En una sociedad como la nuestra en que cada vez más cosas están protocolizadas, hay que seguir una normas establecidas de antemano, y tantas personas busquen y tengan un trabajo estable que saben lo que han de hacer, nos encontramos con una sociedad un tanto aburrida que busca estímulos en las drogas, o a través de videojuegos y espectáculos, porque no pueden poner creatividad en su vida.

La existencia, durante miles de años ha sido azarosa, y nos habíamos adaptado al devenir de las circunstancias, hoy en día, parece que le tenemos miedo a todos los cambios y que ansiamos controlar su desarrollo por todos los medios, y trazar una línea de continuidad en las vivencias que creemos que nos dan seguridad, confort y placer, lo que lleva en ocasiones al estancamiento, ya que nuestra mente necesita vivencias para evolucionar, desarrollarse y plasmar en hechos el potencial innato.

Se hacen viajes la mayor parte de las veces programados, en los que no se interactúa con la cultura que se visita, y por lo tanto, no se aprende nada de ella. Bonitos paisajes, sensaciones agradables, pero poca enseñanza que nos de ese plus de sabiduría que necesitamos para poner en orden nuestro interior y seguir avanzando.

La seguridad como meta termina en una cárcel. Y no ejercitar el musculo mental y adaptativo nos esclerotiza y nos hace vivir en el miedo.

Como decía alguien que no recuerdo: “La vida es demasiado importante para tomársela en serio”, y eso mismo incluye al personaje más querido por nosotros que es nuestro propio ego.

Los países más desarrollados, por lo menos económicamente del mundo, son los que tienen personas con mucha iniciativa, son emprendedores, y al que emprende nadie le asegura el éxito, pero desarrolla muchas cualidades, puede aprender de sus errores, porque son suyos, no de otros, y es capaz de crear que es una cualidad humana que nos asemeja a la divinidad, y que nos diferencia de los animales.

Hay personas que crean obras artísticas o humanitarias, y esto es excelente, pero sin duda el consejo de Jesús de Nazaret de coger la propia cruz y seguir un camino de redención a través del amor en acción expresando de múltiples formas, parece el más recto hacia la cima.

Rehuir la lucha por lo que realmente queremos en la vida y conformarnos con lo que aparece o lo que hay, es morir cada día un poco. En ese empeño podemos fracasar, pero nos levantaremos y seguiremos adelante, habiendo aprendido, además más vale fracasar luchando por conseguir algo que consideramos genuino y valioso, que triunfar en algo en lo que nos estamos traicionando a nosotros mismos.

El mar en calma es excelente para descansar y divertirnos, pero no para aprender cómo afrontar las dificultades, y a confiar en uno mismo y en la vida. Se aprende mucho de una tormenta. Es obvio que no veremos a boxeadores, o a militares, u otro tipo de actividades que requieren mucha acción, sentados o tumbados pensando cómo van a pelear todo el tiempo, o pidiendo que les indiquen lo que tienen que hacer en cada momento.

La tecnología, con sus muchas ventajas, está reduciendo el aprendizaje que supone la asunción de riesgos y la acción, la sociedad se está aburguesando mucho y tal vez por esto surgen tendencias políticas ultraconservadoras últimamente en el mundo, que como ha demostrado la Historia, son peligrosamente totalitarias y supremacistas en cualquier sentido. Las ultraizquierdas también los son porque pretenden limpiar la bañera del bebe, tirando el agua por la ventana con el niño dentro.

“A Dios rogando y con el mazo dando”, pero que no sea un mazo que hiera sino un mazo que construya y que arregle. Es posible vivir con confianza creando, si lo hacen muchos irá en beneficio de todos.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anterior¿Va a cumplir el Reino Unido la decisión de la Corte Internacional de Justicia?
Artículo siguienteCasado lanza la campaña más sucia de la Democracia al acusar a Sánchez de preferir las manos «manchadas de sangre»
Presidente de la ONG Paz en Acción, director de Radionuevaera.es, Coproductor del programa Tiempo de Cambio, colaborador de la revista Ser Consciente, coach, empresario, escritor y conferenciante. Tiene un profundo interés por todos los conocimientos humanísticos, dedicándose al estudio de la Psicología, especialmente el análisis de C.G.Jung, mediante una introspección de más de dos años. Su interés por comprender al ser humano y su destino le lleva a estudiar también Filosofía durante ocho años. Se forma en técnicas bioenergéticas durante un año y medio, y meditación, tres años. Es colaborador en periódicos, televisiones y especialmente en numerosas radios. Desarrolla varios productos que comercializa a nivel nacional como: -CURSOS DE AUTOAYUDA (12 TÍTULOS) -REVISTA: EL MUNDO DE LO INCREIBLE –PROGRAMAS: ELIMINE SU ESTRÉS Y VALORES PARA UNA CULTURA DE PAZ -LIBROS: RELACIONES HUMANAS, TECNICAS ÉTICAS DE VENTA y ESTRELLAS DE ESPERANZA. Imparte el taller: SER CONSCIENTE EN EL AHORA.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre