Realmente a mí me mosquea pero no me preocupa la manipulación de la información en los medios. Me mosquea porque insulta a mis años de estudio, no me preocupa porque, en el fondo, la veo como la expresión de intereses perfectamente localizados y previsibles, ya sabemos de qué van sin duda.

O no. Al revés, no me mosquea sino que me preocupa. Porque está claro que esos interesados creen ser capaces de obtener un beneficio con su labor… Ayer vi un telediario en el que, mientras hablaban criticando al PSOE de una reunión en una comisión permanente del Congreso, permanecía todo el tiempo detrás una gran foto de Otegi, personaje al que en ningún momento nombraron dentro del contenido de la noticia. Me recordaba a la película de los Simpsons, cuando Homer se carga Springfield y Kent Brockman, el locutor televisivo, afirma estar en contra de la violencia mientras en un vértice de la pantalla se ve una foto de Homer y un letrero que dice “¡A por él!”. ¿Los Simpsons remedan la realidad o vivimos en la realidad de los Simpson?

Me estoy volviendo catalán, pero no por mi condición nacional, a mí Catalunya me importa el mismo carajo que España, sino porque la sensación de podredumbre de nuestro Estado es tan pestilente que uno no puede sino reaccionar a la contra; temo que la parte más inteligente del independentismo catalán piensa en estos términos, más allá de la parodia que el patrioterismo españófilo quiere transmitir… entonces caigo en que las instituciones “jordianas” son igual de nauseabundas que el turífero macilento tábido de la bandera hispana, y entonces quiero ser brasileiro… ¡o no!

Las entrevistas a candidatos en un conocido circo mediático del anochecer diario son tan evidentes que rayan el ridículo más vergonzante; lamer culos no me parece mal, que conste, pero ponernos a un pija disfrazado de dinámico roncarolero o al guay motorista aventurero de finde, frente a un “invitado” a ese programa a quien el entrevistador ataca manifiestamente hasta lograr el aplauso agresor del público, suena a mucha malaeducación y a otros deseos.

Leemos artimañas históricas que llevaron a acuñar el verbo “borbonear”, aplicado al felón (ahí sí, ¡ahí sí!) Fernando VII y sus cohetadas para obtener siempre el beneficio de sus deseos más rastreros, traicionando a todo lo que se le pusiera delante, hasta de su hemofílica sangre… y pensamos con lástima tener delante esas maniobras terroríficas que construyeron la Historia de su finca también conocida con el nombre de España (no existe el Estado hasta que la condición de ciudadanía permite elegir a los gobernantes). Y precisamente hoy estamos viendo cómo se ha aparejado todo para impedir que un determinado partido político tocara poder o conseguir que parara su ascenso lleno de lógica, porque la gente traicionada buscaba una alternativa diferente a quienes les habían chupado la sangre y la dignidad, ¿y no pasa nada?…

Itero, aun sabiendo que esto pueda ser también estrategia: ¿Ha habido un trama delictiva para manipular la voluntad democrática del llamado por la sacratísima Constitución pueblo español y no pasa nada? A mí no me vale que se investigue y que al final pague un “pringao” bien recompensado. Quiero ver ceses, disculpas, pruebas de que eso ya no ocurre y conocer qué estamos haciendo para que no pueda ocurrir otra vez, quiero ver un reconocimiento de los hechos por parte de los partidos, incluidos los implicados, algo que permita pensar que restituimos esto a la situación inicial justo antes de esa gigante corrupción, porque si no una parte importante del electorado o ha sido estafada, perdiendo la confianza en el sistema, o pasa a integrar el territorio de quienes creen que sólo cabe la destrucción de estas estructuras porque están deslegitimadas.

Esto es, tenemos por un lado a quienes defienden al Estado de Derecho español intentando proteger en realidad a su culo delincuente, y por otro a quienes destruyen al Estado de Derecho español intentando proteger la Justicia y la Democracia. Ahí sólo caben hostias. Pero no olviden, y tendemos a hacerlo, que quienes de verdad están en contra de la Constitución son quienes la reivindican manoseándola para que no se aplique. Yo tengo claro de qué lado están la razón y la Razón, pero no debemos llegar jamás a tener que pelear para que se imponga, ninguna persona vale menos que una idea… La pena es que la violencia es la violencia, hágala Agamenón o su porquero, y antes de llegar a eso: ésta es su responsabilidad, la paz, gandules malsinados.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anterior“El amparo que se le concedió a Llarena fue un paripé”
Artículo siguienteLa presidenta de Infancia Libre retenía a sus hijos como animales
Francisco Silvera. Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor de instituto, de filosofía, hasta donde lo permita el gobierno actual. Director del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008. Asesoría musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Colaboro semanalmente con la prensa escrita en Huelva Información. Junto a Javier Blasco, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes para Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ, junto al profesor Javier Blasco (2013) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -Libro de los silencios (2018) -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) He publicado cuentos en diversas revistas y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, y más recientemente en Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012). En el blog literario de este crítico se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en: quenosenada.blogspot.com.es. Libro de los silencios ha sido galardonado por el jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 en la modalidad de relatos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre