En el puesto de Ponts de la Guardia Civil, en verano de 2017, un agente recién llegado -en prácticas- dedicó a una compañera (de rango superior) frases como “mañana te voy a violar” o “tengo la polla igual que este plátano”, “a ver cuándo hacemos un trío con mi mujer”.

Por hechos como éste el agente acaba de ser condenado a indemnizar a la víctima con 4.815 euros, además de pagar una multa de 2.100 euros.

Sus comentarios sexuales eran continuos, según han relatado sus propios compañeros. Aunque la víctima no decidió denunciar hasta el día en que le dijo que la violaría la jornada siguiente.

Según explica El Español, la víctima, a pesar de ser de rango superior estaba preocupada y tenía sentimientos de culpa, llegando a tener bajo estado de ánimo; como el entorno no la acompañaba, su estado se agravó y finalmente le dieron de baja y le retiraron el arma.

El sentenciado hoy por acoso explicó en el juicio que lo relatado por la víctima no era cierto. Que según él, ésta estaba deprimida porque había tenido una ruptura sentimental y por su “promiscuidad”.

Desde la propia AUGC han alertado de la baja condena, pero señalan que hasta que el Código Penal no sea modificado en este sentido, poco se podrá hacer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno + 16 =