Manuel Domínguez Moreno es el editor y presidente de Diario16, pero, sobre todo, es un hombre que está siempre al lado de los suyos. A pesar de que durante toda su vida ha recorrido y ha vivido el mundo, jamás, repetimos, jamás, ha renunciado a su condición de bollullero, nunca ha olvidado de dónde venía ni, por supuesto, de quiénes le inculcaron los valores y la ética que ha defendido desde todos los púlpitos que hayan sido necesarios.

Hoy, en muchas localidades de España, ha dado comienzo la Semana Santa. Los pregones se han sucedido y, con mayor o menor solemnidad, se han escuchado grandes palabras que han enervado los sentimientos y millones de lágrimas se han derramado.

En Bollullos Par del Condado el pregonero ha sido Manuel Domínguez Moreno, quien ha llenado de emoción la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol, quien ha transmitido sus propios sentimientos a los allí presentes, bajo la imagen de la Virgen de los Dolores y la Soledad.

Cada palabra, cada frase pronunciada en el Pregón llevaba una carga sentimental muy grande porque en la creación del mundo Manuel Domínguez Moreno ha puesto la pluma y su conocimiento a la hora de escribir. Sin embargo, para hacer algo así tuvo la ayuda del corazón y de las voces de quienes, de quienes habitan en lo más profundo de su alma, le han ayudado susurrándole sentimientos puros que después han transmitido sus palabras.

Un pregón emocionado, un pregón evangélico, como no podía ser de otro modo, que ha alcanzado la plenitud extática de quien está sintiendo en el corazón lo que las palabras transmiten. Un pregón que ha finalizado con Manuel Domínguez Moreno mirando al Cristo yacente en los brazos de la Virgen de los Dolores y la Soledad y con estas palabras: «No creo en la muerte, porque yo sé muy bien que a la muerte la vencen el amor, la verdad y el perdón».

Por todo ello, la Semana Santa de Bollullos Par del Condado, este año, ha comenzado con un mensaje en el que se han abordado temas propios de la Pasión que iban acompañados de los valores que Manuel Domínguez Moreno ha defendido, defiende y defenderá, unos valores que los Evangelios predican para que los hombres de buena voluntad los defienda y luchen por un mundo mejor.

El mejor resumen de lo que se ha vivido hoy en Bollullos Par del Condado lo ha dado Manuel Domínguez Moreno una vez finalizado su pregón cuando, con la voz entrecortada por la emoción, ha dicho unas palabras de gratitud: «Nunca pude pensar estar aquí en este momento, por muchos mundos que haya recorrido, por muchas situaciones en las que me haya visto frente a un auditorio, ninguno es como este. Esto es mi vida, este es mi amor, este es mi consuelo y todo lo que he dicho, os puedo asegurar, que no he exagerado en lo más mínimo. El amor no se pregona, el amor se siente y es muy difícil de explicar, muy difícil de expresar. El perdón no se dice, se realiza y también es muy difícil de expresar».

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × cuatro =