domingo, 26junio, 2022
27.1 C
Seville

Manadas: la consecuencia de una cultura antifeminista y del odio que va calando en Occidente

Los juzgados contabilizan yan más de cien casos de violaciones grupales en todo el país

- Publicidad -

análisis

La izquierda alternativa andaluza después del 19J. Una lectura constructiva de los resultados

La izquierda alternativa andaluza debe separarse de los oportunistas y melodramáticos análisis que los partidos del sistema hacen de los resultados electorales. Tampoco debe...

Las grandes fortunas han aumentado su riqueza un 58% gracias al Covid-19

Desempleo, miedo, enfermedades mentales, confinamientos, bajadas salariales, pobreza sobrevenida, son algunas de las consecuencias que ha tenido la pandemia del Covid-19 para miles de...

Los jueces de Donald Trump, la Edad Media, el nazismo y el miedo a los derechos de las mujeres

La congresista Alexandria Ocasio-Cortez fue contundente tras conocerse la aberrante sentencia del Tribunal Supremo de los Estados Unidos y en pocas palabras resumió lo...

El triunfo de los nadies en Colombia

El triunfo de Gustavo Petro en las recientes elecciones presidenciales colombianas tiene múltiples aristas para su análisis y se posiciona como un vértice de...
- Publicidad -
- Publicidad-

Cada día se cometen seis violaciones en nuestro país. Un auténtico horror. Empezamos a pagar los efectos de una sociedad deshumanizada, de un sistema educativo fallido y de una política tóxica incapaz de dar respuesta a ese terrorismo machista soterrado y silencioso que se propaga no ya por el tercer mundo, sino en las democracias civilizadas. No exageramos cuando comparamos a un violador con un terrorista o un asesino en serie. Quien abusa de una mujer la mata lentamente, a largo plazo. La condena a secuelas físicas y psicológicas de por vida. La amputa emocionalmente hasta que no queda nada de la persona que fue. Desencadena en la víctima una serie de traumas y miedos que convierten una vida feliz en una pesadilla recurrente y sin fin, una persona sana en alguien condenado a vivir una perpetua noche de terror. Un violador o sociópata sexual mata con su miembro viril empleado a modo de arma letal.

Los casos se acumulan, ya vamos por cien manadas judicializadas en diferentes causas repartidas por los tribunales de toda España. En Burjassot (Valencia), una jueza ha dejado en libertad, contra el criterio de la Fiscalía, a una manada implicada en la violación de dos niñas. En Vila-real han pillado a otros tres menores involucrados en una salvajada similar. Y en Almería tres energúmenos han atacado a otra pobre chica indefensa. Gloria Calero, delegada del Gobierno en Valencia, se pregunta qué está pasando para que los hombres de hoy estén “retrocediendo a la cultura de la violación”.

Los expertos se muestran tan desconcertados como preocupados ante el incremento de casos de violaciones grupales entre menores. Nadie sabe explicar las causas de un fenómeno que se propaga como un mal endémico de nuestro tiempo. Brutos y descerebrados mozallones que salen a violar en rebaño, en montonera, como si estuviesen celebrando la victoria de su equipo de fútbol. Tarados mastuerzos obsesionados con engrasar sus músculos que encuentran en la caterva, en la reafirmación del clan, una forma de realizarse, de integrarse, de reafirmarse y superar su fracaso personal, sus frustraciones enfermizas, sus complejos freudianos. Creen que tras la masa pueden disimular lo mierdas que pueden llegar a ser. Un violador solitario es un inadaptado que paga su delito con el miedo a cuándo llegará la policía para llevárselo preso. Un violador colectivo, amparado entre otros violadores, se siente protegido, arropado, impune. Es un participante más en un juego macabro, alguien convencido de que, como hay otros idiotas como él en esa ruleta, no hace nada malo ni comete ningún crimen. Pura maldad organizada alrededor de la tribu; puro narcisismo multitudinario que ve a la mujer como una pieza de la diversión, una presa autorizada de la cacería con licencia, un simple objeto de placer.

- Publicidad-

Los psicólogos creen que la pornografía y el culto al macho pueden estar en el origen del mal. Niños que entre los ocho y los doce años no tienen a nadie que les explique que cuando un hombre quiere a una mujer la respeta y la ama, no la fuerza contra su voluntad arrinconándola en un ascensor. Adolescentes que ante la falta de información vuelcan su curiosidad en las páginas guarras de internet y acaban creyendo que para tener éxito con las chicas es preciso ser un empotrador despiadado y sin escrúpulos, un Rocco Siffredi de la vida, una máquina de follar sin sentimientos. Desestructuración, deshumanización, falta de educación sexual, maltrato infantil paterno, fracaso escolar, desempleo, miseria, incultura y ausencia de libros, odio en las redes sociales, alcohol y consumo de drogas pueden ser otros factores que contribuyen a fabricar al monstruo, al violador de la manada. Por supuesto, la extrema derecha con sus discursos negacionistas de la violencia machista aportan su grano de arena a este inmenso desastre social. Esta misma semana, sin ir más lejos, hemos tenido un buen ejemplo con el discurso de la victoria de Isabel Díaz Ayuso en el congreso regional del PP. Calificar a las feministas de “malcriadas que aspiran a llegar solas y borrachas” es una invitación a la caza, un estímulo fuerte para que las manadas de lobos hambrientos de carne fresca abran la veda y den rienda suelta a su depravación y su degeneración como seres humanos.

Hemos creado una sociedad de zoquetes y cenutrios sexuales robotizados, babeantes y seducidos con la pornografía, a la que hemos convertido en un sucedáneo malo de la clase de educación sexual que las mentes calenturientas de Vox pretenden suprimir del calendario escolar convencidas de que en ese nido de rojos se practican orgías y pedofilias. Cuando el fanatismo religioso entra en la escuela la razón salta por la ventana. Ya da igual si los mozos salidos de las manadas han llegado a este punto de no retorno por un exceso de hormonas y tatuajes, por una mala alimentación, por un empacho de reguetón y videojuegos, porque sus padres no les dieron el cariño suficiente cuando eran niños o porque el sistema ultracapitalista los ha neurotizado e infantilizado al exceso hasta volverlos gilipollas, anómicos o pequeños psicópatas sin sentimientos, como aquellos drugos de La naranja mecánica a los que se les iba la quijotera en sesiones de ultraviolencia sin control. El caso es que nos enfrentamos a un tremendo problema social. La mayoría de los afectados no son enfermos, sino gente normal. Un padre de familia que lleva su vicio en secreto, un alumno solitario e inadaptado que vuelca su rabia contra la mujer, un adicto enganchado a Tinder. Víctimas del modelo machirulo que se impone a través del cine, la televisión y las nuevas ideologías políticas. Jueces (también juezas) que absuelven al violador porque la víctima no cerró suficientemente las piernas o vestía faldas provocativas o era demasiado promiscua o simplemente porque donde hay una agresión brutal ellos ven un ambiente de alegría y jolgorio. Es la violencia contra la mujer en grado máximo que se ha institucionalizado, banalizado y aceptado como normal. Es el retorno a un pasado muy oscuro que creíamos ya superado.  

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

1 Comentario

  1. En América matan 19 niños pero los políticos no se atreven a eliminar la Asociación del rifle, en España los políticos creen que para evitar violaciones lo mejor es nombrar mas ministras que ministros. es mas importante el voto que buscar una solución aunque sea a largo plazo, decir que las mujeres sean mas prudentes no es machismo, es una realidad.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

¿VA A GANAR NADAL en WIMBLEDON?

"Tengo una bola de cristal y veo el futuro, pero si miro la bola media hora después el futuro a veces no es exactamente...

“Los hombres debemos comprender que la igualdad no significa reducir nuestra esfera de derechos sino ampliarla, y también los de los demás”

“Confieso que si algún mérito tiene este libro, no es otro que el recoger las reflexiones de un hombre machista como yo, sobre cuestiones...

SEO/BirdLife busca soluciones ante los conflictos entre aves piscívoras, sector pesquero y granjas acuícolas

Como los antiguos navegantes usaban los vientos alisios para surcar los mares en busca de las codiciadas especias y metales preciosos, algunas de las...

La izquierda alternativa andaluza después del 19J. Una lectura constructiva de los resultados

La izquierda alternativa andaluza debe separarse de los oportunistas y melodramáticos análisis que los partidos del sistema hacen de los resultados electorales. Tampoco debe...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Una candidata al Premio Princesa de Asturias de la Concordia pide ayuda a Pedro Sánchez para recuperar la custodia de sus hijas

La historia de Elena Ramallo bien podría inspirar un libro o una película. Esta madre, doctora en el ámbito del Derecho, investigadora, divulgadora académica...

Banco Popular: el Santander sí está devolviendo su dinero a los afectados de los PPI, un tema heredado de otra entidad

Entre los afectados por la resolución de Banco Popular hay cierta inquietud respecto a quién va a ser el responsable de devolverles el dinero...

Banco Popular: el mayor error de la sentencia del TGUE fue dar por hecho un inexistente riesgo a la «estabilidad del mercado financiero»

Según la sentencia del Tribunal General de la Unión Europea (TGUE), la resolución de Banco Popular "perseguía un objetivo de interés general: garantizar la...

Banco Popular: Calama consulta sobre si excluye la responsabilidad civil del Santander

José Luis Calama Teixeira, el juez de la Audiencia Nacional que instruye el Caso Banco Popular, ha dado traslado a las partes para que...

Empobrecer a sus trabajadores: el «secreto» de los altos directivos para hacerse multimillonarios

Mientras la inflación está quebrando las economías domésticas y los gobiernos se niegan a aplicar una subida salarial en base a la subida de...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

¿VA A GANAR NADAL en WIMBLEDON?

"Tengo una bola de cristal y veo el futuro, pero si miro la bola media hora después el futuro a veces no es exactamente...

“Los hombres debemos comprender que la igualdad no significa reducir nuestra esfera de derechos sino ampliarla, y también los de los demás”

“Confieso que si algún mérito tiene este libro, no es otro que el recoger las reflexiones de un hombre machista como yo, sobre cuestiones...

SEO/BirdLife busca soluciones ante los conflictos entre aves piscívoras, sector pesquero y granjas acuícolas

Como los antiguos navegantes usaban los vientos alisios para surcar los mares en busca de las codiciadas especias y metales preciosos, algunas de las...

La izquierda alternativa andaluza después del 19J. Una lectura constructiva de los resultados

La izquierda alternativa andaluza debe separarse de los oportunistas y melodramáticos análisis que los partidos del sistema hacen de los resultados electorales. Tampoco debe...