Francisco Javier G.L., de 39 años, un maltratador reincidente con orden de alejamiento en vigor sobre su ex pareja, ha entrado este lunes por la mañana en el domicilio donde se encontraba ella, en el barrio de Torreblanca, y le ha cortado los tendones de las dos manos y le ha provocado otras lesiones en los brazos. Posteriormente se ha dado la fuga y ha sido detenido en la vivienda de un familiar en Los Pajaritos, otro barrio de la capital sevillana donde buscó refugio.

A plena luz del día, el agresor entró en la vivienda de la víctima sin ninguna oposición y le provocó importantes heridas

La detención policial de este maltratador reincidente se ha producido este lunes a las 19.00 horas, poco después de que a plena luz del día y sin oposición de ningún tipo vulnerara la orden de alejamiento que pesaba sobre él y agrediera a su ex pareja. Al detenido se les imputan delitos de homicidio en grado de tentativa y quebrantamiento de medida cautelar. La víctima se encuentra ingresada en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

El balance de 2017 del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género revela que mientras el número de denuncias por violencia de género ha experimentado este 2017 un incremento histórico del 16,4% respecto a 2016, desde que se realizan registros, con un total de 166.620 denuncias contabilizadas en España, las órdenes de protección adoptadas por los jueces sobre estas mismas víctimas sólo crecen a un ritmo del 3,4% mientras que el incremento de las solicitudes de protección en los juzgados especializados se ha estancado prácticamente respecto a 2016, según el balance del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género.

A este dato alarmante hay que añadir que, según el balance anual del Observatorio, las órdenes de protección en los juzgados especializados apenas ha aumentado un 1,4% respecto a 2016 y que aún los jueces siguen rechazando el 32% de las órdenes de protección solicitadas por las víctimas de malos tratos, pese a que es una cifra 3,4 puntos superior al año anterior. En total se adoptaron 26.044 órdenes de protección de las 38.501 solicitudes, lo que implica que 12.457 mujeres que solicitaron protección frente a sus presuntos agresores no la consiguieron por decisión judicial.

El porcentaje de fallos condenatorios se ha situado el pasado 2017 en el 67,4%, que en dos años apenas ha experimentado una subida de menos del 2%. De las 49.165 sentencias dictadas, 33.146 fueron condenas y 16.019 absoluciones, lo que representa que a día de hoy una de cada tres denuncias por malos tratos culmina con la absolución del acusado.

En 2017, los juzgados de violencia sobre la mujer adoptaron 23.874 órdenes de alejamiento y 22.825 medidas de prohibición de comunicación, lo que suponen datos similares a 2016, año en el que se produjo un notable incremento de 22 puntos respecto a las órdenes y medidas adoptadas en 2015.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre