Alfonso Fernández Mañueco, candidato del Partido Popular a la presidencia de la Junta de Castilla y León, protagoniza la mayor debacle de los populares en esta comunidad y deja en caída libre a su formación con la pérdida de 11 procuradores y más de 200.000 votos. El exalcalde salmantino hace historia al contribuir a que el PSOE gane con claridad las elecciones después de 32 años de gobierno monocolor.

Los excelentes resultados de Francisco Igea, candidato por Ciudadanos, que ha duplicado el número de procuradores de la formación naranja, han sido fundamentales para el vuelco electoral en Castilla y León, unidos a los méritos del candidato socialista, Luis Tudanca, a rebufo de los resultados nacionales de Pedro Sánchez.

El PSOE vuelve a ganar después de 32 años

A esto hay que unir la falta de talla política del exalcalde salmantino, las oscuras actuaciones de su gestión y el rechazo que suscita por sus malas artes y su demostrada falta de decencia política. Todo esto seguro que estará presente en las próximas negociaciones que las distintas formaciones lleven a cabo para conformar el ejecutivo de la comunidad. Alguien que ha hundido de esta manera a su partido, después de gobernar más de tres décadas, no parece un recomendable compañero de viaje.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre