martes, 31enero, 2023
7.8 C
Seville

Manifestación del 6 de diciembre en Valencia: En defensa de la Constitución por la recuperación de nuestros derechos y libertades

Francisco Verdú
Francisco Verdú
Comité suizo-Anticrim España y Médicos por la Verdad
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

En primer lugar agradecer a Policías por la Libertad, a todos los grupos participantes, especialmente a Anticrim y a Médicos por la Verdad a quienes represento y a todos los aquí presentes el haber hecho posible nuestra presencia en un día tan especial como hoy.

Lo que voy a decir afecta en gran parte a algunos artículos de la Constitución de nuestro país, especialmente los referentes a la discriminación por cualquier circunstancia personal o social (artículo 14), tratos inhumanos o degradantes (artículo 15) y a la libertad ideológica (artículo 16).

Cuando escribí hace un año y medio aproximadamente una carta abierta (1) a los 505 parlamentarios europeos que aprobaron hacia el 10 de julio del 2020 la utilización para uso humano de los Organismos Modificados Genéticamente (OMG) no pensé que los malos augurios expresados en esta carta se iban a cumplir desgraciadamente de forma tan exacta o incluso aun peor. De hecho ya expresé allí mi deseo sincero de que tanto mis colegas médicos y biólogos por la verdad (2) como yo mismo estuviéramos equivocados en cuanto a los graves efectos secundarios de las inyecciones génicas de ARNm. Fue a partir de esta aprobación cuando se introdujeron de este modo las inyecciones de material genético modificado. Desgraciadamente ya hay cientos de trabajos publicados (3) que demuestran la gran cantidad de efectos secundarios graves de dichas sustancias mal denominadas vacunas. Hacia el año 2009 ya hubo un intento en Europa de generar una situación similar a la que estamos viviendo, con la gripe A y otras enfermedades infecciosas queriéndolas anunciar como pandemias. Pero afortunadamente en esa ocasión estaban en los puestos clave en la toma de decisiones el Dr. Wolfgang Wodarg y su equipo pudiendo echar para atrás dicho intento. Gracias a estos profesionales hemos podido disfrutar de 10 años de libertad para viajar y para realizar actividades que en la situación actual aún en algunos países es absolutamente imposible sin infringir los derechos humanos. Como por ejemplo viajar a países donde exigen vacunación obligatoria. Cuando a alguien se le obliga a hacer algo en contra de su voluntad y además sin prescripción médica y sin consentimiento informado eso se llama violación. Y el código de Núremberg y otros tratados internacionales ya se encargaron de intentar evitar, evidentemente sin éxito, situaciones parecidas a las ocurridas en la Alemania nazi.

Como crear el estado de pandemia hace unos 12 años no fue posible había que modificar criterios sanitarios como por ejemplo la definición de pandemia. Se consideró el criterio de capacidad infecciosa pero se evitó el criterio de mortalidad. De modo que muchos virus respiratorios son muy contagiosos y por lo tanto aunque no produzcan una mortalidad no muy superior a la gripe ya se podían considerar pandemia. Como ha ocurrido o casi ocurre hace poco con la viruela del mono.

Por otra parte, para crear más confusión aún, hacía falta una prueba diagnóstica inespecífica como la PCR para discriminar a pacientes supuestamente infectados de un virus específico que además organismos oficiales reconocen que no ha sido aislado.

Pero lo más destacado es que al aprobar precipitadamente las inyecciones génicas se ha suprimido el criterio de precaución, así como el famoso primum non nocere, primero no dañar. Se han olvidado o desvalorizado los conceptos de inmunidad natural frente a la inmunidad inducida por vacunas, exigiendo e imponiendo criterios

exclusivos de vacunación muchas veces recomendada por sociedades médicas o por profesionales sanitarios con claros conflictos de intereses con las multinacionales farmacéuticas fabricantes de dichas inyecciones que además cotizan en bolsa y deben mantener o incluso aumentar sus beneficios con criterios de mercado.

El exceso de mortalidad en los países con grandes porcentajes de vacunación con ARNm es un hecho indiscutible y exige la paralización inmediata de dichas inoculaciones y la realización de estudios científicos que aclaren la trascendencia de los efectos secundarios a corto, medio y largo plazo. Lo grave es que ni se plantea por parte de organismos oficiales la posibilidad de que dicho aumento de mortalidad esté relacionado con las vacunas. Pero lo más grave aún es que profesionales sanitarios permanezcan en silencio y no denuncien o pidan explicaciones para lo que es obvio.

Hace poco se creó la declaración de crisis internacional por los efectos desastrosos de dichas inyecciones de ARNm y los medios de comunicación casi en su totalidad lo silenciaron y lo siguen silenciando, cuando se trata no de una crisis sino de un estado urgente de emergencia internacional por la extensión y magnitud de sus efectos negativos.

Impedir la libertad de movimientos a una persona sana por ser supuestamente portadora de algo que no se sabe con exactitud lo que es, es sencillamente un atropello de los derechos humanos y va en contra de la Constitución. Y exigir que para estar sano alguien en pleno estado de salud tenga que pasar por controles de vacunación obligatoria es demencial. ¿Cómo se explica que la mayoría de fallecidos estén vacunados y muchos con 3 o más dosis?. ¿Cómo se explica que el grupo control de las miles de personas no vacunadas nos encontremos perfectamente después de estos tres años viajando por distintos medios, barcos, aviones, metros, autobuses, asistiendo a concentraciones numerosas, centros comerciales y haciendo vida normal?.

¿Qué relación guarda con esta crisis del Covid con el ataque tan agresivo hacia las medicinas complementarias en nuestro país que tuvo lugar un poco antes?. ¿Por qué no potenciar los medios de prevención y de curación naturales para evitar la necesidad de inyecciones o fármacos caros?. ¿Dónde están o han estado los comités de ética para evitar estos atropellos?. Una censura informativa generalizada en casi todos los medios de comunicación, evitando el debate científico entre distintos puntos de vista de distintos profesionales perfectamente capacitados, ha contribuido seguramente a este gran aumento de mortalidad y parece mentira que los responsables puedan seguir durmiendo y haciendo vida normal con toda tranquilidad.

El G20 reunido recientemente parece que va detrás de implantar un carnet covid digital internacional que seguramente corre el riesgo de atentar contra la intimidad en temas de salud así como potenciar la discriminación por temas sanitarios. Estamos en período casi preelectoral en nuestro país. Hagámosles ver a todos los partidos políticos que una gran mayoría de españoles no estamos dormidos ni anestesiados por los medios de desinformación y que no votaremos a quienes potencien carnets covid o de cualquier tipo que coarten nuestra libertad ni lo más mínimo. Ni admitiremos agendas 2030, ni el nuevo orden mundial, ni las directrices irracionales del foro económico mundial, ni de imposiciones irracionales de la OMS, ni cualquier tipo de globalismo que no potencie la libertad y la individualidad del ser humano así como su faceta humanística. Y que más bien dichos partidos se asesoren de verdad por expertos de talla científica y humana sin absolutamente ningún conflicto de intereses con la industria de las multinacionales farmacéuticas (4). Y que comprendan que el interés del individuo ha de prevalecer sobre el interés de la sociedad como además está contemplado en el derecho internacional. El individuo ha de ser libre de elegir los tratamientos que considere necesarios para su salud. La vacunación obligatoria es inhumana y va contra el derecho internacional.

Anticrim, una asociación suiza apolítica de voluntarios, apoya abiertamente a Policias por la libertad y a Médicos por la Verdad. Anticrim, que fue la primera en presentar una demanda ante la Fiscalía Federal -la máxima magistratura suiza- para denunciar penalmente la vulneración del honor perpetrada por el gobierno suizo contra los ciudadanos no inoculados con las inyecciones experimentales de ARNm, lucha diariamente contra la manipulación de las masas. Porque estamos convencidos de que nos enfrentamos a abusos de poder y a estafas sanitarias y financieras. Anticrim se propone actuar en primer lugar contra el eslabón más débil de la organización criminal, que es la constelación de medios de comunicación dominantes que ya no cumplen su sagrada misión de buscar la verdad. Y Médicos por la Verdad formado por médicos de toda España venimos denunciando desde el principio estos atropellos. De hecho estos días estamos presentando ante los Colegios de Médicos un Informe (5) sobre la Vacunación COVID-19 de menores realizado por dos grandes profesionales y muy documentado sobre los graves efectos de estas inoculaciones para tratar de evitar su administración al menos a los menores.

Muchas gracias

https://www.eventbrite.es/e/entradas-exceso-de-mortalidad-y-la-tactica-del- avestruz-468180399177

  • Deruelle F. La industria farmacéutica es peligrosa para la salud. Más pruebas con Covid-19. SIN. Surgical Neurology Internacional. 21.10.2022; 13:475.
  • Juan José Martínez Rodríguez y Miguel García Báez. Informe sobre la vacunación COVID-19 de menores. Noviembre 2022.
- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído