El frío es una técnica de conservación de las más antiguas. Desde el punto de vista de la seguridad alimentaria, cuando reducimos la temperatura de un alimento, garantizamos su frescura más tiempo aplazando la aparición de microorganismos y frenando los procesos físico-químicos que provocan su deterioro y proliferación de bacterias patógenas cuando hay variaciones de temperaturas.

Un negocio como el de la fabricación del hielo, mueve en España cerca de 500 millones de euros entre fabricantes, distribuidores y transporte, según datos de la Asociación de Productores de Hielo Alimentario. España es una potencia en el sector, con un consumo medio de 10 kilos de hielo al año por persona. Esto viene a resaltar la importancia de invertir en una buena máquina de hielo profesional para cualquier negocio de hostelería, pescaderías, supermercados o almacenes de venta de hielo.

La mayor parte del consumo de cubitos de hielo se da en hostelería, para servir copas o refrescos. El público es cada vez más exigente y demanda una producción de cubitos de hielo de calidad, con una transparencia y un tamaño determinado. El hielo en escamas tiene un uso muy extendido en establecimientos de venta de pescado, o en las barras de bares y restaurantes donde se exponen productos frescos perecederos para evitar su deterioro. Otros tipos de hielo que se pueden conseguir con las máquinas de hielo son los de tipo ‘frappé’ o ‘frizz’, utilizados sobretodo en coctelería.

Desde NuevaMaquinaria.es, empresa de maquinaria industrial para hostelería de venta online, apuntan las ventajas de tener una máquina de hielo profesional: un precio relativamente bajo y una rápida amortización; producción de hielo in situ, sin depender del fabricante o transportista; controlar y obtener la cantidad de hielo necesaria según las necesidades de cada momento; controlar la calidad del cubito de hielo y desentenderse de hacer el pedido en tiempo.

Las máquinas de hielo disponibles en NuevaMaquinaria.es necesitan tan sólo una entrada y salida de agua, además de toma de corriente. Las máquinas se diferencian por el tamaño, la capacidad de fabricar cubitos de hielo o escamas, el tamaño del cubito y la capacidad del depósito contenedor, además del sistema de refrigeración utilizado. Existen máquinas de hielo que cuentan con dispensador automático lo que facilita servirse la cantidad adecuada, ideales para un bar o un local de copas.

Tipos de hielo

Según las necesidades del local de hostelería o negocio se necesitan tipos de hielo diferentes.

Cubito de hielo

Cubitos macizos con tamaño variable entre 37×32 de diámetro hasta 34×42. La producción de estos cubitos dependiendo de la máquina de hielo puede ser desde 21 kg en 24 horas a máquinas de gran producción con 262 kg de hielo por día y cuentan con depósitos para los cubitos con capacidades entre 6,5 kg y 524 kg.

Hielo en escamas

Este tipo de hielo se utiliza mucho en el ámbito comercial para exposición de producto fresco como pescados y mariscos en barras de bares. La producción de escamas de hielo puede llegar a ser hasta de 1700 kg al día ya que este tipo de hielo que se utiliza en forma de ‘cama’ para expositores de productos frescos y se necesita gran cantidad de producto al día.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre