su escaño de eurodiputados en Estrasburgo. También fue el día en que los nuevos ministros asumían sus carteras en el primer gobierno de coalición de España en la democracia moderna.

Y como no hay dos sin tres, el Supremo cursaba la petición del suplicatorio al Parlamento Europeo con el objetivo de suspender la inmunidad de Puigdemont y Comín para así poder ser juzgados en España.

Mientras todo esto sucedía, Oriol Junqueras permanece en la prisión de Lledoners, algo que fue denunciado con contundencia en la primera sesión plenaria del año en el Parlamento Europeo.

Suplicatorio al Parlamento Europeo 

El viernes pasado conocíamos el auto del juez de instrucción, Pablo Llarena, por el cual reconocía la inmunidad de Puigdemont y Comín como eurodiputados y por ello, admitía que la única vía para poderles juzgar es a través del proceso suplicatorio.

El Tribunal Supremo cursó la petición con tanta prisa que fue enviada en Español, cuando no es lengua oficial en las instituciones europeas, donde se trabaja en Inglés, en Alemán y en Francés principalmente.

Aunque el suplicatorio salga adelante, y sea retirada la inmunidad de los dos eurodiputados, será la justicia belga quien tenga la última palabra.

El primer paso es una comunicación oficial al presidente del Parlamento Europeo, el italiano David Sassoli, que le dará traslado a la comisión de Asuntos Jurídicos. En esta comisión habrá de elaborarse un informe por parte de un diputado que no sea de la nacionalidad del país que reclama el suplicatorio, ni del grupo político al que pertenezcan los diputados señalados. Se trata de un procedimiento en el que hay que recabar toda la información necesaria, escuchando también a los dos parlamentarios: por cada motivo por el cual se quiera solicitar el suplicatorio, cabrá abrir un procedimiento diferente. Una vez que la comisión de Asuntos Jurídicos haya elaborado el informe, ha de trasladarlo al plenario del Parlamento Europeo para que sea votado por todos los diputados.

La documentación enviada ayer consta de seis documentos: la sentencia de la sala Segunda donde se condena a los líderes del 1 de octubre, la tercera euroorden emitida por Pablo Llarena, y cuatro autos: los tres de 2018 que confirmaron el procesamiento por rebelión y el último del pasado viernes donde se reconocía la inmunidad y se pedía iniciar el suplicatorio.

Toda esta documentación ha sido enviada en español “por razones de urgencia”, aunque Marchena indica al presidente Sassoli que la remitirán traducida al inglés “a la mayor brevedad posible”.

 

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. estos son jueces y juezas españoles que tienen la obligacion de defender el estado español ……..jajajajajajajajaja yo ne verdad me rio jajajajajajajajaja.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre